Saltar al contenido

Gobierno ha expropiado 1.359 empresas entre 2005 y 2017

Más de 1.000 empresas han sido expropiadas entre 2005 y 2007 y más de 60 compañías extranjeras, han dejado de operar o han reducido su capacidad de producción en Venezuela desde el año 2005, según las investigaciones llevadas por el equipo del Centro de Divulgación y Análisis Económico de Cedice.

Gobierno ha expropiado 1.359 empresas entre 2005 y 2017

También te puede interesar: Conozca el monto máximo que dispensarán los cajeros tras reconversión monetaria

El hundimiento del buque Tallink 5 de Conferry, compañía de transporte marítimo que estatizó el fallecido presidente Hugo Chávez en 2011, ilustra el estado al que condujo la administración del gobierno a las 1.359 empresas que expropió entre 2005 y 2017, cifra calculada por el Observatorio de Derechos de Propiedad de Cedice.

Incluso el Ejecutivo admitió recientemente que había fracasado en la administración de las compañías estatales, de las cuales muchas pasaron a manos del Estado por las vías de la expropiación, confiscación y nacionalización. “Los modelos productivos que hasta ahora hemos ensayado han fracasado, y la responsabilidad es nuestra, mía y tuya”, expresó el presidente Nicolás Maduro el 30 de julio en el congreso del PSUV.

Ana Carrasquero, investigadora del Observatorio, afirmó que la caída de la producción no se debe a que el gobierno no sabe administrar, sino que es parte de “una política de ataque sistemático” en contra del derecho de propiedad, que se estableció en el Primer Plan Socialista de la Nación 2007-2013.

La experta aseguró que tanto las empresas estatales como las renacionalizadas han demostrado que son una pérdida de recursos monetarios y que carecen de la capacidad de generar, de manera eficaz, productos para el mercado interno. “Después de la cantidad de centrales azucareros que se expropiaron, ¿por qué actualmente no se consigue azúcar con facilidad? Igual pasa con la cantidad de empresas de café”, expresó.

Al final, el Estado contribuyó a la caída de la producción interna y generó un proceso de escasez de bienes de todo tipo, algo que no se había visto nunca en la historia de Venezuela, añadió la investigadora.

La ONG Transparencia Venezuela señaló en el informe Empresas propiedad del Estado en Venezuela que la dramática situación en el país, considerada crisis humanitaria desde 2016, es en parte responsabilidad de “la pésima gestión” de las empresas públicas de los sectores manufactura, agroindustrial y comercial. “El Estado cuenta con importantes empresas fabricantes de los rubros básicos que escasean en el país y en vez de aumentar la producción de los mismos, la ha disminuido”.

Más intervención, menos producción. Cedice indica en el informe Costo e impacto de las expropiaciones: causas de un Estado patrimonialista que fue en 2005 cuando se empezaron a registrar las intervenciones a la propiedad privada; el punto de partida fue El Charcote, que le perteneció al grupo británico Vestey y al que el gobierno le compró el hato por 4,1 millones de dólares en 2006, después de un largo período de negociaciones.

Luego de expropiar empresas en sectores como petrolero, eléctrico, telefónico y alimentos, en 2008 el gobierno pactó pagar 270 millones de dólares por 89% de la unidad local de la francesa Lafarge y 552 millones por 85% de la suiza Holcim con las cementeras francesa Lafarge y la suiza Holcim, mientras que expropió la filial de la mexicana Cemex, por lo que se convirtió en el dueño del monopolio del cemento.

Luego de la estatización de la industria cementera, la producción cayó y actualmente la paralización en todas las plantas se ubica en 80%, afirmó Abner Mendoza, de Venezolana de Cementos. Apuntó que el país tiene una capacidad instalada de 10 millones de toneladas métricas, pero ahora lo que producen no llega ni a 3 millones.

En ese año el gobierno también fijó la mirada en Lácteos Los Andes, fundada en 1984 y adquirida por Pdvsa en 2008. Aunque su producción creció 33% entre 2007 y 2012, según Transparencia Venezuela, en los últimos 6 años ha caído por falta de materia prima y deficiencia en el mantenimiento de equipos y plantas.

Un sindicalista de Lácteos Los Andes, que pidió no citar su nombre, afirmó que la producción está completamente paralizada desde 2017 debido a la falta de materia prima. “Nos hemos reunido con varios ministerios, pero hacen caso omiso de la problemática”, dijo.

Transparencia Venezuela indicó que la producción de leche, azúcar y cemento cayó por debajo de los niveles previos a la estatización de las empresas respectivas y que Venezuela, de ser un país exportador de café, pasó a ser importador. Fama de América, productora de este rubro, fue expropiada en 2009. En 2016 trabajaron a 10% de su capacidad por falta de materia prima y ahora rara vez el producto se consigue en el mercado.

En 2010 el tsunami de expropiaciones también arrasó con las cadenas de supermercados Cada y Éxito, que fueron reemplazadas por la Red de Abastos Bicentenario.

