Saltar al contenido

Regiones fronterizas de Colombia: Urgen salidas a crisis migratoria de venezolanos

El Viceprocurador General de la Nación, Juan Carlos Cortés González, anunció la necesidad de extender un corredor para el tránsito humanitario, que prevenga violaciones a los derechos de los caminantes venezolanos, que se desplazan desde la ciudad de Cúcuta a diferentes regiones del país. Esto lo planteó, luego de presidir una reunión de seguimiento al “Programa de vigilancia especial a la migración de venezolanos a Colombia”. Las regiones de frontera, coinciden en que se ha hecho todo lo posible por atender la migración y que el fenómeno va en aumento, y según se concluyó en el reciente encuentro, la dificultad crece, conforme ingresan los migrantes.

Regiones fronterizas de Colombia: Urgen salidas a crisis migratoria de venezolanos

También te puede interesar: Colombianos protestan por llegada de más venezolanos

“Queremos poner los ojos como corresponde en esa realidad de los caminantes, que sigue dándose particularmente en la ruta de Cúcuta hacia el interior del país”, indicó el Viceprocurador.

De acuerdo con el funcionario, es necesario tener una mayor presencia institucional y de la Fuerza Pública, para prevenir que los migrantes sean víctimas de robos y afectaciones, así como asegurar condiciones mínimas de tránsito humanitario.

Asimismo, Cortés llamó la atención del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para que atienda las necesidades de cerca del 15% de los caminantes, que corresponde a población menor de edad.

Uno de los problemas que han enfrentado, es el aumento de la matrícula escolar, que pasó de 1.171 estudiantes venezolanos, en 2017, a 2.883, en 2018. Señalan que dicha situación, ha afectado el suministro de la alimentación para los estudiantes.

Manuel Márquez, secretario de Gobernación del Departamento del César, coincidió con Cortés, al decir que “se ha hecho el mayor esfuerzo” por parte del gobierno regional.

En Arauca, Adriana Rangel, directora de fronteras, expuso las dificultades por la falta de competitividad de un departamento, golpeado por el contrabando, y con un índice de desempleo del 23%, “que nos deja sin muchas oportunidades”.

La Guajira y Vichada, comparten retos con las comunidades indígenas, al igual que los demás departamentos, en los que se ha incrementado la presencia de nativos venezolanos, y un flujo migratorio constante, “sin poder verificar antecedentes ni saber quién entra al territorio”, dijo Carlos Santana, asesor de la Gobernación del Vichada.

También te puede interesar: En Venezuela se ha triplicado el hambre según la FAO