Saltar al contenido

En Venezuela se ha triplicado el hambre según la FAO

El nuevo estudio que esta semana presentado la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) junto al Programa Mundial de Alimentos y la Organización Panamericana de la Salud, asegura que Venezuela aumento el hambre y la malnutrición durante 2016-2018. Además que el hambre en el país caribeño se triplicó entre los trienios 2010-2012 (3,6%) y 2015-2017 (11,7%), estos datos son adquirido por la FAO a través del gobierno nacional.

Según FAO triplico hambre en Venezuela

También te puede interesar: Estudiantes de la UCV exigen aumento de becas universitarias y sueldo justo

Los otros dos países que acompañan a Venezuela en este cuadro, son Argentina y Bolivia que integra un tóxico cóctel de subnutrición, malnutrición y obesidad. La República Bolivariana aporta 1,3 del total de 1,5 millones de personas con nuevos problemas estructurales en su ingesta cotidiana de calorías. El estudio muestra que, en términos generales, los cuadros de desnutrición aumentaron de un 5 a 6% del total de las naciones latinoamericanas y caribeñas en el lapso que va de 2015 a 2018.

Haití, Antigua y Barbuda, Bolivia y Granada son las naciones con mayores niveles de desnutrición en relación con el total de sus poblaciones. El nuevo informe de la FAO sobre la seguridad alimentaria en Venezuela refleja una de las muchas paradojas de la crisis sistémica que atraviesa el país caribeño.

En 2012, con Hugo Chávez todavía vivo, la misma organización había otorgado un reconocimiento público al gobierno venezolano por sus avances en la cantidad y calidad de la ingesta diaria de calorías. La institución felicitaba a Venezuela “por haber alcanzado anticipadamente la meta número uno del Objetivo de Desarrollo del Milenio: reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre en 2015”.

Durante aquel año 2012, la economía venezolana, apuntalada por los altos precios petroleros. El lapso que comprendió la enfermedad y muerte de Chávez, y la llegada al poder de Nicolás Maduro, vino acompañado de una grave crisis cambiaria que produjo una costosa sangría de divisas al país. Los programas sociales expresados en las bodegas de Mercal se derrumbaron y desaparecieron entre las canaimas y llegó una corrupción desenfrenada, lo que hoy da como resultado que el hambre haya triplicado en el país petrolero.

También te puede interesar: Delsa Solórzano solicita liberación de presos políticos al PNUD