Saltar al contenido

¿Qué van a saber los militares sobre el negocio petrolero?

Hay historiadores que han afirmado que el único período histórico en el que país logró un progreso sustancial en todas sus áreas fue el que se inició en 1958, tras la salida de Pérez Jiménez del poder y concluyó con el arribo, en 1998, de Hugo Chávez a Miraflores. Los integrantes de la Fuerza Armada Nacional debería reflexionar sobre el papel que vienen desempeñando en un gobierno tan malo como el de NIcolás Maduro, pues el desprestigio está siendo reflejado en los sondeos de opinión.

Industria minera en manos militares- notilogia

También te puede interesar: OEA debatirá la próxima semana aplicación de Carta Democrática a Venezuela

La República civil. Recordemos que desde que Venezuela logró su independencia hasta la referida fecha, la abrumadora mayoría de los gobiernos que tuvo fue encabezada por militares, graduados o no en la Academia Militar. Creemos que los 17 años de gobierno chavista son la prueba irrefutable de que la referida tesis es absolutamente cierta.

El gobierno de Hugo Chávez no es producto de un golpe de Estado, pero sí es un gobierno donde el componente militar ha tenido un protagonismo indudable. Pablo Medina dijo desde un principio que la alianza en torno al líder de Sabaneta no era cívico-militar, sino militar-cívico, y Medina conoce el monstruo por dentro. Hubo otros dirigentes civiles del chavismo que pudieron comprobar en carne propia quiénes eran realmente los que mandaban en ese movimiento.

El pasado diciembre, Nicolás Maduro sorprendió a muchos cuando ordenó el regreso de los militares que laboraban en la administración pública a los cuarteles. Sin embargo la orden no se cumplió. A los pocos días el jefe del Estado reestructuró su gabinete y mantuvo una importante presencia de integrantes de la FAN en el mismo. Recientemente hizo algo inédito: creó una empresa petrolera y minera de los militares. Todo ello demuestra que es un muy particular comandante en jefe de la FAN, que ordena y no le cumplen y luego se desdice.

También la presencia de efectivos castrenses comprueba que quienes encabezan la institución armada siguen creyendo que su presencia en áreas de la vida del país distintas a la militar es necesaria. No se han convencido de que lo más conveniente para ellos es hacer caso al refrán que reza “zapatero a sus zapatos”.

<

¿Qué saben los militares del negocio petrolero? Seguramente lo mismo que del manejo de las empresas de Guayana, cuyo balance no puede ser peor. No toda la culpa puede atribuirse a los integrantes de la FAN, pero sí una buena parte de ella.

El paso de alguno de sus miembros por Cadivi está plagado de dudas. Fue el momento cuando, según Jorge Giordani, se birlaron 20 mil millones de dólares a través de empresas de maletín. Hasta la fecha no hay investigación sobre el tema y quien encabezaba dicho organismo fue ascendido a general. De la gestión de los gobernadores chavistas provenientes de la FAN tampoco hay nada que destacar. Y es evidente la diferencia que hay entre el actual presidente de la Asamblea Nacional y su inmediato predecesor.

Si su participación en áreas distintas a las que por su naturaleza les compete es cuestionable, tampoco es para resaltar su gestión en materia fronteriza, por ejemplo. El contrabando de gasolina es un tema del que tienen mucho que decir, así como del tráfico de drogas por Venezuela, pues si es cierta la tesis oficial de que somos “un país de paso”, los estupefacientes cruzan dos veces la frontera y al parecer, muchas de las veces con éxito.

No conocemos el mundo militar, pero suponemos que habrá integrantes de la FAN preocupados por la imagen de la institución; que deben estar evaluando las consecuencias de su paso por los distintos niveles de la administración pública; que deben pensar seriamente sobre los efectos que ya tiene ser vistos como parte fundamental de un gobierno tan malo como el de Nicolás Maduro.

Hay ya encuestas que reflejan la pérdida de credibilidad que tiene la institución armada entre una buena parte de los venezolanos. Este dato, debería ser por sí solo un motivo de reflexión.

Fuente: Tal Cual