Saltar al contenido

Viernes libres sepultan la productividad del país

Siguiendo órdenes del presidente, Nicolás Maduro, algunos empleados de la administración pública han dejado de trabajar los días viernes para disminuir el consumo eléctrico del país, aunque muchos trabajadores que se quedan en casa están aumentando el uso de la energía eléctrica. Por lo tanto, la alternativa aplicada por el mandatario nacional no es del todo acertada; se resta productividad en el oficio de los funcionarios públicos, mientras estos consumen más energía en sus casas, situación que no beneficia el desarrollo el país.

Viernes_libres_sepultan_la_productividad_del_país

También te puede interesar: Racionamientos de luz podrían durar hasta 12 horas como mínino

Pocos empleados de la administración pública usan su tiempo libre para hacer filas y buscar escasos bienes en el mercado, otros encienden los electrodomésticos de sus hogares que ya demandan una buena parte de la energía. Otra decisión del Gobierno que empuja a Venezuela hacia la ruina. El país no está precisamente para descansar y derrochar eléctricidad.

Varios han tomado la medida de racionamiento como ocio, pues no les queda de otra. “El viernes pasado me lo dieron libre y lo que hice fue ver televisión con “full” aire acondicionado”, mencionó Ángel Arangúren, ingeniero que reside en Punto Fijo, estado Falcón, donde el servicio eléctrico también se interrumpe casi a diario.

No sé cómo eso va a ayudar al sistema eléctrico del país. Es una medida estúpida, más bien deberían ponerse a desarrollar proyectos energéticos“, reprochó.

A pesar de los fines de semana largos, el Gobierno anunció que a partir de la próxima semana tendrá que aplicar un esquema de cortes eléctricos poco populares en todo el país, por cuatro horas diarias durante 40 días. Aun así, el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta, expresó que medidas estatales como la semana laboral de cuatro días para los empleados públicos, han ayudado a compensar la irresponsabilidad en el consumo del sector privado.

<

Nohely Martínez, asistente administrativo, pasó el viernes pasado en la casa de su madre porque en su residencia no había electricidad. “No hago nada esos días libres porque no tengo dinero y tampoco cae mi número de cédula para las colas y comprar los escasos bienes disponibles“, agregó. Como esta ciudadana, varios empleados que cumplen con la medida de “ahorro energético“, no les resulta productivo o beneficioso un viernes libre. saque usted sus propias conclusiones.

También te puede interesar: Cortes eléctricos paralizarán 80% del país según sindicalistas de Corpoelec