Cada día renuncian entre 5 y 8 enfermeros en Carabobo por sueldos precarios

Publicado el 8 febrero, 2018
Publicidad:

Al menos dos mil enfermeros renunciaron a sus cargos en clínicas y hospitales en Carabobo en 2017, como consecuencia de los bajos sueldos. En la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (CHET) recibieron más de 500 renuncias, mientras que en las clínicas de Valencia fueron unas 200.

Cada día renuncian entre 5 y 8 enfermeros en Carabobo por sueldos precarios

También te puede interesar: Parlamento Europeo ampliará sanciones a Gobierno venezolano

En las oficinas del Colegio de Enfermeros de Carabobo la actividad no para. Entre cinco y ocho agremiados al día tramitan en la institución el retiro de sus papeles para ejercer la profesión en otro país en el que sí les garantizan sueldos con los que pueden vivir.

La situación fue definida como de colapso por David Torrealba, vicepresidente de la organización, al detallar que lo que ganan estos especialistas, tanto encuentros públicos como privados, es insuficiente. “No alcanza ni para un huevo al día porque ganamos nueve mil 743 bolívares diarios”.

Esos salarios están por debajo de la inflación, “y no se cumple con el artículo 91 de la Constitución que establece que todos debemos tener sueldos dignos”.

A eso se le suman las precariedades a las que deben enfrentarse. “Pasamos calamidades para poder conseguir los alimentos y debemos montarnos en camiones y poner en riesgo nuestras vidas para llegar a nuestros centros de trabajo”.

Es por ello que durante los últimos dos meses en una de las clínicas privadas más importantes de Valencia, renunciaron 200 enfermeros, mientras que en el último semestre de 2017 en la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera, fueron más de 500 los retiros.

La mayoría de los nueve mil profesionales del sector que siguen activos en las nóminas deben hacer cualquier cosa para poder sobrevivir. “Ejercemos dos o tres trabajos adicionales en actividades que nada tienen que ver con la enfermería para poder comer”, relató Carmen Álvarez, integrante de la junta directiva del Colegio de Enfermeros de Carabobo.

Todo esto ha ocasionado que pisos completos de crisis centros asistenciales en la entidad hayan cerrado. “Por falta de personal se ha tenido que tomar esa difícil decisión”.

Quienes aún quedan en las salas de emergencia y de hospitalización y cirugía en la región lo hacen por vocación pero sin cumplir con sus principios humanistas y filantrópicos. “No contamos con los insumos para dar la atención requerida en casa caso, y eso también nos afecta emocionalmente”.

Fuente: Caraota Digital