Análisis del nuevo Surface Book 2 de 15 pulgadas

Publicado el 7 julio, 2018
Publicidad:

Ya conocemos el Surface Book 2, pero esta nueva versión viene con más sorpresas, además de la mas notable, su pantalla de 15 pulgadas. Un equipo desarrollado por Microsoft para llevar la mejor experiencia profesional para todos sus usuarios. Con un procesador más rápido y una memoria interna con suficiente espacio para tus archivos y aplicaciones. Además de traer el sistema operativo Windows 10 Pro, el Surface Book 2 te trae las ultimas actualizaciones de Windows y Microsoft. Con un diseño moderno, una pantalla de alta resolución, podrás utilizar el equipo hasta por 10 horas de rendimiento. El equipo esta a la venta en amazon con un precio de $2,237.00.

Surface Book 2

También ye puede interesar: Nave espacial de la NASA envía fotos del planeta enano Ceres

Surface Book 2 15″: especificaciones técnicas

Aunque ya hemos hablado de los dos componentes de este convertible más llamativos, que no son otros que su pantalla multitáctil IPS de 15 pulgadas y su procesador gráfico GeForce GTX 1060 de NVIDIA, hay otros elementos en los que merece la pena que nos detengamos. Uno de los más relevantes es su microprocesador, un chip Intel Core i7-8650U a 1,9 GHz de octava generación que nos demostró su competencia en la versión de 13,5 pulgadas de este convertible que pasó por nuestro laboratorio a principios de este año.

El microprocesador de Intel que incorpora este convertible no es compatible con chips de memoria de tipo LPDDR4, por lo que no nos queda más remedio que conformarnos con la memoria LPDDR3-1866 soldada en placa con la que cuenta

Por otro lado, los 16 GB de memoria principal que incorpora este equipo son a priori suficientes para un abanico amplio de escenarios de uso, pero, desafortunadamente, son de tipo LPDDR3-1866, y no LPDDR4, que nos ofrecería un rendimiento mayor. Esta limitación está impuesta por el microprocesador de Intel, que es compatible con chips de memoria DDR4 de hasta 2.400 MHz, pero no con módulos LPDDR4, que son los que se utilizan en la mayor parte de las tabletas por su inferior voltaje, y, por tanto, menor consumo.

El disco que incorpora este convertible para resolver el almacenamiento secundario es una unidad SSD fabricada por Samsung y con interfaz NVMe M.2. Hasta aquí pinta bien, pero la principal limitación que tiene es, precisamente, su capacidad. Y es que 256 GB pueden ser escasos en ciertos escenarios de uso en los que el espacio de almacenamiento es importante. Aunque, eso sí, siempre es posible recurrir a una unidad externa que nos ayude a combatir esa carencia. O bien podemos decantarnos por las versiones de este mismo equipo con discos SSD de hasta 1 TB.

La única ventaja que conlleva que la unidad SSD no tenga mucha capacidad es que su precio es más bajo. De hecho, como os he adelantado en los primeros párrafos de este análisis, este equipo es más barato que el modelo con pantalla de 13,5 pulgadas que hemos probado, a pesar de su mayor pantalla y más potente GPU, debido a que este último contaba con una unidad SSD de 1 TB.

Surface Book 2

Una buena noticia y otra mala. La primera es que este Surface Book 2 viene con Windows 10 Pro. La mala que su puerto USB de tipo C no cuenta con soporte para Thunderbolt 3

Dos últimos apuntes interesantes. El sistema operativo preinstalado en este Surface Book 2 es Windows 10 Pro, y no Windows 10 Home, lo que refleja claramente la vocación profesional de este convertible. Y, por último, aunque incorpora un puerto USB de tipo C, no cuenta con soporte Thunderbolt 3. Es una lástima porque esta carencia limita seriamente la conectividad de este dispositivo, pero probablemente la ausencia de esta interfaz se debe a que las vías PCI Express necesarias para hacerla posible se utilizan para conectar la tableta a la base con el teclado en la que reside la GPU GeForce GTX 1060, y que se comporta como un procesador gráfico externo.

El vídeo que tenéis debajo de este párrafo lo preparamos durante nuestro análisis del modelo de 13,5 pulgadas. Aun así, dado que ambos equipos son esencialmente idénticos, con las únicas excepciones del tamaño y la resolución de la pantalla, el procesador gráfico y la memoria dedicada que lo acompaña, y, por último, la capacidad de la unidad SSD, también nos resulta útil en este análisis para ilustrar lo que nos ofrece la versión con pantalla de 15 pulgadas que estamos analizando. Aquí lo tenéis:

Diseño y construcción: muy sólido y bien acabado

Tanto la tableta como la base que aglutina el teclado, el touchpad, la batería adicional de 63 Wh y el procesador gráfico GeForce GTX 1060 están impecablemente fabricadas. Ambos elementos recurren a un chasis de magnesio con un mecanizado sobresaliente al que me parece muy difícil poner pegas. De hecho, la elección del magnesio no es casual. Este material tiene una enorme ligereza y una gran rigidez, dos cualidades muy interesantes para un dispositivo de este tipo.

