Saltar al contenido

Un argentino es la pista de la fortuna escondida de Maduro

Los departamentos de Justicia y del Tesoro de Estados Unidos siguen los movimientos y negocios de un multimillonario argentino de 44 años de edad, llamado Diego Adolfo Marynberg, de origen israelí e identificado como Zev en su pasaporte, se encuentra radicado en Nueva York y es la nueva pista que manejan para ubicar la fortuna que esconde Nicolás Maduro y así lograr asfixiar sus fuentes de inversiones extranjeras.

Nicolas Maduro

También te puede interesar: Guaidó asegura que nuevo encuentro en Noruega es una alternativa «estudiada y premeditada»

Muy pocos conocen el rostro de este argentino, pero si suena en la casa blanca, porque representantes del gobierno de Trump anunció nuevas sanciones contra empresarios que están involucrados en más de 1.200 millones de dólares que Nicolás Maduro ha logrado despojar de tierras venezolanas.

Marynberg es un viejo conocido del régimen, que aterrizó en Venezuela en el 2006 con la promesa de invertir en empresas públicas o expropiadas por Hugo Chávez, lo que fue bien visto por la dictadura bolivariana, según han dicho informantes hoy bajo la protección de Estados Unidos.

Con las ganancias que asegura haber adquirido de ese y otros negocios lujosas propiedades en Estados Unidos, incluido un apartamento de 1.500 metros cuadrados, ubicado en el sur de Central Park, en Nueva York. Luego de firmar la transacción del apartamento, en el 2015 lo vendió por más de 30 millones de dólares, para mudarse a otra excéntrica propiedad en el norte de esta ciudad, donde está ubicada una reputada comunidad judía.

Fuentes federales señalan que Marynberg y su esposa, Elena Spolsk, dicen profesar el judaísmo. Y bajo ese testimonio justificaron suculentas donaciones, por 13,5 millones de dólares, a fundaciones que apoyan la colonización de judíos en Jerusalén Oriental.

Los federales tienen especial interés en lo que Marynberg consiguió y ha hecho con el oficialismo venezolano, también les siguen la pista a los negocios que realizó en Argentina durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

La presunción es que los ingresos de los negocios turbios de ese gobierno fueron trasladados a un banco de Curazao, y además una buena parte del dinero procedía de la venta de bonos emitidos por el gobierno de Venezuela, que circularon por Mercantil Valores Agente de Valores S.A., cuya cabeza es Diego Marynberg.

También te puede interesar: Precio del Pasaporte en Venezuela 2019

Entradas relacionadas

Comenta en Notilogía!