Saltar al contenido

Empleados protestan contra cierre de Abastos Bicentenario

Varios empleados protestaron en Plaza Caracas contra el cierre de Abastos Bicentenario. Claramente, seguidores del chavismo, con las franelas que los identifican como empleados de los supermercados, tenían pancartas para exigir que les aclaren su situación laboral.

Empleados_protestan _contra_cierre _de _Abastos_Bicentenario

También te puede interesar: Empleados de Abastos Bicentenario exigen hablar con Maduro

Ya basta de tanto abuso por parte de la Inspectoría del Trabajo“, “Siete meses de contrato vencido“, “No somos guarimberos, somos trabajadores que exigimos nuestros derechos“, “Francisco Santos viola el contrato colectivo, exigimos nuestros derechos“, “No al cierre de los Abastos Bicentenario, somos un legado de Chávez“, “Inmet no cumplió con el contrato, acosa a los trabajadores“, eran algunas de las consignas que se leían en las pancartas que tenían los manifestantes, venidos de Zulia, Aragua, Portuguesa, Valles del Tuy y Caracas, quienes con las manos en alto exigían la atención del presidente Nicolás Maduro.

Las organizaciones sindicales que agrupan a los empleados de la empresa estatal acordaron una protesta en Plaza Caracas. Luego se dirigieron al ministro del Trabajo para exigir que sean escuchadas sus peticiones. “Queremos que se nos aclare lo que va a pasar con los empleados”.

Entre la incertidumbre, se mencionó que “no sabemos si nos convertirán en empresas mixtas, si van a vender o si se establecerán acuerdos con redes privadas de alimentación“, indicó Jorge Lastra, vicepresidente de la Federación de Sindicatos de la Red de Abastos Bicentenario. “Hay tiendas que están cerradas, como la de Parque Central; a algunos trabajadores les han retenido sus salarios; a otros les ofrecieron una cajita feliz para que abandonen la empresa“.

El pasado jueves no marcharon a Miraflores. Son 6.000 los empleados afectados. El primer mandatario anunció el 17 de febrero que convertiría los abastos en centros de distribución de Mercal, Pdval y las cadenas públicas de alimentación.

<

Fuente: El Nacional