Saltar al contenido

Sector pesquero afectado gravemente por los apagones

Más de 500 pescadores artesanales han interrumpido labores y no tienen acceso a su principal fuente de ingreso en el puerto que abastece al mercado de Coche, en Caracas. La poca gasolina que puede conseguir el dueño de una lancha imposibilita la idea de emprender un viaje de hasta cuatro días de pesca. Bajo el sol del mediodía, decenas de delgados pescadores se mantienen descalzos en los puertos de Zazárida, en el estado Falcón, a la espera de partir a altamar.

Pescadores venezolanos

También te puede interesar: Nuevas sanciones de EEUU a compañías por envío de petróleo a la Habana

El retraso en la distribución de gasolina superó los pronósticos en la zona. Freddy Duarte, pescadero, indicó que son muy pocas las estaciones de servicio abiertas luego de que se quedaran sin suministro por la falta de energía eléctrica. Además, está el problema de los costos. Señaló que para abastecer las embarcaciones más grandes, que necesitan gasoil, se requieren al menos 90 dólares.

Por lo tanto, los pescadores que viven de las ganancias diarias, no han logrado salir a trabajar desde hace tres semanas. Duarte detalló que solo en comida tienen que gastar 800.000 bolívares si piensan pasar 3 días en mar abierto. Pero también necesitan llevar agua potable y un depósito aparte con la cual bañarse entre 3 y 5 personas. «Requerimos hacer todo ese gasto para regresar con algo de mercancía, pero a veces no tenemos suerte y volvemos con las manos vacías”, expresó el comerciante.

Relata que la situación fue desesperante para los habitantes de la región pesquera cuando estuvieron 100 horas sin luz a principios de marzo. Las ventas de hielo en el puerto también se han visto afectadas por los cortes de electricidad y la escasez ha hecho que el precio del producto aumente todos los días. Los pescadores señalan que para cada viaje se requieren 15 panelas de hielo y cada una puede llegar a costar 30.000 bolívares. “Son 450.000 bolívares por cada viaje, que debemos sumar a todos los demás gastos”, agrega Duarte.

No existe comunicación alguna en el pequeño pueblo de pocas cuadras y escasas vías de concreto. Las líneas telefónicas están caídas desde el apagón que afectó todo el territorio nacional. Los habitantes del lugar tienen que trasladarse a Coro para poder hablar con sus familiares.

También te puede interesar: Cronógrama de racionamiento eléctrico y cortes de luz 2019

Entradas relacionadas

Comenta en Notilogía!