Saltar al contenido

¿Por qué tienes que hacer largas colas para comprar productos básicos?

Con soporte de información del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice) de Venezuela, te presentamos una clara explicación del porqué en la actualidad debemos hacer largas colas para poder adquirir los productos que pertenecen a la cesta básica alimentaria. Además, muchos de ellos hacen parte de la dieta balanceada por sus beneficios, como es el caso de la leche.

Largas colas en Mercal

También te puede interesar: Escasez de agua y productos de higiene aumenta casos de enfermedades

En el año 2014, mediante el Decreto N° 600 publicado en la Gaceta Oficial 40.340 del 24 de enero de ese año entró en vigencia la Ley Orgánica de Precios Justos, que derogó en su totalidad las antiguas Ley de Costos y Precios Justos (2011) y la Ley para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (2010).

Se creó la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio Económicos (SUNDDE), como un órgano desconcentrado con capacidad de gestión presupuestaria, administrativa y financiera, adscrita a la Vicepresidencia Económica de Gobierno, reemplazando al Indepabis y la Sundecop.

Es la SUNDDE, el organismo que en la actualidad determina el precio del bien o servicio, también modifica en caso necesario. Además estipula los márgenes de ganancia, monto que no puede exceder del treinta por ciento (30%) sobre el precio de costo de producción.

Gaceta OficialEn la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.202 de 8 de noviembre de 2015 se publicó, mediante Decreto-Ley, la Ley Orgánica de Precios Justos (LOPJ), que en realidad, incorpora sólo algunas modificaciones a la Ley de 2014, que ha quedado derogada.

<

En la Providencia N° 070 de la SUNDDE, se estipuló la existencia de dos tipos de controles de precios para bienes y servicios, regulados y los no regulados. Básicamente el precio de venta de los regulados los determina el Estado de manera unilateral, considerado “precios justos“. Mientras que para los no regulados, la nueva Ley contempla el “precio máximo de venta”, no es un precio impuesto, pero si se le estima un máximo para la venta.

Hasta ahora todo se lee y no se encuentra nada malo. En otros países existe esta regulación de los margenes de ganancias, que son necesarios para mantener un equilibrio y evitar la inflación o el abuso por parte de las industrias, en cuanto a ganar más de lo que deben y que sea el consumidor final quien vea afectado su bolsillo.

bicentenarioescasezEl punto de quiebre se genera cuando el Estado se encarga de no reconocer los margenes de dinero que son necesarios para los costos de producción, que se reflejan en el precio de venta al público del bien o servicio (incluyendo el 30% de utilidad), negándole la posibilidad al empresario de poder recuperar lo invertido aunado a la ganancia necesaria para el funcionamiento óptimo de la empresa. En otras palabras, el desequilibrio está cuando se determina un precio de venta que está por debajo del que debería tener, produciendo pérdida, en vez de utilidad.

Esto produce escasez, no sólo de los productos de alimentación, sino de todos los productos y servicios en general, por la dificultad de continuar con la producción y por el desespero de la población en comprar todo “barato”, se produce de igual forma el acaparamiento. Cedice en una publicación hizo mención a esto con una imagen que de manera práctica te mostrará la razón por la que no consigues leche, pero si consigues yogurt en los anaqueles. “Las Leyes que imponen cada vez más restricciones y controles al sector productivo y a los ciudadanos, son el verdadero responsable de la escasez, las colas y las penurias que estamos pasando los venezolanos“, indica el Centro de Investigación.

Ley de precios justos Cedice

Finalmente, en una publicación en su cuenta oficial de Twitter, Cedice compartió una imagen que hace alusión a las razones de la escasez y crisis económica que sufre el venezolano en la actualidad.

También te puede interesar: En Venezuela niños dejan pupitres por puestos en colas