Saltar al contenido

El carro cero kilómetros más barato en Venezuela cuesta 14 mil dólares

Comprar un automóvil es una tarea poco menos que imposible en Venezuela, un país donde un vehículo tiene un alto costo, por lo que son muy pocos los que tienen este «privilegio», esto debido a la baja producción y falta de acceso a divisas, lo que ha hecho que para miles de venezolanos el sueño de comprar un carro se convierta en una pesadilla.

concesionario

También te puede interesar: Cómo vender un carro en Venezuela

Liliana Pineda tenía la ilusión de estrenar carro este año. Pensó que con el dinero que obtuviera por la venta de su auto usado, más sus ahorros, podría comprarlo. Entusiasmada, se fue a averiguar precios a un concesionario Ford. Al llegar, observó que había tres modelos y preguntó el costo del más económico. “Me informaron que el Fiesta Titanium cuesta 14.437 dólares, pero que además debo cancelar 10,5 millones de bolívares, cifra que para mí es impagable en este momento”, dijo.

Cuando consultó por qué debía cancelar en divisas y en moneda nacional, el vendedor le explicó que utilizaban la moneda extranjera para importar las piezas para el ensamblaje, debido a que el gobierno no les estaba liquidando dólares, y que con los bolívares se pagarían los gastos administrativos y los impuestos por la venta. Indignada, se levantó de la silla y salió de la tienda. “Este precio es insólito”, señaló.

La comercialización de automóviles en dólares data del año 2015, luego de que Ford Motors de Venezuela y el gobierno firmaron un acuerdo en el que se le autorizaba a comercializar y facturar automóviles en dólares. “Se venderán vehículos en dólares para aliviar la escasez de billetes verdes que ha recortado las importaciones de piezas y paralizado la planta”, dijo en aquel entonces Gilberto Troya, presidente del sindicato de la ensambladora.

Concesionario vació La oferta de vehículos es poca. Al visitar varios concesionarios se evidenció que mostraban entre 3 y 4 modelos, y no en todos había cero kilómetros. Solo Ford vendía exclusivamente autos nuevos. En los demás –Hyundai, Kia y Toyota– los comercializaban usados y nuevos.

Una de las vendedoras en Hyundai explicó que los vehículos que comercializan son de particulares, que los llevan al concesionario para que se vendan allí. “Todo lo que vendemos es a consignación. Este año nos han llegado seis Corolla de segunda mano y siete nuevos. Los trae gente particular que los compran afuera para venderlos aquí”, expresó.

Además del Ford Fiesta Titanium, en el concesionario al que acudió Pineda ofrecían la camioneta Ecosport cero kilómetros en 19.960 dólares más 5.700.000 bolívares. En Kia vendían un Corolla 2015 nuevo en 28.500 dólares y una camioneta Santa Fe, cero kilómetros, en 75.000 dólares.

Los precios de los carros usados tampoco se acercan al bolsillo de la mayoría de los venezolanos. Un Optra 2011 tiene un precio de 6.500.000 bolívares; un Getz 2011, 18.500.000 bolívares; un Corolla 2015, con todos los aditamentos, está en 35.000 dólares y una camioneta Santa Fe 2015 se encuentra en 70.000 dólares.

Fuente: El Nacional

Entradas relacionadas