Saltar al contenido

31 de mayo: Natalicio de Tulio Febres Cordero (1860)

Tulio Antonio Febres-Cordero Troconis fue un escritor, historiador, profesor universitario y periodista. Realizó un aporte fundamental a la cultura intelectual venezolana, mediante el estudio de la historia de Mérida, de los Andes y de sus áreas de influencia, es decir, el territorio que desde principios del siglo XVII formará el corregimiento de Mérida.

Tulio Febres Cordero

También te puede interesar: 31 de mayo: Fallecimiento de Pedro Elías Gutiérrez (1954)

Febres Cordero nació en Mérida el 31 de mayo de 1860. Hijo de Foción Febres Cordero y de Georgina Troconis y Andrade.

Sus primeras enseñanzas las recibe de sus padres y de sus tíos Favio Febres Cordero e Indalecia Almarza, pasando luego a la Escuela de Varones de Mérida.

En 1871 ingresa a la Universidad de Los Andes para seguir los cursos de Latinidad y Filosofía, graduándose de bachiller 7 años después. Durante esta etapa aprende varios oficios que luego le serán de gran utilidad en el futuro: zapatería, relojería, tipografía, encuadernación, caligrafía, dibujo y pintura.

En la Universidad inicia estudios de derecho, carrera que culmina en 1882, doctorándose 18 años después. Luego de esto comienza su labor como tipógrafo y periodista.

Fundó, dirigió, redactó y simplemente colaboró en varios periódicos y revistas: Páginas Sueltas (1882-1883) y El Comercio (1884), ambos junto con José Antonio Parra Picón, El Lápiz (1885-1897), El Centavo (1900), El Billete (1902), el Mosaico (1921-1923), este último con su hijo José Rafael Febres Cordero.

En cuanto a su obra en general, se puede decir que la misma fue polifacética por abarcar aspectos propios de la historia, la literatura, la antropología, el derecho, la educación y otras ramas del saber. Por lo tanto, no es raro que su escritura se exprese en distintos géneros: crónica, ensayo, cuento, novela y poesía. Asimismo, su heterogénea producción intelectual se caracteriza por abordar conjuntamente los hechos de la historia formal (conquista, fundaciones, revoluciones, guerras, entre otros) con los de la historia cotidiana (costumbres, creencias, modos de vida, entre otros).

Tuvo mucho interés por dar a conocer en un lenguaje sencillo las tradiciones, mitos y leyendas fue notable, expresiones que si bien no forman parte de la historia académica, sin embargo, ayudan a entender la psicología de los pueblos, en especial la de la región andina.

También te puede interesar: 31 de mayo: Día Mundial de No Fumar

Entradas relacionadas