Saltar al contenido

“Cochinitos” navideños sufren los embates de la inflación

El grito “¡Graciaaaasss!” se escucha en cada local con la aparición de los tradicionales cochinitos o alcancías, para recibir los aguinaldos o propinas por la venta realizada. En las panaderías, tiendas, talleres, estaciones de servicio, locales informales como fruterías, ventas de golosinas, de jugos de naranja, alquiler de teléfonos, entre otros, se ve el emblemático cochinito, esperando que lo engorden con el aporte monetario. Por la elevada inflación, muchos locales se han cohibido de colocarlo, mientras que otros han “creado” sus cochinitos, simplemente para no perder la tradición.

"Cochinitos" navideños sufren los embates de la inflación

También te puede interesar: Venezuela entre los países que más alcohol consumen en Latinoamérica

Esta usual tradición venezolana, para la época decembrina, se coloca para que los clientes, de forma voluntaria, den algún donativo que posteriormente sería repartido entre los empleados del local, para finales de diciembre, sin embargo, la inflación desbocada que vive el país, ha dejado sin valor alguno está típica costumbre.

La propia alcancía en forma de cochinito, también es bastante costosa, a pesar de ser hecha de un material plástico, por lo que quienes decidieron mantener la costumbre, han optado por crearlas desde materiales de reciclaje para ahorrar.

Por otro lado, algunos comerciantes aseguran que ya no cumplen con la tradición de la alcancía navideña, porque las personas no suelen dar nada “ante la situación”.

También te puede interesar: Escuelas estadounidenses ofrecen oportunidades laborales a maestros venezolanos

<