José Guerra: El Socialismo acabó con la moneda nacional

Publicado el 1 agosto, 2018
Publicidad:

José Guerra, diputado a la Asamblea Nacional e integrante de la Comisión de Finanzas, señaló que el socialismo acabó con la moneda nacional, donde la economía venezolana perdió casi 50% de su tamaño, desde que el presidente Nicolás Maduro asumió el poder. En su cuenta en Twitter, el miembro del Parlamento, hizo una relación de la caída del Producto Interno Bruto entre 2014 y 2018, donde el último año se refleja un 12,9 % de la pérdida. Asimismo, destacó las cifras de inflación, con un registro de 1.000.000 % para 2018.

José Guerra: El Socialismo acabó con la moneda nacional

También te puede interesar: CNE iniciará proceso de renovación de cuatro partidos políticos

El economista y diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Guerra informó a través de su cuenta en la red social Twitter un ranking sobre las cinco grandes hiperinflaciones que han habido en el mundo a lo largo de la historia; entre ellas figura Venezuela en el cuarto lugar.

Hungría encabeza la lista con una hiperinflación de 41.900.000.000.000.000%, la cual, se registró en julio de 1946. El 1 de agosto se estableció una nueva moneda llamada Forint, que equivalía a 400 octillones de pengos, es decir, 400 seguido de 27 ceros (400.000.000.000.000.000.000.000.000.000), cuya convertibilidad al dólar estaba asegurada con reservas de oro y moneda extranjera.

Al momento de este reemplazo, existían billetes de 1.000.000.000.000.000.000.000 pengos, que al imprimirse equivalían a 20 centavos de dólar.

Este período inflacionario se produjo cuando el Reino de Hungría, que había sido aliado de la Alemania Nazi desde 1941, fue invadido por la URSS en otoño de 1944. Una vez finalizada la ocupación total en 1945, el 60% de la economía de este país había desaparecido y se encontraba en un proceso de transición hacia una economía socialista.

En segundo lugar se encuentra Zimbabwe, el que fuera uno de los países más ricos y prósperos del continente africano, vio como su tasa mensual de inflación se situaba en noviembre de 2008 en el 79.600.000.000%, bajo el gobierno del dictador socialista Robert Mugabe.

Para acabar con el caos monetario se optó por permitir un régimen multidivisa, en el que monedas extranjeras (el rand sudafricano, el euro, la libra, el dólar estadounidense, el metical mozambiqueño y el kwacha zambiano), reemplazaron al dólar zimbabwense y desde entonces la inflación se ha estabilizado.

En enero de 1994 en Yugoslavia, la hiperinflación llegó a su nivel más alto, cuando la tasa oficial mensual fue de 313.000.000%, crisis que duró 24 meses, bajo el mandato de Slobodan Milosevic, quien era afiliado a la Liga de los Comunistas de ese país y su gestión económica fue basada en el llamado socialismo autogestionario.

Entre el 1 de enero de 1991 y el 1 de abril de 1998, el dinar, la moneda yugoslava, fue oficialmente devaluada 18 veces (tres de las cuales excedieron 99%), y 22 ceros fueron removidos de aquella unidad de valor.

Se elaboró un plan de reconstrucción monetaria y recuperación económica llamado “Programa de Avramović”, que venció a la hiperinflación de la noche a la mañana, logrando mantener los precios, el dinar recuperó su valor, las tasas de interés se convirtieron en realmente positivas y las reservas en divisas aumentaron.

Venezuela bajo un régimen socialista, según la última estimación del Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la inflación llegue a 1.000.000% cuando cierre el año y Alejandro Werner, economista de la organización financiera, comparó la situación actual con la de Alemania en 1923 y la de Zimbabwe en 2008.

Con un salario mínimo mensual de 5.196.000 bolívares (1,5 dólares), no se puede comprar ni una lata de atún, cuyo valor supera los seis millones de bolívares.

El organismo internacional indicó que la inflación ha llegado a una fase en la que no importa si está en 10.000%, 100.000% o 1.000.000%, ya que, simplemente el dinero deja de tener valor para los ciudadanos.

Por su parte, el economista Ángel García Banchs aseguró que el pronóstico del FMI para el cierre 2018 se quedó corto por considerarlo “demasiado bajo” y a su juicio, “todo inducido por una mafia que no quiere acabar con el dólar a 10 bolívares”, enfatizó.

El pasado miércoles, el integrante de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), Ángel Alvarado aseveró que la inflación podría llegar a “un billón y medio por ciento” a finales de este año,ya que, los precios crecen 3% diariamente y consideró que quitarle ceros a la moneda no “va resolver el problema”.

El periodo de hiperinflación en la República de Weimar aconteció entre 1921 y 1923, nombre histórico con el que se identifica a Alemania durante el período entreguerras. En esta época aumentaron de los precios, los tipos de interés, hubo modificaciones del tipo de cambio y abandono de la moneda como unidad de intercambio.

Este país alcanzó una hiperinflación de 29.000% y su gobierno socialista creyó que podía imprimir ilimitadamente billetes para cubrir el déficit de las industrias estatizadas y saldar alegremente las deudas del Estado.

El resultado fue la descontrolada hiperinflación que produjo desocupación, saqueos callejeros, caos social y toda clase de calamidades que finalmente condujeron a un horror aun peor: el nazismo.

Fuente: Caraota Digital