Jorge Lastra, directivo del sindicato de Rabsa, afirmó que cuando esos supermercados eran privados los anaqueles siempre estaban llenos y ofrecían varias marcas. Pero después, cuando pasó a manos del Estado, comenzaron a escasear los productos.

“Abastos Bicentenario se pudrió”, expresó Maduro en febrero de 2016 y ordenó una reestructuración de la red. Tras la medida, más de 10.000 trabajadores fueron despedidos. Las liquidaciones a los empleados han continuado en las sucursales que cierran para convertirse en Tiendas CLAP, ahora en manos de privados.

Hace 8 años el gobierno también estatizó Sidetur. Cuando era privada producía más 40% de las cabillas del mercado nacional. Alejandro Álvarez, secretario general de Sidernac, afirmó que actualmente la Planta Casima lleva más de un año paralizada.

De la promesa al fracaso. “Nosotros las llamábamos empresas recuperadas, pero terminaron siendo el fracaso y la derrota más grande”, expresó Marcela Máspero, presidente de la Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela.

Señaló que en un primer momento los trabajadores apoyaron las expropiaciones que hizo Chávez con la esperanza y la intención de mantener la productividad, mejorar la distribución de los productos y servicios y las condiciones laborales y garantizar y aumentar la distribución de la riqueza, en beneficio de los trabajadores para mejorar sus derechos. Así sucedió con compañías como Venepal, Cantv y el sistema eléctrico.

Pero no se cumplieron ninguna de las promesas, aseguró. “Las personas que estuvieron al frente lo que hicieron fue intentar acabar con las organizaciones sindicales, dividir, dispersar, perseguir, acosar, encarcelar y hasta asesinar a dirigentes de sindicatos que luchaban incluso por la producción”, relató.

Después, bajo la presidencia de Maduro, el gobierno sacó otra carta que tenía bajo la manga: la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. “Ahora tenemos el militarismo presente en las empresas, que es mucho más grave porque, además de implantar el régimen militar, ha aumentado la corrupción, el acoso y la persecución”, dijo Máspero.

Añadió que todas las empresas estatizadas son un fracaso por la falta de mantenimiento, la corrupción, la ausencia de derechos laborales, la persecución sindical y la falta absoluta de producción.

Denuncian paralización técnica de Invecem

La diputada a la Asamblea Nacional, Carolina de Miranda, afirmó que trabajadores de la planta Industria Venezolana de Cemento, filial de la Corporación Socialista de Cemento, ubicada en la población de San Sebastián de los Reyes, en el estado Aragua, protestaron ante la paralización técnica de la empresa estatal por falta de materia prima.

Dijo que el presidente del sindicato de trabajadores de Invecem, Luis Carrillo, le informó que decidieron activar el conflicto laboral y, entre ellos, realizar protestas pacíficas en las puertas de la planta durante horas de la mañana hasta lograr la reactivación de la empresa.

De Miranda expresó que, además del tema salarial y exigir reivindicaciones económicas, a los casi 300 trabajadores les preocupa la paralización de las 3 líneas de producción, incluida la que fue inaugurada el mes de marzo de 2016 con una inversión de 126 millones de dólares proveniente del convenio China-Venezuela. “Hay trabajadores hasta con 30 años de servicio que se encuentran preocupados por su estabilidad laboral”, dijo.

El fracaso en manos del Estado

Lácteos Los Andes

Fundada en 1984 fue adquirida por Pdvsa en marzo de 2008. Aunque su producción creció 33% entre 2007 y 2012, según Transparencia Venezuela, en los últimos 6 años ha caído por falta de materia prima. Está paralizada desde 2017.

Industria Cementera Nacional

Desde que el gobierno tomó el control de empresas como Lafarge, Holcim y Cemex en 2008, la producción cayó. No se produce ni 30% de la capacidad instalada, que equivale a 10 millones de toneladas métricas.

Fama de América

La empresa productora de café fue expropiada en 2009. En 2016 operó a 10% de su capacidad por la falta de materia prima y desde entonces la producción se mantiene en picada. Trabajadores han protestado por temor a perder el empleo.

Agroisleña

En 2010 fue expropiada por el fallecido presidente Hugo Chávez, quien la rebautizó Agropatria. Desde entonces los productores han denunciado la cada vez más exigua oferta de los insumos para la producción agrícola.

Hipermercados Éxito

En 2010 Chávez expropió la cadena de supermercados francocolombiana, cuyos locales pasaron a formar parte de los Abastos Bicentenario. La red oficial fue privatizada por Nicolás Maduro. Ahora se llama Tiendas CLAP.

Sidetur

En 2010 el gobierno estatizó Sidetur. Alejandro Álvarez, secretario general del Sindicato del Complejo Siderúrgico Nacional Planta Casima, ha denunciado que actualmente la planta lleva más de un año paralizada.

Fuente: El Nacional