Saltar al contenido

El Plan Cóndor solamente busca disipar la atención de la corrupción latina

La izquierda sudamericana, presento su total apoyo a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, la cual está siendo juzgada por corrupción, ante el sistema judicial brasilero. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó que su juicio es un “Plan Cóndor” aplicado por el gobierno de los Estados Unidos, el cual busca “deshabilitar” a la izquierda de toda latinoamérica.

rafael_correa

También te puede interesar: Por corrupción: Cámara de Diputados aprueba juicio político contra Rousseff

Los simpatizantes del socialismo, están acusando al juicio por corrupción de Rousseff, como una medida para desestabilizar los gobiernos de todos los “amigos de Chávez“. La verdadera realidad es que simplemente es otra campaña mediática creada por el los presidentes socialistas de América del Sur, para distraer de la verdadera realidad a los ciudadanos.

La realidad es que la mayoría de estos gobiernos se han visto envueltos en casos muy polémicos, ya que han sido acusados de corrupción, escasez, inseguridad e inflación sin control alguno. Además de esto catalogan al “Plan Cóndor” como una acción que busca tomar el control de todos los países en los cuales EEUU tiene interés alguno.

Muchos de los gobernantes de América Latina, son parte del “socialismo del siglo XXI“, el cual es repudiado a nivel mundial por tener altos índices de inseguridad, mentiras, malversación de fondos públicos y negocios por debajo de la mesa. De por sí, en el polémico caso de Panama Papers se ven involucrados funcionarios y exfuncionarios del “socialismo actual“.

Plan Condor

presidentes_latinos

<

La operación o plan Cóndor, es una medida que se tomó para coordinar las acciones y mutuo apoyo entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales del Cono del Sur de América. (Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador y Venezuela).

Este plan tuvo como objetivo principal el seguimiento, vigilancia, detención, interrogatorios, traslados entre países y desaparición de personas, las cuales eran consideradas por los regímenes como “subversivos del orden” y contrarios al pensamiento político del estado.

Al final simplemente es una campaña creada por los gobiernos simpatizantes del expresidente de Venezuela Hugo Chávez, para atribuirle la atención a Norte América, ya que cuando se ven sin salida alguna, para escapar de su mala gestión y casos de corrupción, lo aplican y se dispersa la atención del latinoamericano.

También te puede interesar: El gobierno de Lula es vinculado con corrupción en caso de Petrobras