Conoce las frases que no debes mencionar en una entrevista laboral

Publicado el 21 octubre, 2018
Publicidad:

A fecha de hoy las entrevistas de trabajo, en sí mismas, ya pueden considerarse un éxito previo. Debemos tener en cuenta que, efectivamente, el número de postulantes por puesto de trabajo es enorme y, de hecho, en buena medida un porcentaje importante de esos postulantes ni siquiera llegarán a la entrevista, por lo que debiéramos considerarla como una oportunidad importante para mostrar nuestra capacidad y adecuación al puesto ofertado. Pero hay frases y temas que debes evitar, ya que puedes causar efecto negativo.

Entrevista de Trabajo

También te puede interesar: Dólar será sustituido por el euro y el yuan en operaciones cambiarias

Y es que si bien una de las peores maneras de iniciar la entrevista es con un “perdón por llegar tarde”, siempre hay otras formas de hacerlo mal.

Esta es una lista que resume algunas de las cosas que no debes decir, elaborada después de conversar con varios expertos en reclutamiento, selección de personal y entrenamiento.

“Mi jefe era un incompetente”

Los expertos laborales coinciden plenamente en este punto.”Si estás dispuesto a faltar el respeto a tu exempleador, nada asegura que no harás lo mismo con el nuevo”, le dice a BBC Mundo Luis Rivas, director de Dotación de Personal de The Execu|Search Group. Por eso, si hubo problemas con tu jefe, es mejor evitar el tema.

“Odio mi trabajo actual”

Aunque sea verdad, no es necesario decirlo. Los expertos recomiendan dejar de lado las expresiones con fuerte carga negativa y utilizar expresiones del tipo “estoy buscando nuevos desafíos”.

“No tengo debilidades”

No solo suena arrogante, sino que además sugiere que como el entrevistado no es capaz de hacerse ninguna autocrítica, probablemente no recibirá de buena manera las recomendaciones de los demás.
Los expertos también proponen evitar frases cliché como “mi único defecto es que soy perfeccionista”.

“¿Cuántos días libres tiene este empleo?”

Si se trata de la primera entrevista laboral, donde aún no te han ofrecido el cargo y ni siquiera te han hablado de un posible salario, no necesitas entrar en el detalle de los beneficios. El momento de decir “tengo pasajes para irme de vacaciones en dos semanas”, es cuando te ofrecen el trabajo o cuando si te preguntan si estarías disponible de inmediato en caso que te ofrezcan la posición.

“¿A qué se dedica tu empresa?”

Esto no lo debes decir nunca. “Lo más probable es que tú debas responder preguntas sobre la organización”, le dice a BBC Mundo Alison Doyle, experta laboral en The Balance.
“Investiga quién es tú empleador, revisa su sitio web, sus redes sociales y las noticias que se hayan publicado sobre la firma”, agrega.

“¿Cuál es el salario?”

No pongas el tema sobre la mesa. Espera a que el entrevistador lo mencione. “No quieres preguntar el salario demasiado pronto, porque quizás ni siquiera te han considerado aún para el rol”, dice Doyle.

“Estratégicamente es mejor que la persona que está contratando lo mencione, para que tengas un mayor espacio de negociación en caso que sea necesario”, agrega.

“Realmente quiero este trabajo”

No es bueno parecer en una posición desesperada. Una cosa es decir que estás muy interesado en el empleo y que crees que tienes las habilidades para hacerlo. Otra distinta es decir que este empleo es tu única opción, que no sabes qué harás si no lo consigues, o que por favor te lo den porque lo agradecerás eternamente.

Tampoco deberías tratar de seducir al entrevistador, hablar de política, o decir palabrotas en un momento de confianza.

La frase de la discordia: “Soy el más calificado para este empleo” Sobre esta frase no hay acuerdo entre los expertos laborales. Algunos dicen que demuestra la seguridad y confianza que tienes en ti mismo.

Otros, en cambio, piensan que es excesivo considerarse como “el más” calificado, si ni siquiera sabes quiénes son los demás postulantes. En el otro extremo, tampoco es recomendable usar la expresión “sé que no soy el más calificado para este empleo, pero puedo aprender…”.

En eso la sugerencia es destacar ejemplos prácticos que muestren tu experiencia en vez de sacar a relucir tus potenciales desventajas. Y nunca decir “no sé”.

Fuente: El Nacional