Saltar al contenido

Cómo ahorrar en el extranjero con la técnica 50-20-30

Una vez que decidas irte a conocer el mundo y te propongas establecerte en algún sitio específico, debes tener en cuenta algunas consideraciones económicas para mantenerte en tu nuevo hogar, sobre todo porque tus ganancias serán distintas y probablemente no las tendrás con la misma frecuencia que aquí. En este artículo, te enseñaremos la regla de los 50-20-30 para controlar tus entradas de dinero sin verte afectada/o.

Cómo ahorrar en el extranjero con la técnica 50-20-30

También te puede interesar: Cómo viajar en avión por primera vez (Guía para principiantes)

Forbes, ha nombrado este técnica la regla 50-20-30 y definida como la más eficaz de los “presupuestos minimalistas”. El control de nuestra economía siempre ha sido uno de los problemas más contradictorios de la vida adulta. Es por ello, que si decides emigrar del país a nuevos horizontes, tengas esta información para completar tu vida en el extranjero y facilitar tu estancia donde sea que te encuentres. Esta técnica consiste en hacer lo siguiente:

  • El 50% está destinado a los “Esenciales”. En este apartado se encuentra todo que tiene fecha de vencimiento mensual, tal es el caso de los pagos de condominio o alquiler, servicios, alimentos, tarjetas de crédito, colegios de los niños y hasta la mensualidad de las clases de yoga. En resumen, estos representan los gastos más fuertes y, generalmente, invariables en cuento a tiempo, no costos.
  • El 20% para la cuenta de Ahorros. Después de ocuparte de las obligaciones, es tiempo de calcular lo que puedes depositar para que gane algo de intereses. Piénsalo como una estrategia de negocios personal, así podrás tener un fondo para costear algún tipo de seguro, liquidar deuda que tengas pendiente o simplemente para ser más rentable. Esto en caso de tener una cuenta donde estés residiendo, de no ser así puedes utilizar otros métodos de ahorro para guardar tu dinero en un lugar seguro.
  • El 30% es de uso Personal. Finalmente, la regla 50-20-30 contempla un apartado de no mayor al 30% de tus ingresos para esos “gustos” que quieras darte. Por ejemplo, alguna escapada romántica o comprarte ese nuevo par de zapatos que viste la semana pasada. Ahora bien, esta cantidad queda a tu discreción, ya que depende, básicamente, de lo que estés dispuesta a sacrificar para conseguirlo.

Es muy sencilla de aplicar, por lo que no tendrás ningún problema en organizarte de acuerdo a tus entradas, además de ajustarse perfectamente a tus necesidades basándose en el realismo y la comodidad.

También te puede interesar: Conoce las dietas más absurdas y peligrosas

Entradas relacionadas

Comenta en Notilogía!