Las Verdades de Miguel 692- 15 de octubre de 2018

Publicado el 16 octubre, 2018
Publicidad:

Miguel Salazar da sus opiniones y las noticias más controverciales en Las Verdades de Miguel, hablando sobre la muerte del consejal opositor Fernando Albán, un caso que ha hecho revuelo en todo el país, ya que se convirtió en una confrontación de dictadura. La hipotesis de la muerte de consejal aún se encuentra en discusión, ya que se habla de un suicidio realizado en la sala de espera de la sede del SEBIN en la ciudad de Caracas y un homicidio realizado por “verdugos” de la instalación oficial. Por otro lado. encontraremos noticias recientes sobre la firma española que se encuentra en un escándalo de soborno.

Las verdades de Miguel

También te puede interesar: Runrunes de Nelson Bocaranda

Mi comentario de la semana

Las Verdades de MiguelLos muertos también hablan (WR Maples). A propósito del huracán de opiniones desatado a raíz de la muerte del concejal opositor Fernando Albán en la sede del Sebin. Vuelvo a revisar las memorias del antropólogo francés; su obra es tan interesante como un relato policial; se trata de un profundo estudio donde presenta numerosos casos de la antropología forense. Uno se encuentra cómo, a partir de un cráneo o de un trozo de rótula, los investigadores logran hacer hablar a los muertos, hasta saber cómo fueron en vida y, también, cómo fueron asesinados, o cómo se suicidaron. El caso Albán tiene como desventaja para los forenses que se trata de un problema político donde, mediante una amplia divulgación comunicacional, se da por hecho una determinada circunstancia que arroja una hipótesis de su muerte. Es tal la confrontación existente en el país que de antemano surgen quienes sostienen la tesis de que vivimos en una dictadura (atípica según el concepto), y prácticamente la muerte del concejal Fernando Albán como tal pasa a un segundo plano y se convierte el hecho en la justificación para alentar un choque físico que no termina de llegar. La tendencia histórica nos lleva a que siempre, cuando ocurre la muerte de un adversario político en una instalación oficial, nos lleva de inmediato a establecer como cierta e irrenunciable la tesis del homicidio ejecutado por unos verdugos. Tenemos el caso de Fabricio Ojeda, quien para la historia fue asesinado en una instalación militar un 21 de junio de 1966. De tal manera que sin un informe forense que lo determinara se descartó la hipótesis del suicidio asumida por el gobierno de Raúl Leoni. Los restos del exguerrillero trujillano fueron recientemente integrados al Panteón Nacional. A nadie se le ocurrió exhumarlos para determinar la verdadera causa de su deceso. No permitieron o no dieron chance a que su cadáver hablara para transitar el camino tan bien delineado por el antropólogo francés en su obra Los muertos también hablan. No se puede esgrimir que por el tiempo pasado habría sido imposible un argumento forense. Hace poco, después de haber transcurrido casi 180 años de su muerte, los restos del Libertador fueron sometidos a un riguroso análisis por parte de especialistas para establecer la causa real de su fallecimiento, para comprobar si realmente sucumbió víctima de la tuberculosis, como lo diagnosticó el médico Próspero Reverend en la autopsia practicada en diciembre de 1830. ¿Por qué no se investigó la causa de la defunción de Fabricio Ojeda? También en el caso del suicidio del líder urredista Alirio Ugarte Pelayo (19/5/66), nada se supo de la autopsia que arrojara una verdad acerca del suicidio. Quedaron las dudas porque ninguno de sus seguidores dio crédito a que Ugarte Pelayo se hubiera quitado la vida, por cuanto se encontraba en pleno apogeo de su fulgurante carrera política. Generalmente los suicidas son movidos por una extrema depresión. En el caso de Fabricio Ojeda no era descartable tal estado; antes de ser apresado. Tribuna Popular (vocero del PCV) lo calificó de traidor. Ese mismo día fue delatado y llevado al Servicio de Información de las Fuerzas Armadas (SIFA). Otro caso, esta vez sin ribetes políticos condujo a la remoción de Alexis Bolívar como jefe de la división de homicidios del CTPJ. Sucedió con la muerte de Lorena Márquez (esposa de un importante editor aragüeño), el entonces director de policía (Mauro Yánez Pasarella) aseguró que la joven se había suicidado de un disparo en el pecho; empero, Alexis Bolívar afirmó: Estamos en presencia de un homicidio. Ese asunto quedó archivado. En el Caso Albán: ¿Homicidio o suicidio? Nadie puede aseverar nada que no salga de las pesquisas y de un informe forense adonde tengan acceso expertos recomendados por los allegados al occiso, garantizando la imparcialidad. Hay un velado interés en presentar como cierta una determinada hipótesis y para tal efecto ya está funcionando la demoledora de verdades. Ninguno de los funcionarios responsables puede quedar sin sanción, sea cual sea el resultado. Es una experiencia que viene de años, y es que todo hecho que conmocione a la opinión pública con el tiempo termina ineluctablemente perdido en un archivo policial sin que se den a conocer los verdaderos motivos que dejaron como resultado una víctima sin paradero forense. Pareciera que a nadie le interesa que los muertos también hablen.

