Saltar al contenido

Una oleada de incendios en Chile deja muertos y pueblos arrasados

El fuego se extiende sin control y detenerlo está resultando una misión casi imposible para las autoridades chilenas que luchan sin descanso desde hace semanas. Los incendios son frecuentes en la zona en época estival, pero Chile nunca había vivido una situación como esta. Hay docenas de focos activos. Al menos 35 fuera de control que en algunas zonas, avanzan a una velocidad de vértigo, calcinando 1.500 hectáreas cada hora.

También te puede interesar: CIDH pide a países de la región que resguarden a inmigrantes venezolanos

Seis personas han fallecido y hay miles de afectados que lo han perdido todo. Varios países, entre ellos España han mandado ayuda en los últimos días. Ayer aterrizaba desde Estados Unidos Supertanker, el avión cisterna más grande del mundo, con capacidad para cargar 73.000 litros de agua en cada viaje, el equivalente a 15 helicópteros.

Mil casas arrasadas

Un bombero y dos carabinieros murieron en la región del Maule, en el sur, en las últimas horas, donde el fuego ha arrasado más de 248.000 hectáreas en las últimas semanas. Las llamas de uno de los incendios arrasaron durante la madrugada de este jueves con la localidad de Santa Olga, destruyendo cerca de mil casas.

Se trata del sargento primero Freddy Fernández Garcés y el cabo primero Mauricio Roca Sepúlveda, quienes se encontraban en labores de rescate en la comuna de Constitución. El bombero fue identificado como Hernán Avilés González, de 27 años.

Las primeras informaciones hablaban de la desaparición de los dos uniformados en la orilla del río Maule, coordinando el rescate de una familia del sector de Maquehua, en una zona atacada por las llamas. Por su parte, el bombero encontraba ayudando en las labores contra el fuego en el sector de Santa Olga y murió atrapado por las llamas.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, visitó el miércoles algunas de las zonas más afectadas por los incendios y no descartó que exista intencionalidad en el origen de algunos. ”Seguirán todas las investigaciones que están en curso para que se pueda identificar la causalidad y ojalá encontrar a los responsables y que respondan al castigo que merecen, si es que es así”, manifestó Bachelet en Pumanque, una de las comunas más afectadas por el fuego, en la región de O’Higgins, al sur de Santiago.

La mandataria, que además decidió extender la declaración de zona de catástrofe a toda la Región del Maule (centro), dijo a los periodistas que “la tarea fundamental es que todavía tenemos algunos focos de fuego activos y otros que si se reactivan pudieran llegar a zonas pobladas, ese es el principal esfuerzo de hoy día”. Bachelet anunció también que solicitó al Ministerio de Hacienda reunir recursos adicionales para enfrentar la ayuda post emergencia para las familias afectada, que en Pumanque llegan a más de un centenar.

En tanto, el director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Aaron Cavieres, informó que se autorizó el ingreso a Chile de un avión Boeing 747-400 Supertanker para que realice pruebas en el combate de incendios forestales.

El avión más grande del mundo para el combate de incendios forestales fue ofrecido de manera gratuita por la chilena Lucy Ana Avilés, residente en Colorado, Estados Unidos y puede lanzar hasta 73.000 litros de agua por descarga.

Según un informe emitido hoy por la Conaf, se registran 89 incendios forestales a nivel nacional, de los que 36 se encuentran en fase de combate, otros 50 están bajo control y tres han sido extinguidos, con una superficie afectada de 155.030,03 hectáreas.

En la actual temporada, contabilizada desde el 1 de julio de 2016, el fuego ha consumido un total de 248.627,83 hectáreas, un 2.373 por ciento más que el año anterior, que en igual período sumaba sólo 10.053,92 hectáreas arrasadas. En términos interanuales, los incendios suman esta temporada 2.852, un 14 por ciento más que los 2.510 incendios anotados en igual período de la temporada 2015-2016.

También te puede interesar: Oposición revisa propuesta de los mediadores para reactivar el diálogo