Skip to content

Cefalexina – Para Qué Sirve

La cefalexina es un antibiótico comercializado bajo varios nombres y formatos que ataca bacterias grampositivas y algunas gramnegativas, destruyendo la pared que las protege. Es útil para tratar infecciones respiratorias, urinarias, de piel y óseas, entre otras, y puede ser alternativa para personas alérgicas a la penicilina. Su dosificación varía según edad y tipo de infección, por lo que es crucial seguir indicaciones médicas y no automedicarse. Puede presentar efectos secundarios como diarrea o náuseas y tener interacciones con otros medicamentos. Se debe usar con precaución en casos de enfermedades preexistentes y durante el embarazo.

Betahistina Para Qué Sirve

Contenido de la Página

¿Qué es la cefalexina y cómo actúa?

La cefalexina es un antibiótico que se comercializa bajo diferentes nombres, como Ceprax, Kefloridina, Lexbac, Keflex y Ospexina, entre otros. Se puede encontrar en forma de cápsulas, tabletas o jarabe para administración oral.

La cefalexina actúa matando a las bacterias que causan las infecciones, impidiendo que puedan sintetizar la pared que les rodea y protege. Sin esta pared, las bacterias se rompen y mueren. La cefalexina es efectiva contra las bacterias grampositivas y algunos tipos de bacterias gramnegativas.

¿Para qué sirve la cefalexina?

La cefalexina se usa para tratar algunas infecciones provocadas por bacterias, como:

  • Neumonía y otras infecciones del tracto respiratorio.
  • Infecciones de los huesos, la piel, los oídos (otitis media) y los genitales.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Sinusitis y faringitis.

Además, la cefalexina puede ser útil para prevenir infecciones en personas alérgicas a la penicilina que tengan una condición del corazón y que vayan a someterse a un procedimiento dental o del tracto respiratorio superior.

¿Cómo se debe tomar la cefalexina?

La dosis de cefalexina depende de la edad, el peso y el tipo de infección que se quiera tratar. Por eso, es muy importante seguir las indicaciones del médico o farmacéutico y no automedicarse con este medicamento.

En general, la dosis habitual para adultos es de 250 mg (medio comprimido o 5 ml de jarabe) cada 6 horas o 500 mg cada 12 horas durante 7 a 14 días. Para los niños, la dosis se calcula según el peso corporal, siendo entre 25 y 50 mg por cada kilo de peso cada 6 o 12 horas.

La cefalexina se puede tomar con o sin alimentos, pero siempre con un vaso de agua. Se debe agitar bien el jarabe antes de cada uso para mezclar el medicamento de forma uniforme. Se debe tomar la cefalexina aproximadamente a la misma hora todos los días y completar el tratamiento prescrito, aunque se sienta mejor antes. Si se deja de tomar la cefalexina demasiado pronto o se omiten algunas dosis, es posible que la infección no se cure por completo y que las bacterias se vuelvan resistentes al antibiótico.

¿Qué efectos secundarios puede tener la cefalexina?

Como todo medicamento, la cefalexina puede tener algunos efectos secundarios en algunas personas. Los más comunes son:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Erupción cutánea y urticaria
  • Picor anal y genital
  • Flujo vaginal anormal
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga

Estos efectos suelen ser leves y desaparecen al dejar de tomar el medicamento. Sin embargo, si son muy intensos o persistentes, se debe consultar con el médico o farmacéutico.

En casos raros, la cefalexina puede causar reacciones alérgicas graves que requieren atención médica urgente. Algunos síntomas de alergia son:

  • Dificultad para respirar
  • Hinchazón de la cara, los labios, la lengua o la garganta
  • Fiebre alta
  • Ampollas o descamación de la piel
  • Sangrado o moretones inusuales
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel o los ojos)
  • Convulsiones

Si se presenta alguno de estos síntomas, se debe suspender el uso de la cefalexina y buscar ayuda médica inmediatamente.

¿Qué precauciones se deben tener en cuenta antes de tomar cefalexina?

Antes de tomar cefalexina, se debe informar al médico o farmacéutico si se tiene alergia a este medicamento, a otros antibióticos de cefalosporina o de penicilina, o a cualquiera de los ingredientes que contiene. La cefalexina puede contener lactosa, azúcar, colorantes y otros excipientes que pueden causar reacciones alérgicas o intolerancias en algunas personas.

También se debe informar al médico o farmacéutico si se tiene alguna enfermedad renal, hepática, gastrointestinal o del corazón, o si se está embarazada, en periodo de lactancia o se planea quedar embarazada. La cefalexina puede afectar a estas condiciones o al feto o al bebé lactante, por lo que se debe usar con precaución y bajo supervisión médica.

Asimismo, se debe informar al médico o farmacéutico si se está tomando algún otro medicamento, suplemento o hierba medicinal, ya que la cefalexina puede interactuar con algunos de ellos y alterar su efecto. Algunos ejemplos de medicamentos que pueden interactuar con la cefalexina son:

  • Anticoagulantes como la warfarina
  • Antibióticos aminoglucósidos como la gentamicina
  • Diuréticos como la furosemida
  • Vacunas vivas como la del sarampión
  • Probenecid
  • Metformina

Finalmente, se debe evitar el consumo de alcohol mientras se toma cefalexina, ya que puede aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Abrochando la batalla contra las bacterias, la cefalexina emerge como un antibiótico multifacético. Su acción de romper la pared celular bacteriana le convierte en un poderoso aliado para combatir desde neumonía hasta infecciones urinarias. Sin embargo, no es una pócima mágica.

Es imperativo seguir las directrices médicas para su correcta dosificación y evitar la resistencia bacteriana. Atentos a los efectos secundarios, y si estás embarazada, padeces de enfermedades crónicas o tomas otros medicamentos, el consejo profesional es más que recomendable. Así que, cuando de cefalexina se trata, la responsabilidad es la clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *