Skip to content

Para Qué Sirve el Ácido Fólico

El ácido fólico, forma sintética de la vitamina B9, es esencial para la producción de ADN y división celular. Su ingestión previene defectos en el tubo neural de bebés y combate la anemia megaloblástica. Además, puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, y mejorar el estado de ánimo y función cognitiva. Se halla en alimentos fortificados y, naturalmente como folato, en vegetales, frutas y legumbres. La dosificación adecuada es crucial para evitar deficiencias o excesos.

Para Qué Sirve el Acido Fólico

Contenido de la Página

¿Para qué sirve el ácido fólico?

El ácido fólico tiene varios beneficios para la salud, tanto para prevenir como para tratar algunas condiciones médicas. Estos son algunos de los usos más comunes del ácido fólico:

  1. Salud prenatal: Un beneficio ampliamente reconocido del ácido fólico es su capacidad para prevenir defectos en el tubo neural durante el embarazo, como la espina bífida o anencefalia. Es fundamental que las mujeres que buscan concebir consuman al menos 400 mcg al día.

  2. Anemia: Es esencial para la producción de hemoglobina. Una deficiencia puede resultar en anemia megaloblástica, que provoca síntomas como cansancio y palpitaciones.

  3. Salud cardiovascular: En combinación con otras vitaminas B, el ácido fólico regula los niveles de homocisteína, un aminoácido relacionado con enfermedades cardíacas.

  4. Prevención del cáncer: Aunque existen debates, algunas investigaciones sugieren que el ácido fólico puede proteger contra ciertos tipos de cáncer.

  5. Salud mental: El ácido fólico juega un papel en la producción de neurotransmisores y puede ayudar en condiciones como la depresión y en la prevención del deterioro cognitivo.

¿Qué es el ácido fólico?

El ácido fólico es una forma sintética de la vitamina B9, que se encuentra en los suplementos dietéticos y en los alimentos fortificados con esta vitamina. La forma natural de la vitamina B9 se llama folato, y se encuentra principalmente en las verduras de hoja verde, las frutas, los frijoles, los guisantes y las nueces. El organismo necesita folato para producir ADN, ARN y algunas proteínas esenciales. También necesita folato para dividir las células y crear nuevos tejidos.

El ácido fólico y el folato tienen la misma función en el organismo, pero se absorben de manera diferente. El ácido fólico se absorbe mejor que el folato, por lo que se recomienda tomar suplementos de ácido fólico a las personas que tienen deficiencia de esta vitamina o que tienen mayor riesgo de padecerla.

Entre estas personas se encuentran las mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas, las personas con enfermedades que afectan la absorción de nutrientes (como la enfermedad celíaca) y las personas que toman ciertos medicamentos que interfieren con el metabolismo del folato (como algunos anticonvulsivos)

¿En qué alimentos se encuentra el ácido fólico?

El ácido fólico se encuentra en los suplementos dietéticos y en los alimentos fortificados con esta vitamina. Estos alimentos incluyen cereales, panes, pastas, arroz y harina de maíz. En la etiqueta de estos productos se puede ver la cantidad de ácido fólico que contienen por porción.

El folato se encuentra en los alimentos naturales, especialmente en los de origen vegetal. Estos son algunos de los alimentos que contienen folato:

  • Verduras de hoja verde oscuro, como espinaca, acelga, lechuga y brócoli.
  • Frutas, como naranjas, limones amarillos, plátanos, melones y fresas.
  • Legumbres, como frijoles negros, lentejas, garbanzos y habas.
  • Nueces y semillas, como almendras, pistachos, nueces y semillas de girasol.
  • Huevos, hígado y otros productos animales.

La cantidad de folato que se puede obtener de los alimentos depende de varios factores, como la variedad, la madurez, el método de cultivo, el almacenamiento y la preparación. En general, se recomienda consumir los alimentos frescos y crudos o cocidos al vapor para preservar su contenido de folato. El folato es sensible al calor, a la luz y al oxígeno, por lo que se puede perder si los alimentos se cocinan demasiado o se exponen al aire.

