Venezolanos evitan comer en ferias por lo poco que alcanza el sueldo mínimo

Publicado el 13 mayo, 2018
Publicidad:

El aumento de sueldo realizado por Nicolás Maduro, que fijó a partir del 1° de mayo, en un millón de bolívares, monto que actualmente no alcanza ni siquiera para comprar un cartón de huevos. Sin embargo, este no es el único producto que excede el ingreso mínimo mensual de un venezolano, un kilo de carne para un promedio de cinco personas, tiene un costo de más de 2 millones de Bs.

Venezolanos evitan comer en ferias por lo poco que alcanza el sueldo mínimo

También te puede interesar: Diariamente llegan 4.000 venezolanos al estado Táchira para emigrar por Colombia

Con un salario mínimo, que a partir del 1° de mayo, está en 1 millón de bolívares es poco lo que se puede comprar. Apenas alcanza para cubrir algunos de los menús que ofrecen locales de comida rápida en las ferias de centros comerciales. Otros platos superan ese monto.

Los precios, que aumentan semanalmente, han llevado a los consumidores a visitar estos establecimientos solo en casos especiales. “La gente ahora prioriza otras cosas antes que venir a una feria a comer. Prefieren usar el dinero, aunque sea poco, para comprar algo para la casa”, dijo una vendedora en el centro comercial Líder.

En un local de la feria del centro comercial Los Ruices un menú que incluye un bistec de solomo, arroz y tajadas cuesta 1.390.000 bolívares. Un plato de pasta con dos salsas 460.800 bolívares, una sopa de mariscos 1.380.000 bolívares y una ensalada mixta 442.400 bolívares. Las bebidas, que tienen un costo adicional, están en 230.000 bolívares.

Un establecimiento en el centro comercial Líder ofrece un plato que trae pollo con salsa, arroz salteado con vegetales y ensalada, en 759.000 bolívares. Una ensalada césar con pollo picante 495.000 bolívares, mientras que unas costillas de res con tostadas cuestan 759.000 bolívares.

La hamburguesa de doble queso y tocineta la venden en 1.680.000 bolívares, precio que se incrementó 167,30% con respecto a hace 2 meses, cuando costaba 628.500 bolívares en una cadena de comida rápida. Los sándwiches también aumentaron: pasaron de 243.900 bolívares, el más sencillo, a 825.000 bolívares, un alza de 238,25%.

Una cadena de pollo frito vendía las 3 piezas de pollo en 729.990 bolívares hace 2 meses. Hoy, para poder adquirir la misma cantidad se necesitan 1.715.000 bolívares, lo que representa un repunte de 134,94%. El sushi no se queda atrás: de 359.990 bolívares –las 10 piezas más bebida– pasó a 1.800.000 bolívares, un aumento de 400% en el mismo período. Si la opción es pizza, se requieren 450.000 bolívares para comprar la tradicional de 6 raciones. En febrero era posible comprarla en 84.000 bolívares, lo que indica un alza de 435,71%.

La encargada de un local en Los Ruices dijo: “A las once de la mañana la feria estaba llena. Ahora ni en el almuerzo se llena, porque la gente no paga estos precios”.

Una consumidora señaló: “Antes, nosotros llevábamos al niño cada fin de semana a comer hamburguesas, pollo frito u otra cosa. Ahora estamos trayéndolo una vez cada tres meses, si acaso, para premiarlo por el colegio o algo especial”,

La escasez de insumos y las ventas bajas afectan cada día más estos establecimientos. El gerente de una cadena de sándwiches en el Líder contó: “No tenemos pan desde hace 10 días porque el proveedor dice que no tienen harina. Lo que hemos hecho es que vendemos bebidas y otras cosas, y con lo poco que nos llegue tenemos que resolver”. Añadió que no es la primera vez que esto sucede en el negocio.

“Los ingredientes necesarios están en constante aumento por ello debemos incrementar los precios hasta cuatro veces por semana”, dijo el encargado de otro establecimiento.

La vendedora de una cadena de pollo frito señaló que las bajas ventas han incidido en toda la nómina. “Éramos más, ahora quedan pocos compañeros porque han reducido personal”.

Fuente: El Nacional