Saltar al contenido

The Panama Papers: Cuba controla sistema de pasaportes en Venezuela

The Panama Papers (Los papeles de Panamá en español) tras revelar información que con el pasar de los días continúa comprometiendo nombres, tanto de personas como de países, confirma en esta ocasión la denuncia de ingerencia cubana en el país, que fue hecha por ex funcionarios del oficialismo y oposición venezolana en el pasado, pero como es de costumbre cuando los involucrados tienen que ver de manera estrecha al gobierno “revolucionario y socialista“, la intensidad de la investigación es casi nula y todo queda como un “rumor”.

Maduro y Raúl Castro

También te puede interesar: Estos son los funcionarios latinos involucrados en Panama Papers

Los Papeles de Panamá han terminado por salpicar a Cuba. La filtración de documentos confirma algo que había sido denunciado por exfuncionarios chavistas y opositores de Venezuela. El Gobierno de la Isla mantiene un estricto control sobre el sistema de personalización de pasaportes y cédulas electrónicas del país sudamericano.

El Ejecutivo de La Habana maniobró legalmente para hacerse con el acceso al software que contiene los datos para la emisión y actualización de estos documentos, a través de Albet Ingeniería y Sistemas, según se precisa en un contrato que ha salido a la luz con los Papeles de Panamá.

Pasaporte VenezuelaEn el documento filtrado se aclara que la “totalidad de las licencias de uso de las aplicaciones informáticas” que se describen como “especificaciones relativas al software, al hardware y a las licencias” serían transferidas a la parte cubana involucrada en el contrato, en este caso el Banco Financiero Internacional S.A (BFI)de la República de Cuba, denominado como “Banco de Albet” en el texto.

En 2011, el diario El Nacional había alertado sobre el acceso de los servicios de inteligencia cubanos al sistema de elaboración de las nuevas cédulas electrónicas “gracias a un convenio secreto que excluyó del proceso la participación de técnicos venezolanos”, según un ex asesor del Ministerio de Interior y Justicia.

<

El artículo revelaba que la parte cubana tenía la posibilidad de “incluir o borrar información de las bases de datos y hasta expedir documentos de identidad venezolanos a ciudadanos de otros países“. Anthony Daquin, quien hasta 2009 fue asesor del ministerio venezolano en materia de documentos electrónicos, denunció en ese momento que “los cubanos manejan el software y marcan las directrices de seguridad, cómo se abre la caja criptográfica (mecanismo de cifrado de la información en el chip electrónico), cuántas veces, cuándo se destruye el chip“.

Esta gente tiene la capacidad de hacer un pasaporte venezolano en Cuba y a la vez sembrar esos datos en el sistema“, advertía Daquin y los Papeles de Panamá le están dando la razón. El Gobierno cubano, a través de “Albet“, adquirió “un derecho de uso perpetuo, no exclusivo e intransferible a través del software entregado junto con el sistema“, se revela.

Sede Mossack Fonseca PanamáLos documentos del bufete panameño Mossack Fonseca desvelan otros detalles del entramado de los pasaportes venezolanos, que cuentan con una tecnología de fabricación alemana oculta a través de varias empresas propiedad del banquero peruano Francisco Pardo.

La tecnología de láminas de policarbonato de los documentos de identidad venezolanos se fabricó hace aproximadamente 10 años en la empresa alemana Bundesdrukerei, que temía hacer negocios con Cuba o Venezuela directamente por una cuestión de reputación. La compañía se valió de un entramado que tiene como máximo beneficiario a Pardo Mesones reconocido por su fuerte defensa de la propiedad privada pero que obtuvo grandes sumas de dinero como propietario de Billingsley Global Corp y otras empresas offshore, que servían como vehículo para que La Habana revendiera a Caracas la tecnología de los pasaportes bolivarianos.

Jasse ChacónEn 2005, el ministro de Interior y Justicia venezolano, Jesse Chacón, se ocupó de localizar las empresas que fabricasen los pasaportes y cédulas electrónicas. Tras quedar descartados EE UU y China, Pardo Mesones preparó en Caracas una triangulación de transferencias y contratos a través de paraísos fiscales para lograr ocultar la procedencia real de la tecnología.

Tras varios encuentros en Venezuela, Perú y Panamá, el equipo de Mossack Fonseca diseñó el entramado que, de entrada, supuso para Pardo Mesones a través de su empresa al menos 64 millones de euros: 40 millones para Alemania y otros 24 para su bolsillo.

Fuente: 14yMedio