¿Cuánto ácido fólico se necesita al día?

La cantidad diaria recomendada (CDR) de ácido fólico para los adultos es de 400 mcg. Sin embargo, esta cantidad puede variar según las necesidades individuales y las condiciones especiales. Estas son algunas situaciones en las que se puede requerir una mayor ingesta de ácido fólico:

  • Mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas: 600 mcg al día.
  • Mujeres lactantes: 500 mcg al día.
  • Personas con anemia por deficiencia de folato: 1000 mcg al día.
  • Personas con enfermedades que afectan la absorción o el metabolismo del folato: 800 a 2000 mcg al día.
  • Personas con niveles altos de homocisteína: 800 a 2000 mcg al día.

La ingesta máxima tolerable (IMT) de ácido fólico para los adultos es de 1000 mcg al día. Esta es la cantidad máxima que se puede consumir sin riesgo de efectos adversos. No se recomienda superar esta cantidad sin supervión médica. El exceso de ácido fólico puede causar efectos secundarios como náuseas, vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, insomnio, irritabilidad, confusión y convulsiones. Además, el exceso de ácido fólico puede enmascarar los síntomas de la deficiencia de vitamina B12, que puede provocar daños neurológicos irreversibles.

¿Cómo saber si se tiene deficiencia o exceso de ácido fólico?

La deficiencia o el exceso de ácido fólico se pueden detectar mediante un análisis de sangre que mide los niveles de folato y de homocisteína en el plasma. También se puede medir el nivel de folato en los glóbulos rojos, que refleja el consumo de folato a largo plazo.

Los síntomas de la deficiencia de ácido fólico pueden ser inespecíficos y confundirse con otras condiciones. Algunos de los signos más comunes son:

  • Anemia megaloblástica, con glóbulos rojos grandes e inmaduros.
  • Fatiga, debilidad, palidez, dificultad para respirar y palpitaciones.
  • Lengua inflamada y dolorosa, con llagas en la boca.
  • Pérdida del apetito, náuseas, diarrea y pérdida de peso.
  • Depresión, irritabilidad, confusión y problemas de memoria.
  • Dolor y entumecimiento en las extremidades, dificultad para caminar y coordinar los movimientos.

Los síntomas del exceso de ácido fólico pueden ser más difíciles de reconocer y pueden variar según la persona. Algunos de los signos más frecuentes son:

  • Náuseas, vómitos, diarrea y erupciones cutáneas.
  • Insomnio, irritabilidad, nerviosismo y ansiedad.
  • Confusión, alucinaciones, delirios y convulsiones.
  • Alteración del sabor y del olfato.
  • Aumento del riesgo de algunos tipos de cáncer.

¿Qué hacer si se tiene deficiencia o exceso de ácido fólico?

Si se sospecha que se tiene deficiencia o exceso de ácido fólico, lo primero que se debe hacer es consultar con un médico. El médico podrá realizar un diagnóstico adecuado y prescribir el tratamiento más conveniente según el caso. El tratamiento puede consistir en:

  • Ajustar la dosis de los suplementos de ácido fólico o suspenderlos si no son necesarios.
  • Corregir las causas que provocan la deficiencia o el exceso de ácido fólico, como las enfermedades, los medicamentos o la dieta.
  • Consumir una dieta equilibrada y variada que incluya alimentos ricos en folato y otras vitaminas del complejo B.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol, tabaco y otras sustancias que puedan interferir con el metabolismo del folato.
  • Realizar un seguimiento periódico de los niveles de folato y homocisteína en la sangre.

Mirando más allá de lo esencial, el ácido fólico no es solo una vitamina que complementa nuestra dieta; es un baluarte contra múltiples afecciones, desde defectos congénitos hasta trastornos de ánimo. Su presencia en la mesa venezolana, ya sea en alimentos naturales o fortificados, subraya la necesidad de tomar decisiones informadas en cuanto a nuestra nutrición. En este baile entre salud y bienestar, conocer y respetar las dosis recomendadas es el paso clave para garantizar un futuro más saludable y una vida plena. ¡Aliméntate conscientemente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *