Conductores se niegan a participar en sistema de biopago para surtir gasolina

Publicado el 17 octubre, 2018
Publicidad:

Comenzó el periodo de prueba del nuevo sistema Biopago del combustible, en el marco del nuevo mecanismo de cancelación de la gasolina. Durante este periodo, algunos de estos dispositivos han presentado fallas de conexión para este nuevo plan de venta de gasolina, con el sistema QR del Carnet de la Patria y la huella digital, conductores se niegan a colocar su huella y presentar la cédula de identidad o el carnet de la patria.

Conductores se niegan a participar en sistema de biopago para surtir gasolina

También te puede interesar: Dólar será sustituido por el euro y el yuan en operaciones cambiarias

El presidente Nicolás Maduro exhortó el jueves a los venezolanos a colaborar en la prueba del sistema biopago en las estaciones de servicio; sin embargo el llamado no ha tenido eco en muchos conductores que se niegan a colocar su huella y presentar la cédula de identidad o el carnet de la patria cuando surtan el tanque de su vehículo, afirmaron fuentes del mercado interno de hidrocarburos. No obstante, otros resignados optaron por aceptar el sistema.

En un recorrido por varias estaciones de servicio de la Gran Caracas se constató la situación con choferes y operarios que pidieron no mencionar sus nombres.

“No voy a poner el dedo ni dar ningún dato personal”, le espetó un usuario a un empleado de la Misión Chamba Juvenil que operaba el equipo en una bomba en el este de la ciudad.

El joven contó después: “Le explicamos a la gente que se queden tranquilos porque se trata de un simulacro, pero muchos nos responden que no tienen confianza y le pagan la gasolina al bombero”.

El propietario de una gasolinera en el oeste caraqueño informó que hace unos días se asustaron porque un conductor se molestó con el muchacho que le exigió hacer la prueba. “Hasta unos tiros le ofreció. Hubo que intervenir para calmar los ánimos y la cosa no pasó a mayores”, añadió.

En una bomba del centro una consumidora dijo: “Para qué gastar un realero en esos equipos tan caros cuando los hospitales no tienen medicinas y las universidades están abandonadas. Alguien del gobierno se está haciendo rico con eso”.

Otra clienta señaló que vino del interior del país a visitar unos familiares y observó que en Caracas “están como reyes” porque en su estado, Portuguesa, “la situación en las bombas de gasolina es un desastre, el biopago casi nunca funciona”.

Los dueños y encargados de los expendios manifestaron preocupación por las declaraciones del dirigente oficialista Freddy Bernal sobre prohibir y tomar medidas contra las colas para comprar gasolina y diesel. “Ahora se cobra en efectivo y por eso el pase por el biopago es más fluido, pero cuando se implante y se pague con tarjeta de crédito o débito las colas serán inevitables porque en Venezuela la conectividad electrónica es muy mala, y de paso se va la luz cada rato”, expresó un propietario.

Los operarios de los aparatos afirmaron que muchas veces el sistema está lento, se cae o no funciona la conexión con Pdvsa, lo que obliga a reiniciar la máquina y eso implica tiempo. Los concesionarios explicaron que los empleados de Chamba Juvenil están entrenando a los bomberos, quienes al final serán los que manejen el equipo.

“La estación de servicio es responsable de los aparatos, pero existe temor por la acción del hampa en vista de que son equipos muy costosos, especialmente las pilas y los cargadores. Ya supimos del robo de dos dispositivos en Caracas, pero afortunadamente fueron recuperados”, indicó un concesionario.

El jueves pasado Maduro anunció que tenía previsto activar la próxima semana el plan de los nuevos precios de la gasolina y el subsidio directo. “Eso se ve difícil porque las cosas están muy crudas”, expresó el dueño de una bomba.

El precio actual del litro de la gasolina de 95 y 91 octanos es de 1 y 6 bolívares del cono anterior, mientras que el diesel está en 0,58 bolívares.

A mediados de agosto, el presidente informó que se iba a un sistema de subsidio directo progresivo en un programa a dos años “para resolver la deformidad que se creó en el transcurso de muchos años, cuando la gasolina venezolana prácticamente se regalaba”.

Los consultados advirtieron que a estas alturas Petróleos de Venezuela no les ha informado sobre la fecha de aplicación de los nuevos precios ni cómo se aplicará el subsidio. “Los conductores nos preguntan, pero no tenemos respuesta”.

Ayer, un funcionario resaltó la “buena marcha” de la prueba del sistema, iniciada hace un mes, y que ya “funcionaba perfectamente en más de 120 estaciones de servicio”. En Venezuela hay 1.200 expendios, lo que implica asignar y poner en operación aproximadamente 3.600 aparatos de biopago.

Los concesionarios y encargados agregaron que Pdvsa sigue despachando el combustible de manera irregular en la cantidad y calidad requeridas. “El fin de semana nos quedamos sin gasolina, y a veces pedimos la de 95 y solo traen la de 91 octanos”.

Fuente: El Nacional