Saltar al contenido

“HEMOS LLEGADO A LA ORILLA…” – Gustavo Tovar Arroyo

El periodista y perseguido político, Gustavo Tovar Arroyo, publicó está semana su columna de opinión, titulada “HEMOS LLEGADO A LA ORILLA…”, explica sobre la realización y peripecias que tuvo que pasar él y su equipo, durante dos años, para poder realizar el documental Chavismo: la peste del siglo XXI.

Gustavo Tovar Arroyo

También te puede interesar: Las Verdades de Miguel 652 – 24 de Noviembre de 2017

Día D

La presentación del documental Chavismo: la peste del siglo XXI (aquí el link para que la vea gratuitamente: https://youtu.be/CzTtqmc5Uvg ) ha sido un día D en el quehacer político actual porque ha representado un desembarco en la orilla de la conciencia histórica.

En 90 minutos hemos logrado sintetizar 20 años de una tragedia sin precedentes en la historia de América Latina. 90 minutos que son técnicamente perfectos y humanamente inolvidables.

Aquí la carta que le escribí al talentoso equipo de profesionales que hizo esto posible.

Hemos llegado a la orilla

Les escribo profundamente conmovido. Han sido dos años intensos, difíciles, con altos y bajos estrepitosos, huracanes, terremotos, quiebras económicas, recuperaciones, ventas, donaciones, cárceles, torturas, muertes, escapes cinematográficos, desvelos, alegrías, tristezas, bromas, disgustos, Llanero –mi perro mastín– lamiendo rostros, Charro –mi otro perro, retriever– saltando locamente sobre nosotros, y hasta Índigo –mi gato– clavando sus uñas (como si no tuviéramos suficiente con los chavistas), tantas emociones, tantas ideas, tanta entrega. Y hemos llegado a la orilla…, como en toda gran proeza humana con magulladuras y cicatrices, pero hemos llegado.

¡Gracias! Abracémonos, hemos culminado Chavismo: la peste del siglo XXI.

Tiempos enaltecedores, pero tristes

Estoy entrañablemente agradecido. Dios y la Virgen de Guadalupe me pusieron su presencia en el camino. Recordemos que cuando comencé este gran cruce trasatlántico a la tierra prometida del cine, no sabía hacer ni un video para Instagram. Han sido horas de estudio, de aprendizaje, de ensayo y error, de quita pon, re-pon, ediciones que son heridas (amputaciones), omisiones que laceran la conciencia, luces que opacan, sombras que iluminan. Han sido tiempos enaltecedores, sensibles, muy nobles, pero también tristes.

Los andamios humanos

Mientras cruzábamos el océano del documental, como saben, además oficiábamos la gesta de la libertad en Venezuela. Junto a muchos auténticos héroes nacionales, yo fomentaba la lucha por libertad en el país y al final lloraba desconsoladamente el fracaso de 2017, probablemente uno de los años más frustrantes y desconsoladamente amargos de mi vida.

Les tocó vivir ese drama y permanecieron ahí intactos, impertérritos, lúcidos. Fueron los andamios humanos que permitieron que este descomunal esfuerzo llegara a su fin. ¡Gracias!

Sobra el aliento

Cuando nuestros jóvenes, esas estrellas en el espeso firmamento de nuestro quehacer libertador, eran sofocados a tiros, con cárceles, con tratos inhumanos y crueles, con torturas, ustedes seguían, permanecían animando, apoyando, investigando, editando, creando. Mientras sufríamos el horror de la derrota, su profesionalismo, su fuerza espiritual y su convicción de que estábamos contribuyendo a hacer algo “grande” por nuestro país los mantuvo de pie, y así permanecemos, y así estamos.

Lo he dicho antes: mientras nuestro aliento sea capaz de empañar una lámina de vidrio tendremos fuerzas suficientes para luchar por la libertad. Y ahora es cuando sobra el aliento.

Vamos a liberar a Venezuela…, lo haremos sin duda.

Hecho para crear conciencia

Chavismo: la peste del siglo XXI será una antorcha de luz histórica que encenderá este tiempo oscuro frente a las eras. No fue hecho con fines de lucro, fue hecho con fines de lucidez crítica.

Sé, y me disculpo, que muchos de nosotros hubiésemos querido que los reflectores del cine, que las alfombras y la gran pantalla adornaran con su presencia nuestro gran esfuerzo, pero como saben y les he dicho, esto fue hecho para liberar a una nación de uno de los daños más terribles de su historia y no para entretener, esto fue hecho para crear conciencia y no para distraerla del horror que vive nuestra amada Venezuela, sus niños, sus jóvenes, sus ancianos, su pueblo: esto fue hecho por la libertad.

No es cine, es activismo

Hemos llegado a la orilla, sí, pero ahora dependerá de cada uno de nosotros, de cada venezolano y latinoamericano noble, sembrar, cosechar y distribuir los frutos de este mensaje a un tiempo sublime y atroz.

Ahora dependerá del activismo y de la conciencia de cada ser humano de bien, mostrarle a la civilización el horror que ha sido el chavismo y su peste…

Gracias, queridísimos, gracias de verdad. Perdonen lo malo, enaltezcamos lo bueno. Hoy, por esta obra, somos mejores venezolanos.

Seguimos…, nuestro destino es la libertad.

También te puede interesar: Sebastiana Sin Secretos – 24 de noviembre 2017