Saltar al contenido

Régimen Cubano vinculado con casas clandestinas de tortura en Venezuela

Las denuncias, presentadas por el Instituto Casla, señalan que esa ONG ha documentado cerca de 40 nuevos casos de tortura en lo que va de año, en medio de los esfuerzos de Maduro por eternizarse en el poder. Agentes cubanos entregan órdenes a generales y coordinan acciones en centros de torturas clandestinos en Venezuela, señaló un informe que acusa un aumento en el uso sistemático del tormento físico por el régimen de Nicolás Maduro. El Secretario General de la OEA, Luis Almagro denuncia que paramilitares y agentes del régimen torturan a familiares de disidentes para obligarles a entregarse.

Ronald Dugarte

También te puede interesar: En el 2018 más de 15.000 españoles abandonaron Venezuela

El informe señala que usan la amenaza de tortura para extorsionar a sus víctimas y han participado en actos recurrentes de violencia sexual. Parte de la labor reposa en el testimonio del teniente de la Fuerza Aérea, Ronald Dugarte, un ex funcionario de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) que desertó en febrero después de pasar seis meses en una de las más temidas sedes de tortura en Caracas, la sede de la DGCIM, localizada en el barrio Boleíta Norte de la Capital.

Dugarte, quien dijo haber sido capacitado por personal venezolano y cubano en labores de inteligencia, comunicó sobre el control y el dominio que ejerce el personal del régimen castrista en las operaciones del DGCIM.

Durante mis servicios, observé con mis propios ojos como la «Milicia de Inteligencia Cubana» realiza misiones mixtas, entre militares venezolanos y cubanos”, explicó Dugarte vía Skype durante una rueda de prensa.
Esas instrucciones eran coordinadas desde las sedes de cada una de las Regiones de Contrainteligencia Militar (RECIM), que en su conjunto cubre la totalidad del territorio venezolano. Aun cuando las misiones eran mixtas, quienes impartían las ordenanzas eran cubanos, enfatizó.

Al momento de que la Milicia de Inteligencia Cubana ingresa a cada una de la RECIM, ellos les daban, o dan, órdenes a los generales que comandan cada RECIM (…) Y a cada uno de los analistas, brindado instrucciones sobre cómo realizar las labores de inteligencia en cada uno, y siempre sembrando odio a cualquier persona que esté en contra del comunismo”, explicó.

Dugarte no declaró haber visto a personal cubano participar directamente en acciones de tortura, pero dijo que en una ocasión entrevistó a una víctima de tortura que provenía de un centro clandestino que dijo haber escuchado el acento cubano.

Casas del terror en Caracas

Varios de los sedes clandestinas de tortura se tratan de casas residenciales embargadas al narcotráfico y cedidas al DGCIM por el Ministro de Relaciones Interiores, Nestor Reverol, dijo Tamara Sujú, Directora Ejecutiva del Instituto Casla.

Esos centros clandestinos, al igual que la sede del DGCIM en Boleíta, se han convertido en casas del terror para los venezolanos que han sido llevados allí.“Militares han sido colgados, golpeados, atados de pies y manos, encapuchados por días, tirados en el piso sin darles agua y comida”, dijo Sujú. Uno de los casos más cruentos se produjo después de la detención el 30 de noviembre del coronel Oswaldo García Palomo, junto a otros militares.

También te puede interesar: Régimen de Maduro coloca nuevos containers en puente las tienditas

Entradas relacionadas

Comenta en Notilogía!