La cámara frontal incorpora la tecnología de reconocimiento facial Windows Hello

En las imágenes que ilustran este análisis podéis intuir que los marcos de la pantalla no son los más finos que hemos visto, pero, aun así, su grosor de 1,3 cm no me parece exagerado. Eso sí, reconozco que las fotografías no hacen justicia al aspecto que tiene este equipo cuando lo tenemos delante. Y es que no es especialmente fotogénico si tenemos en cuenta que «al natural» es bastante más bonito que lo que reflejan las imágenes.

Al igual que la mayor parte de las tabletas, el módulo superior de este Surface Book 2 incorpora dos cámaras. La trasera tiene una resolución de 8 Megapíxeles, y la delantera de 5 Megapíxeles. Curiosamente, esta última es la más interesante porque no solo ha sido diseñada para rendir bien en videoconferencias; también incorpora la tecnología de reconocimiento facial Windows Hello concebida para permitirnos iniciar sesión de una forma cómoda y segura. Eso sí, ambas cámaras tienen algo importante en común: con las dos podemos grabar vídeo con resolución Full HD.

Otro elemento de enorme importancia es el teclado. Y afortunadamente para los usuarios que decidan hacerse con este convertible en cualquiera de sus versiones, no defrauda. El recorrido de las teclas es el adecuado y su tacto resulta suave y agradable. Además, las teclas prácticamente no adolecen de oscilación transversal, por lo que es posible utilizar el teclado durante sesiones prolongadas sin notar molestias en las articulaciones de las manos. ¿Y el touchpad? Más de lo mismo. Es bastante amplio y responde con precisión tanto al arrastre como al toque, así que tampoco puedo ponerle ninguna «pega».

La principal seña de identidad de este convertible es, sin lugar a dudas, su bisagra. Y es que este elemento es un pequeño prodigio de la ingeniería. Es lo suficientemente sólida para evitar que la tableta se desprenda de forma accidental, y, al mismo tiempo, lo suficientemente flexible para permitirnos abrir y cerrar el equipo sin dificultad. Es posible hacerlo, incluso, utilizando una sola mano.

El mecanismo ideado por los ingenieros de Microsoft para evitar que el módulo superior se desprenda en un momento inoportuno consiste en un cierre mecánico que solo podemos desbloquear presionando la tecla apropiada del teclado. Pero esto no es todo, cuando el convertible está abatido, tal y como podéis verlo en la fotografía que tenéis debajo de estas líneas, la bisagra se comporta exactamente igual que el lomo de un libro, una característica que permite transportar el equipo con mucha comodidad.

En lo que concierne a la conectividad el perfil lateral izquierdo del convertible recoge los dos puertos USB 3.0 y la ranura para tarjetas SD (es compatible con tarjetas SDXC UHS-II).

En el perfil lateral derecho del equipo tenemos el puerto USB de tipo C (recordemos que desafortunadamente no nos ofrece compatibilidad con Thunderbolt 3), el conector de alimentación, que, por cierto, es magnético, y también el jack de 3,5 mm al que podemos conectar nuestros auriculares.

Surface Book 2

Más pantalla no siempre conlleva menos autonomía

La característica que más nos sorprendió cuando analizamos el modelo de 13,5 pulgadas de Surface Book 2 fue su autonomía. La batería de 75 Wh de capacidad nos demostró que con aquella versión de este equipo era posible superar en muchos escenarios de uso las 10 horas de autonomía, una marca que no está en absoluto al alcance de todos los convertibles. Pero el modelo que nos ocupa, el de 15 pulgadas, a priori plantea un interrogante: ¿conseguirán compensar los 86 Wh que nos ofrecen las baterías conjuntas de la tableta y el teclado el incremento del tamaño de la pantalla y el consumo adicional de la GPU de este modelo?

Afortunadamente, la respuesta es sí. Es evidente que los ingenieros de Microsoft en este terreno no «dan puntada sin hilo», y han encontrado la forma de incrementar la capacidad de la batería alojada en el módulo inferior, en el teclado, de manera que la autonomía no se resienta frente a la que nos ofrece la versión de Surface Book 2 equipada con la pantalla de 13,5 pulgadas. De hecho, sus cifras en nuestras pruebas han sido prácticamente idénticas.

Surface Book 2

Cuando utilizamos el equipo para navegar y ejecutar aplicaciones ofimáticas la autonomía oscila entre las 12 y las 13 horas. Como veis, esta marca no está nada mal. Y si lo usamos exclusivamente para reproducir contenidos la autonomía se incrementa sensiblemente hasta alcanzar las 14 horas reales. De nuevo, otra cifra bastante impactante. Eso sí, cuando jugamos y entra en acción la GPU de NVIDIA, la autonomía se reduce sensiblemente. Aun así, en este escenario de uso oscila entre las 4 y las 5,5 horas, que tampoco está nada mal. ¿Y si utilizamos la tableta desconectada del módulo inferior? En este caso nos tendremos que conformar con una autonomía que oscilará entre las 2,5 y las 4 horas.

Otro dato interesante que nos viene bien conocer es el tiempo que tendremos que esperar para cargar las dos baterías al 100% si partimos de una descarga completa. En estas circunstancias nos bastarán algo menos de 3 horas de carga para que el convertible nos ofrezca de nuevo la máxima autonomía. Eso sí, si optamos por cargar únicamente la tableta seguiremos teniendo que esperar casi 3 horas debido a que el transformador proporciona la energía necesaria para cargar ambos componentes simultáneamente.

Fuente: Xataka.com