Skip to content

Corruptos goleados – Charito Rojas

Para los que conocemos los artículos de la periodista Charito Rojas sabemos que no teme dejar bien en claro su opinión, un breve ejemplo de ello es este artículo donde comenta la situación con el actual ex presidente de la FIFA Joseph Blatter quien cayo derrocado por la corrupción como ella misma lo dice, pone como ejemplo a este líder del organismo mundial del fútbol por más de 17 años para dar unos cuantos consejos al gobierno de Venezuela y sus actuales líderes quienes ella cree deberían tomar esta historia como ensayo y error.

“¡Colgadlos bien alto sobre el pueblo! Quien llore por éstos, llora por la corrupción.” Arthur Miller (1915-2005), dramaturgo y guionista norteamericano.

Después de 17 años en la presidencia de la FIFA, el todopoderoso Joseph Blatter cayó estrepitosamente, derrocado por la corrupción. Su gestión al frente del organismo mundial del fútbol fue considerada exitosa: multiplicó los ingresos y negocios del organismo, hizo crecer tanto a la FIFA que terminó teniendo más miembros que la misma ONU, incluyó pequeños países en la contienda mundial.

Su poder logró controlar los más grandes negocios de transmisiones televisivas y de usufructo de los mundiales y torneos regionales. Nada detuvo al equipo de Blatter en operar esa gigantesca maquinaria de hacer dinero. Hasta trasponer los límites de lo permitido, para utilizar recursos en comprar votos, obtener sedes, crear una red de leales agentes en las federaciones nacionales, que hacían lo que Blatter ordenara porque eso era dinero seguro… en sus manos.

Desde hacía años, Estados Unidos venía investigando casos en los cuales estaban involucrados directivos de la FIFA, hasta que encontraron pruebas concluyentes del desvío de fortunas que iban a parar a cuentas personales de los dirigentes deportivos. La caída y mesa limpia fue solicitada por el Departamento de Justicia norteamericano a la fiscalía suiza: detener a un grupo de 7 dirigentes en el mismo hotel donde celebrarían el congreso mundial de la FIFA. Allí cayó Rafael Esquivel, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol por 29 años, a quien le habrían congelado bienes por 4,5 millones de dólares en USA, además de gordas cuentas bancarias. A esto siguió la detención y medidas contra altos directivos de federaciones, allanamientos e incautaciones.

La magnitud de las acusaciones se mide por las fianzas de 2 y 3 millones de dólares impuestas a los detenidos. A todas éstas, con el techo de la FIFA viniéndose abajo, Joseph Blatter se negó a los pedidos del presidente de la UEFA, Michel Platini, de que suspendiera el congreso mientras amainaba el temporal. En vez de eso, Blatter se presentó a su quinta reelección y la ganó, con los votos de sus incondicionales pero con una diferencia mínima comparada con su arrase en anteriores reelecciones.

Ante la crítica mundial por esta reelección en medio de acusaciones de corrupción, Blatter dijo simplemente: “Yo no puedo vigilar a todo el mundo todo el tiempo”. Pero a él lo estaban vigilando muy de cerca. Cuatro días después, un reportaje del New York Times reveló su implicación en la compra de votos para escoger sedes mundialistas. Y Blatter renunció. Lo cual, según la fiscalía suiza, no detiene la investigación. Ahora la asignación de las sedes de 2018 a Moscú y de 2022 a Catar, están bajo la lupa. La polémica política podría boicotear los juegos rusos. En cuanto a Catar, nadie se explica el empeño de Blatter en un país que no tiene estadios y que obligó a mover el calendario mundialista de julio a diciembre por el calor infernal catarí.

Pero ésta no es una columna deportiva sino política, así que ahí les va la moraleja, dedicada con todo cariño a nuestros gobernantes: 1) Renuncia antes que te renuncien. 2) Nadie creerá en tu inocencia: si tus subalternos son corruptos, tú también lo eres. 3) La perpetuidad en el poder es la madre de la corrupción: sólo la alternabilidad evita creerse dueño del coroto. 4) La corrupción extermina hasta al poder más absoluto. 5) Respeta a la justicia de los justos: puede ser tardía, pero es segura. 6) Cuando The New York Times te denuncie, despídete.

AQUÍ ENTRE NOS

*Pese a haber agotado la partida de viajes en marzo, ya está en marcha otro crédito adicional para seguir financiando los tours presidenciales. Esta vez se anuncia una entrevista con el Papa Francisco en Roma, el domingo 7 de junio. Se dice que lo va a invitar a Venezuela en la gira papal a Latinoamérica en 2016. También está prevista su asistencia al Congreso Mundial de la FAO, que se realizará entre el 6 y el 13 de junio en la capital italiana, donde recibirá un premio por su “eficiencia en hacer llegar la comida al pueblo” (es en serio); luego seguirá el 10 de junio a Bruselas, donde asistirá a la cumbre de la Unión Europea con la CELAC. Sin embargo la gira pudiera no ser placentera. Monseñor Roberto Lückert se reunió este lunes con el Papa Francisco en Roma y le habló de la violación de los derechos humanos en el país y del trato a los presos políticos. El discutible premio de la FAO ya está empañado por las múltiples pruebas que ha enviado la oposición venezolana a ese organismo mostrando estanterías vacías y colas infinitas. Y la Unión Europea ha protestado ininterrumpidamente las infracciones democráticas del gobierno revolucionario.

*El estado de las piscinas públicas del gobierno de Carabobo preocupa a los 6.500 nadadores que hacen uso de ellas, ya sea como terapia o como atletas de competencia. Así me denuncian: “Durante casi todo el mes de mayo el agua de las piscinas tanto de la Isabelica (3.000 nadadores), como del Polideportivo Misael Delgado (3.500 nadadores) no han presentado un adecuado estado sanitario, observándose tonalidades de color verde que denotan la existencia de algas. Si a ello sumamos el deficiente estado de limpieza de las duchas y sanitarios, la falta de agua en los vestuarios, se hace casi imposible la práctica deportiva. También hemos advertido la necesidad del reemplazo de las baldosas que rodean las piscinas, ya que ocurren accidentes por raspones y cortaduras en los pies. Por todo ello manifestamos nuestra preocupación y rogamos a los responsables que presten más atención a la gestión de las piscinas”, concluyen muy decentemente. Al parecer el problema radica en la falta de pago a las compañías que hacen el mantenimiento, así como a la carencia de productos y una evidente desidia por parte de las autoridades del deporte regional.

Páginas:Página siguiente