En Venezuela un día playero cuesta más de Bs. 3 millones

Publicado el 27 marzo, 2018
Publicidad:

Con el mar de fondo que se presentó hace días en las costas Venezolanas, aún hay playas que no se encuentran totalmente limpias para recibir temporadistas, es el caso del estado Vargas, de las 64 playas que tiene, aún hay 12 que presentan los estragos que hizo la tormenta, son montañas de arena acumulada que están esperando por los servicios de mantenimiento de la gobernación de la entidad, que aún no hace acto de presencia.

Día de Playa en Venezuela
También te puede interesar: Cómo Calcular el Monto Semanal del Sueldo Mínimo en Venezuela

En algunos casos como en camuri chico del estado Vargas, los mismos comerciantes han buscado de solucionar, contratando servicio para limpiar y despejar toda la zona, esto con la finalidad que ellos poder efectuar sus ventas en esta semana santa, ya que muchos deciden darse un baño de playa.

En Naiquatá, un plato de pescado roncador cuesta 500.000 y la rueda 700.000 bolívares. “Una familia tiene que traer mínimo de 3 millones a 5 millones de bolívares para pasar un día en la playa, así como algo de efectivo para respaldarse” explico Denis Lobo, encargado de un kiosko.

En Camuri Chico las playas están aptas para recibir a los visitantes. El plato de roncador está en 600.000 y la rueda de pescado en 650.000 bolívares. Las raciones de tostones van entre 240.000 y 330.000. “Estamos esperando que venga la gente en Semana Santa para hacer algo de fondos. La situación ha estado ruda para todos. Si no se consume no hay capital para invertir”.

Por otro lado, a pesar de los desastres y la falta de apoyo, los comerciantes son optimistas y esperan que en semana mayor haya una importante oleada de temporadistas. “La gente viene pero no consume. Estamos tratando de mantener los precios porque se hace difícil que una familia pueda comerse a gusto un pescado. Dentro de las dificultades esta, la falta de efectivo es una limitante y los puntos de venta son escasos en Naiguatá. Los pocos que hay colapsan”, expresó Gustavo Basalo, comerciante.

En las playas de Las Salinas aún se mantienen las montañas de arena, en Bahía Marina, La Zorra y Catia la Mar desentierran parte de los kioscos y en la avenida La Playa de Naiguatá permanecen los sedimentos que bajaron del cerro Colorado durante esos días.

Con la escasez de productos ya no saben qué hacer, pues una lata de aceite de 18 litros les cuesta 5 millones, mencionan que hacen lo posible por mantener los precios, pero que así las playas se vean llenas, los kioskos, se mantienen vacíos, pues una familia de 3 integrantes, debe contar con más de 4 millones de bolívares.

También te puede interesar: Conoce aquí cómo preparar pastel de pescado