Nasa destruyó por error evidencias de vida en Marte

Publicado el 21 julio, 2018
Publicidad:

Hace unas semanas, la agencia estadounidense reveló que el Curiosity, el Rover que explora la superficie de Marte desde 2012, descubrió ciertos organismos complejos que podrían albergar vida, o ser el comienzo o final de una forma de vida. Sin embrago, un estudio recién publicado en la revista Journal of Geophysical Research: Planets, sostiene que, en una histórica misión de la NASA, las sondas Viking, podrían haber hecho el mismo descubrimiento hace ya más de 40 años. Solo que sus resultados fueron quemados por la NASA de forma accidental.

Nasa destruyó por error evidencias de vida en Marte

También te puede interesar: Así podrían ser los zapatos que Adidas creó para Juegos de Tronos

En 1976, en efecto, los módulos gemelos de aterrizaje Viking, llevaron a cabo los primeros experimentos sobre el terreno para buscar materia orgánica en el planeta vecino. Ya entonces, los científicos eran muy conscientes de que los planetas reciben de forma constante una lluvia de micrometeoritos ricos en carbono y, a menudo, moléculas orgánicas más complejas, por lo que estaban convencidos de que Marte debería estar repleto de tales sustancias. Pero las Vikings no encontraron nada, dejando a los científicos estupefactos.

En 2008, sin embargo, el módulo de aterrizaje Phoenix, de la NASA, hizo un descubrimiento crucial, ya que encontró cerca del Polo Norte de Marte, una extraña sal conocida como perclorato, una sustancia que se utiliza para elaborar combustible para cohetes y fuegos artificiales, ya que se vuelve explosiva cuando es sometida a altas temperaturas.

Por supuesto, en la helada superficie de Marte eso no constituye un problema. Pero resulta que las Viking, en su búsqueda de moléculas orgánicas, tomaron muestras de suelo marciano para analizarlas. Muestras que contenían perclorato y que, al llevar a cabo los experimentos (en los que se utiliza un soplete) incineraron sin remedio cualquier elemento orgánico que pudiera haber en ellas. Lo que llevó a que los científicos no encontraran nada en los resultados.

Eso sí, en lugar de lamentarse, la NASA debe celebrar que hay materia orgánica en varios puntos del planeta y no en un sitio concreto, donde aterrizó la Viking.

También te puede interesar: Conoce el libro editado en 18 idiomas dirigido a los niños