Saltar al contenido

Atentado terrorista en Barcelona provoca al menos 13 muertos

El Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) golpeó ayer el corazón de Barcelona y dejó al menos 13 muertos y más de 100 heridos en el atentado más grave que sufre España desde el 11-M y el primero yihadista desde entonces. A las 16.50 horas, una furgoneta se lanzó contra los centenares de personas que se encontraban en La Rambla. El autor material del atropello masivo se dio a la fuga y sigue en paradero desconocido. La policía catalana ha detenido a dos personas. Una de ellas es Driss Oukabir, que presuntamente alquiló el vehículo.

Atentado terrorista en Barcelona provoca al menos 13 muertos

También te puede interesar CNE aprobó 226 candidaturas para las elecciones regionales

El ISIS asumió a última hora del jueves la autoría del atentado a través de una de sus agencias. Los terroristas sembraron el terror y el caos, que cundieron durante toda la tarde en el centro de la ciudad. Las principales arterias de Barcelona fueron evacuadas mientras la policía buscaba a los autores del atentado. Diez minutos antes de las cinco de la tarde, una furgoneta Fiat de color blanco irrumpió en el paseo peatonal central de la turística Rambla de Barcelona, vetado al tráfico. A esa hora, estaba repleto de peatones, muchos de ellos turistas. El vehículo arrolló a más de un centenar de ciudadanos “a una velocidad importante”, explicó pasadas las 23 horas del jueves el jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero. Recorrió un tramo de unos 500 metros con una forma de operar similar a los atentados ocurridos en Berlín, Niza y Estocolmo. La inexistencia de pilonas en el paso de peatones facilitó que la furgoneta pudiera subir a la calzada central del bulevar barcelonés.

La furgoneta se detuvo, finalmente, sobre el mosaico de Joan Miró, algo antes de la altura del teatro del Liceu. El conductor abandonó el vehículo y se dio a la fuga. Los Mossos le buscan desde entonces. “No tenemos evidencias de que esa persona fuera armada por lo que nos dicen los testigos”, aclaró Trapero ante la avalancha de informaciones contradictorias que circularon a lo largo de la tarde. El ataque dejó decenas de cuerpos inertes en La Rambla y provocó escenas de pánico. “Caminábamos hacia allí cuando hemos visto cómo una furgoneta blanca empezaba a atropellar a gente. Hemos visto ciclistas saltando por los aires, gente saltando por los aires… Ha sido horrible”, explicaba en una calle adyacente Ellen Vercamm, una turista belga que fue testigo directa del atropello.

El último balance, según la Generalitat, era de 13 muertos y más de 100 heridos. Los heridos, de múltiples nacionalidades, fueron repartidos por hospitales de la ciudad. Las autoridades pidieron a la ciudadanía que se quedara en casa, pero muchos decidieron salir para intentar ayudar a los afectados o donar sangre. De hecho, los hospitales tuvieron que informar de que ya disponían de suficiente plasma para atender a los heridos. El consejero de Interior, Joaquim Forn, anoche no descartó que la cifra de heridos pueda aumentar. Tampoco la de fallecidos, puesto que muchos de ellos estaban hospitalizados graves.

La incertidumbre y el pánico se apoderaron del centro de la ciudad. Cientos de personas quedaron confinadas, hasta bien entrada la noche, en establecimientos de La Rambla. El cordón de seguridad, para facilitar la atención a las víctimas y el rastreo de los autores, fue ampliándose.

También te puede interesar ¿Está Venezuela al borde de un default?