Saltar al contenido

Menos de 50.000 estudiantes culminarán estudios en julio

La grave crisis económi­ca, política y social que se quedó instalada en Vene­zuela, ha hecho que las escuelas y universidades, estén pa­sando las de Caín para mantenerse en pie, sobre todo con el fallo presu­puestario, la decadencia de sus infraestructura y los bajos salarios, que han desembocado en renun­cias de personal, así co­mo la deserción y ausen­tismo de estudiantes.

Menos de 50.000 estudiantes culminarán estudios en julio

También te puede interesar: Inició actualización de datos para venezolanos con PEP en Colombia

Menos de 50.000 estudiantes de la matrícula de 96.250, que iniciaron oficialmente el período escolar 2017-2018, en todo el sistema escolar del estado Vargas culminarán sus estudios en julio, declararon representantes gremiales de la educación.

La población de estudiantes en Vargas está dividida en escuelas nacionales, 42.320; escuelas estadales, 18.650; colegios privados, 22.560 y en escuelas católicas pertenecientes a Avec, con 12.720.

Representantes de Sitravargas, Sinafum y Sivema-Vargas afirmaron que la deserción escolar fue ocasionada, en parte, por la diáspora y por el abandono de los muchachos a las aulas, debido a que la crisis impide a los padres ayudarlos económicamente. La ausencia diaria en escuelas y liceos se debió también a la falta de agua, de comida y de transporte, y fue calculada hasta en 80%.

“Hasta cinco alumnos por aula acudían a clases en liceos como el Mariano Montilla, José María Vargas, Lorenzo González y Fernando Toro. En más de una oportunidad me los encontraba en la calle porque estaban buscando trabajo o simplemente no iban por la ausencia de docentes. El déficit de educadores superó 50% y no hubo reemplazos lo cual generó desmotivación”, afirmó el profesor Raúl Yemiñami, secretario general de Sitravargas.

Aseguró que la presión del gobierno a directivos de centros públicos y privados para que todos los alumnos aprueben el año escolar, busca marcar la estadística más que calidad educativa, afirmó.

En varias escuelas hubo que fusionar dos aulas, dijo la diputada Ana Mercedes Aponte. “Hasta dos maestros dieron clases en una sola porque no había alumnos suficientes; en otros casos fusionan más secciones porque no hay docentes”.

Reiteró que muchos maestros acuden a las escuelas con zapatos y ropa rota. “No crea el ministro Jaua que con ese aumento reciente estamos felices. Un docente VI con 50 millones de bolívares mensuales no es mucho lo que puede comprar con esta hiperinflación. Los de menor escalafón y los que no han sido homologados por la Gobernación de Vargas, imagínese en qué condiciones van a laborar”.

Rosa León de Herdé, presidente de Sivema-Vargas, expresó que la Gota de Amor en las escuelas se limitó el año pasado a maquillarlas, pero persisten las fallas de infraestructura como en la escuela La Guaira donde la humedad no ha sido resuelta.

El Dato

Hace seis meses la gobernación prometió mejoras y un tanque a la escuela de Barrio Nuevo, pero nunca llegaron. “Estamos en un rancho con papel tapiz. Hasta 12 alumnos en un aula pequeña y en precarias condiciones. Otras como la de Caoma “ha sido reinaugurada 3 veces por el gobernador”. En Carayaca, de 54 escuelas solo 15 están en mínimas condiciones.

Fuente: El Nacional