En jaque se encuentran los mercados populares

Publicado el 27 enero, 2018
Publicidad:

Después que autoridades del Gobierno ordenaran bajar el precio de la carne y el pollo, estos productos desaparecieron de las neveras en las instalaciones de varios mercados, donde los comerciantes señalan no haber recibido el producto, pues su costo es más alto que el precio fijado por las autoridades para su venta.

En jaque se encuentran los mercados populares

También te puede interesar: Cómo Certificar, Legalizar y Apostillar tus Documentos para Emigrar

Los mercados populares representan para los venezolanos una opción a la hora de realizar compras y conseguir productos que están escasos en las cadenas privadas de supermercados. Sin embargo, la actual situación económica también tiene en jaque a estos comercios.

El actual proceso hiperinflacionario que dejó al país el año pasado con una variación de precios que superó el 2.000% también afecta de manera directa a estos expendios de alimentos que ven cómo sus clientes llevan menos rubros porque el dinero no les alcanza para comprar por kilos.

En un recorrido realizado por el equipo de El Nacional Web a los principales mercados populares de Quinta Crespo, Coche y Chacao, se pudo comprobar que muchos de sus precios se asemejan a los de las cadenas privadas. Aunque en ellos se consigue “de todo”, la quincena, de 144.250 bolívares, no alcanza para cubrir más de dos productos.

En los tres mercados las carnicerías lucen llenas, tienen todos los cortes de carne y pollo. Sin embargo, los altos precios de estos rubros limitan a las personas en lo que van a comprar.

“Señor ¿Cuánto cuesta el kilo de molida? -370.000 bolívares, mi amor- ¿Qué? Mejor deme medio kilo de molleja”, decía una señora a uno de los carniceros del mercado de Quinta Crespo. La mujer tomó su bolsa y se fue a visitar otros comercios del lugar.

En todos los mercados populares el precio de la carne es parecido. Los cortes de primera como el lomito cuestan entre Bs 325.000 y Bs 370.000 el kilo (1,3 salarios mínimos), el muchacho, tanto cuadrado como redondo, se consigue el kilo en Bs 320.000 (más de un salario mínimo). La carne molida tiene un precio de Bs 290.000 (un salario mínimo).

Otro producto que es un poco más económico que la carne, pero de igual difícil acceso para quienes cobran la quincena del salario mínimo, es el pollo. Su presentación entera por kilo figuraba en las pizarras de las carnicerías en Bs 190.000 (65% del salario mínimo) y la milanesa se vendía a 350.000 bolívares (1,2 salarios mínimos).

Los huevos, uno de los productos más buscados por los compradores, oscila el cartón de 30 unidades entre Bs 325.000 (1,1 salarios mínimos) y Bs 380.000 (1,3 salario mínimo).

Los que buscan una fuente de proteínas más económica también pasan penurias para poder conseguir este importante nutriente. Los tres mercados muestran los granos en bolsas transparentes. La gente los mira y muchas veces sigue caminando sin detenerse a consultar su costo. Un kilo de lentejas oscila sobre los Bs 180.000 (62% del salario mínimo). Las caraotas y frijoles marcan Bs 160.000 (55% del salario mínimo).

“¡Dios mío! Ni granos se pueden comer ya en este país. Con estos precios”, dijo una señora en el mercado de Chacao mientras veía los precios de unas bolsas transparentes llenas cada una con un kilo de caraotas.

Los vegetales también son incomprables en estos lugares

Comprar un kilo de tomate o de cebolla en los mercados municipales tampoco es una opción para los compradores porque la diferencia entre las cadenas privadas y estos centros es de apenas Bs 10.000 o Bs 20.000.

Verduras como el pimentón tienen precios por encima de los Bs 140.000, el cilantro cuesta Bs 80.000 el kilo. Los tubérculos también tienen precios elevados. Por ejemplo, un kilo de yuca cuesta Bs 40.000 el kilo y el plátano se consigue en Bs 20.000.

“Estos precios me tienen loca. Son fatales, todo incomprable”, dijo una señora en el mercado de Chacao y que llevaba una bolsa con una mezcla de varias verduras. “Para esto alcanzó lo que traje: un tomate, una cebolla y un poquito de cebollín porque ni pensar en comprar cebolla”, agregó.

Uno de los productos que más asombra a los consumidores por su precio es la cebolla. En los lugares donde se consigue, tiene un valor que oscila entre los Bs 180.000 y los Bs 200.000. El lugar donde más económica estaba era en el mercado de Coche, donde se conseguía en Bs 70.000.

Ante el aumento de la cebolla, los consumidores optaron por comprar cebollín. Esta verdura se consigue, dependiendo del lugar, en distintos precios que van desde los Bs 12.000 hasta los Bs 60.000.

Una vendedora del mercado de Chacao explicó para El Nacional Web que muchos comercios dejaron de vender cebollas porque nadie se las llevaba y a muchos se les pudrieron. “La gente pasaba, veía el precio y las dejaban ahí. Eso es pérdida para nosotros. Preferimos vender cebollín que es más barato y sabe igual”, señaló.

Fuente: El Nacional