Saltar al contenido

Alto Mando militar de Venezuela estaría sacando a familiares del país

Algunas fuentes militares han informado con carácter de confidencialidad que algunos efectivos castrenses se pronunciarán en contra de Nicolás Maduro en las próximas horas. Al parecer, el ejército estaría sufriendo los mismos síntomas de la población civil: hambre, enfermedad, crisis, desespero y ganas de libertad. Por lo tanto, Los familiares del régimen exiliados tendrían que volver a Venezuela, estándar que estaría informando la Casa Blanca. Juan Guaidó, presidente (E) de Venezuela, lanzó un mensaje a la cúpula militar venezolana, ordenándoles abandonar a Maduro.

Alto mando militar de Venezuela saca a familiares del pais

También te puede interesar: Colombia ha recibido más de 150 militares desertores del régimen de Maduro

En mi condición de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional, dejo sin efecto la calificación de traidores de la patria para efectivos militares que crucen la frontera”, comunicó Guaidó en Twitter.

Sin embargo, muchos agentes de la guardia Nacional Bolivariana (GNB) ya habían tomado la decisión, tenían planificado desertar el pasado sábado en la frontera entre Venezuela y Colombia. Estos militares solicitaron protección de las autoridades colombianas.

Aunque el ejército venezolano se encuentra bajo órdenes de Maduro, mantiene el pulso para impedir el tráfico en la frontera. Un destacamento disparó contra un grupo de civiles que pretendían mantener abierto el paso fronterizo entre Venezuela y Brasil para recibir la ayuda humanitaria, causando dos víctimas mortales y más de una decena de heridos. Maduro ordenó el cierre total de las fronteras con Brasil y Colombia, así como el tráfico aéreo y marítimo.

Es importante recordar que él Vicepresidente Mike Pence viajará el día de hoy lunes a la capital colombiana para participar en la reunión del Grupo Lima. Allí los catorce países abordarán el tema de Venezuela. Se perfila que esta reunión es la clave para la libertad de los venezolanos.

<

También te puede interesar: La sonrisa de Lorent Saleh…Gustavo Tovar Arroyo