Saltar al contenido

Las repercusiones de paralizar Venezuela los viernes

Nicolás Maduro dio a conocer en días pasados que decreta como día no laborable los viernes, anuncio que conmocionó a los distintos sectores del país, dado que con una situación tan crítica no se puede paralizar la nación por capricho del primer mandatario. El racionamiento eléctrico es el protagonista de esta historia, dado que a la grave sequía y poco mantenimiento de los amblases han colocado al Guri en situación extrema al punto de generar un apagón nacional.

Guri_1

También te puede interesar: Capriles: “Los venezolanos no tienen miedo de firmar para el revocatorio”

El anuncio dado por Maduro es uno de los tantos planes que se han ejecutado para el ahorro en el consumo eléctrico que deben cumplir las familias y empresas por un periodo de 60 días. “Mañana (este jueves) debe salir en la gaceta oficial el decreto especial estableciendo todos los días viernes como día no laborable a partir del viernes de esta misma semana”, expresó el mandatario.

Las malas decisiones tomadas por parte del Ejecutivo empeoran la grave situación de la nación, sin embargo Maduro señala que dichos anuncios no van afectar la productividad.

Lo único que queda dudoso es que no aclaró (Nicolás Maduro) si el racionamiento es solo para el sector público o si las empresas privadas también la deben acatar, aunado a ésto el Gobierno ya había ordenado alargar en el mes de marzo el asueto de Semana Santa como medida de ahorro y días antes recortó el horario de atención a los centros comerciales.

Nivel crítico

El embalse del Guri baja estrepitosamente día a día al punto que si llega a 240 metros se tendría que reducir su generación. Además las empresas y grandes cadenas hoteleras deben utilizar plantas eléctricas para poder producir durante algunas horas del día.

<

Por otro lado, el Ejecutivo dio a conocer que por ahora no se va aumentar las tarifas eléctricas.

La realidad

Expertos en la materia, aseguran que las medidas tomadas en estos últimos días son improvisadas y no se establece un criterio técnico ni mucho menos se reúnen con los afectados para llegar un acuerdo.

Los venezolanos indican que salir a un centro comercial ya no es una experiencia tan agradable pues muchos almacenes y tiendas realizan ahorros voluntarios y restringen el uso de luz por lo que no pocas veces se siente cierta tristeza.

La queja general es que el Gobierno no ofrece información seria y creíble de la crisis energética y se teme que a la ya difícil situación económica, paralizar el país los viernes le agregue leña a la hoguera.

En otro orden de ideas pero no menos alentador, varios técnicos han señalado que El Guri baja quince a veinte centímetros al día y la situación puede empeorar.

En el interior del país, la situación no es más favorable los racionamientos van de dos a cuatro horas y sin previo aviso, causando molestia en los venezolanos.

También te puede interesar: Maduro busca recortar el mandato a los diputados de la AN