Saltar al contenido

El trasfondo de cursos de inglés en línea: ¿la estafa de la década?

En la actualidad la preparación académica es una de las dedicaciones e inversiones más importantes que tienen los ciudadanos en un país como Venezuela. Prepararse y formarse para emigrar a otros países es el plan de muchos, para esto uno de los objetivos más perseguidos es aprender otro idioma. Las opciones para aprender otra lengua son variadas, una de las más populares hoy día es el modo «on line» o por Internet. Pero, prohibido ilusionarse.

curso_ingles_online-notilogia

También te puede interesar: Venezuela baja cinco puestos de ranking en desarrollo de telecomunicaciones

El 15 de septiembre de 2014, la ciudadana Luz Marina Franco formalizó una inscripción para aprender inglés en la famosa academia de idiomas on line llamada Open English, lo que no esperaba Franco era que pagaría clases que no vería.

Según relató la afectada, su primer error fue domiciliar el pago del curso con duración de un año (12 meses) a una tarjeta de crédito. Por razones laborales, Franco debía viajar constantemente, por lo que ingresó al curso tres meses después de la inscripción, pues el operador le aseguró que se activarían las clases al conectarse en la plataforma y que si existían motivos de vacaciones o inconvenientes podría «congelar» el curso, opción que a la usuaria le pareció perfecta.

Sin embargo, al paso de tres meses cuando quiso ingresar no pudo tener acceso, pues la clave que se le dio en el momento de inscripción había expirado por causa de «tiempo transcurrido«, Luz Franco se puso en contacto con el servicio de atención al cliente de la empresa, pero para su «sorpresa» ya sólo le quedaban nueve meses de curso, a pesar de no haber podido ingresar nunca. Por más que reclamó no le dieron solución ni le fue reembolsado el monto por los tres meses que jamás disfrutó del curso.

ingles_en_linea-notilogia

Desde entonces la «desafortunada» usuaria se dedicó a aprovechar cada tiempo para ingresar a sus clases de inglés on line, pero le esperaba otra sorpresa: la plataforma no es estable como dicen. «Las clases privadas no funcionan como dice el comercial, los profesores no son tan atentos, las clases no son individuales y la señal no es tan buena«.

Cuando sólo le quedaban cuatro meses de contrato, llamó para cancelar el curso y le informaron que como castigo (por querer retirarse) debía pagar dos mese adicionales, por lo que decidió esperar el término de los meses que restaban al contrato.

Al llegar la fecha del 15 de septiembre de 2015, se supone que terminaría el desdichado contrato, pero el 15 de marzo de 2016, Franco se percató que la academia continuaba cobrando las mensualidades del curso. Envío mensajes por Twitter a @openenglishhelp, expresando su reclamo y le informaron que que «el contrato es de renovación automática«. He allí la trampa.

Supuestamente, la empresa en cuestión envía las cláusulas del contrato al efectuarse la inscripción, no obstante la afectada alegó que no recibió el contrato al momento, si no 18 meses despúes y porque formalizó un reclamo. No manejan reembolso ni protección ante aumentos de precios durante la vigencia del contrato.

Además, ellos pueden cambiar los términos y condiciones sin notificación previa y los mismos entran en vigencia inmediata. Convenientemente, tienen una cláusula que dice que ellos archivan los datos de la tarjeta de crédito para poder realizar cualquier cargo que sea necesario. El suscriptor debe llamar para pedir que los borren. La pregunta es: ¿quién garantiza que realmente los borran?

Luz Marina Franco concluyó su queja diciendo: «Como ven no se gana con esta gente. Al final, compré un curso de 12 meses, usé 2 meses y pagué 18. Así cualquier empresa gana dinero. Espero que esta información ayude a otros a no caer en esta estafa y no pierdan su dinero«, advirtió.

También te puede interesar: Empresa china estafa a Pdvsa con pagos de comisiones

Entradas relacionadas