GIGANTE. Se preguntaba al referirse a Brasil, Arturo Uslar Pietri (una de las mentes venezolanas más lúcidas del siglo XX): ¿Qué va a pasar cuando despierte el gigante que tenemos por vecino? Uslar lo veía como una amenaza por su contundente presencia en esta América meridional; sin embargo, el desafío es otro, y lo encarna el derechista Jair Bolsonaro, una figura con un discurso absolutamente extremista que se perfila para ocupar el Palacio Do Planalto (residencia presidencial de la nación amazónica). El caso de Brasil con Jair Bolsonaro es digno de estudio. ¿Saben por qué? Porque entre otras cosas es inexplicable que una república con más de la mitad de su población conformada por mestizos, negros y mulatos, vote a favor de quien propugna el racismo y la xenofobia, sobre todo esta última; no se comprende cómo puede ser tolerada por millones de ciudadanos provenientes de Asia y otras latitudes. Amenazando a Venezuela, Bolsonaro nos hace ver a nuestro vecino como un peligro para la América Latina; sobre todo si tomamos en cuenta que Brasil tiene fronteras (excepto Chile y Ecuador) con todas las naciones de este subcontinente del hemisferio Sur. Se trata del quinto Estado más grande del mundo y el sexto más poblado. No se concibe cómo una sociedad multiétnica vota a favor de quien se presume ario. Este personaje nos retrotrae a los días iniciales de la Alemania nazi. No es para menos, porque de triunfar Bolsanaro en una segunda vuelta, veremos a Brasil, convertido en el gendarme que necesitan quienes se reparten el mundo. No olvidemos que las Fuerzas Armadas de Brasil constituyen la primera de Sudamérica y también una de las mejores preparadas del planeta.

OTOÑO. Juventud divino tesoro, te vas para no volver, cuando quiero llorar no lloro y a veces lloro sin querer (Rubén Darío): Generación sin oro. No se trata de la cúpula del Partido Comunista de la extinta URSS; son los muchachos del Consejo Político del PSUV: Farruco Sesto (75 años); Julio Escalona (80 años); María León (81 años); Alí Rodríguez Araque (81 años); Noelí Pocaterra (82 años); David Nieves (83 años); Fernando Soto Rojas (85 años); y José Vicente Rangel (89 años).

ENTREVISTA. El martes pasado, 9 de octubre, se cumplió el 51 aniversario del fusilamiento de Ernesto Che Guevara en Bolivia. Hoy reproducimos un trabajo que hice sobre lo que la historia acertadamente califica como un doloroso evento para los pueblos del mundo (publicado el 24 de junio de 2011 en la edición 348). Lo titulamos Yo no maté al Che. El entrevistado fue Félix Rodríguez, un cubano que se nacionalizó estadounidense, exbrigadista de Bahía de Cochinos, veterano de Vietnam y ahora coronel jubilado de la CIA, quien presenció las últimas horas del comandante heroico. Nuestro encuentro ocurrió un día de junio de 2011. Estando próximo a cumplirse el 83 aniversario del natalicio de Ernesto Guevara, me encontraba esa mañana en Caracas compartiendo un café con mi amigo el hoy fallecido doctor José Gregorio Rodríguez y llamó mi atención un libro que traía consigo titulado Guerrero de las sombras. Él me dijo que estaba escrito por Félix Rodríguez, un personaje a quien algunas informaciones han reseñado como el hombre que mató al Che. Entonces le plantee por qué no indagábamos sobre su paradero, y así fue que por esas cosas del destino logramos ubicarlo en Miami, exactamente en su casa de Biscayne Boulevard. A Félix Rodríguez le manifesté vía correo mi interés de entrevistarlo sobre el tema y accedió a encontrarnos en un restaurante de Miami. Hoy espero que relean ese testimonio.

SOBORNOS. Elecnor es la firma española que se encuentra comprometida en un escándalo de sobornos, donde aparecen el exviceministro Nervis Villalobos, un oficial retirado cuyo nombre mantienen en reserva y Miguel Enrique Otero (dueño de El Nacional).

AGRAVIOS. Villa de Cura es la puerta olvidada a la sabana. Con tanta historia que aún sus calles huelen a la guerra de Independencia. Esta población es un ejemplo de perseverancia revolucionaria que sus alcaldes se han encargado de pisotear. Para colmo de males, el centro del poder se encuentra en el cercano penal de Tocorón. Mientras el actual alcalde se disputa la supremacía de ser el peor burgomaestre que ha tenido ese municipio. En verdad, Villa de Cura no se merece tanto agravio.

PASAJERO. El lunes pasado por la noche recibí la infausta noticia del fallecimiento de mi entrañable amigo William del Nogal Rivero, el viejo Willy. Fue el segundo hermano que me dice hasta luego en menos de un mes; sin embargo, estamos hechos con la contextura del algarrobo y podemos sobreponernos a la adversidad. Me queda recordar a Willy como la enciclopedia, como el cronista conocedor del país y su gente. Por eso, el adiós es distinto al utilizado comúnmente para quien abandona la vida terrenal. Un día con el viejo Willy recordaba la letra de una salsa premonitoria: Nadie es eterno en el mundo… no me lloren, lloren por los que se quedan. No obstante, enjugamos las lágrimas y seguimos adelante en esta Venezuela irredenta que tanto espera de sus hijos y que tan vivamente amaba ese pasajero de la cotidianidad que fue William del Nogal Rivero, el viejo Willy.

PROGRAMA. Este domingo 14 de octubre estaré, como es costumbre, comentando temas de interés nacional en Las verdades de Miguel en TV. Canal-i a las 10 de la mañana.

Ediciones anteriores

659658657656653652650649648

Página oficial: Las Verdades de Miguel

Cuenta oficial Twitter: Miguel Salazar