Saltar al contenido

Chávez y Lula: un dúo corrupto

Una trayectoria que involucra a dos ex mandatarios y otros casos de acciones ilícitas. Varios escándalos financiamientos con fines corruptos tomando como base las instituciones públicas brasileñas y venezolanas. La campaña “Chávez Corazón del Pueblo” y la construcción de las últimas líneas del metro caraqueño, encierran serios vínculos monetarios de dudosa procedencia con el gobierno de Luiz Ignácio Lula da Sliva.

Chávez_y_Lula_un_dúo_corrupto

También te puede interesar: Por culpa de una expropiación de Chávez ahora debemos compensar a Canadá

Cuatro de marzo de 2016, el legendario líder, convertido en expresidente, es de nuevo montado en una patrulla policial. Esta vez el señalamiento de las instituciones de justicia brasileñas es muy distinto. Tuvo que responder durante tres horas a preguntas sobre su relación con la trama de lavado de dinero y corrupción del “caso Petrobras”.

Lula está distante de ser aquel muchacho humilde, hijo de campesinos analfabetos, que se jugó el pellejo frente a los gobiernos totalitarios de la década de los 80 de Brasil. Tras haber ocupado la Presidencia entre 2003 y 2010 y salir de la Primera Magistratura con 80% de aceptación, se le ve muy activo no sólo en diversos países realizando foros sobre política e igualdad social sino también como líder de su partido: Partido de los Trabajadores (PT). Hoy con 70 años de edad enfrenta a la justicia.

El escándalo del “mensalao” o de la “mensualidad”, así se conoció una increíble red de corrupción que fue revelada en 2005 y que permitió que el Partido de los Trabajadores pagara mensualidades a parlamentarios de otros partidos para asegurarse la mayoría en el Congreso.

Según las autoridades brasileñas el caso de corrupción pudo llegar hasta los 48 millones de dólares y por el mismo dos de los tres líderes fundadores del PT fueron sentenciados por la justicia.

<

La brisa del ventilador encendido en Brasilia ha llegado a varios países del continente. En Caracas se sienten ráfagas huracanadas, aunque las instituciones venezolanas las disimulen.

Chávez corazón del pueblo”, fue el lema de la campaña para la reelección de Hugo Chávez, plasmada en una pegajosa canción. La idea era generar una empatía directa con el pueblo y provenía de un publicista brasileño, Joao Santana, quien junto a su esposa, la también publicista Mónica Moura, fueron detenidos en febrero pasado señalados por lavado de dinero. La señora de Santana confesó con exhaustividad a la Fiscalía la forma irregular como recibió el dinero por la asesoría en markerting político. Los abogados de Moura entregaron una copia de su declaración a periodistas.

dasilva_chavezMoura afirmó (según la reseña de Efe) que la campaña de Hugo Chávez en 2011 costó 35 millones de dólares y se pagó en su mayoría con fondos “no contabilizados de forma legal procedentes de “varios donadores”. Dijo haber sido “orientada” a buscar a un ejecutivo de Odebrecht, Fernando Migliaccio, para pedir que la empresa aportara fondos a la financiación ilegal de esa campaña. Los pagos de Odebrecht habrían sido realizados en empresas fantasmas en paraísos fiscales y habrían ascendido a entre tres y cuatro millones de reales de 750.000 a un millón de dólares.

Para el 19 de febrero el portal brasileño Época publica documentos emanados por el Núcleo de Combate a la Corrupción en Brasilia, del Ministerio Público Federal (MPF) brasileño, en el cual se muestran los resultados de la investigación criminal por las sospechas de tráfico de influencia internacional del expresidente Lula en favor de Odebrecht.

El portal explica que, de acuerdo a los documentos, 747,1 millones de dólares, fueron aprobados por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES) en noviembre de 2009, para que Odebrecht construyera dos líneas del Metro en Venezuela. Señala, asimismo, que la operación fue el resultado de una reunión realizada seis meses antes, en mayo de 2009, entre Lula y el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

De acuerdo a la investigación, tan pronto como comenzó la construcción, Odebrecht recibió pagos por adelantado, que no se correspondían con el avance físico del proyecto, “un factor atípico en relación con los procedimientos internos del BNDES”.

A mediados de 2011 el Gobierno venezolano se retrasó con los pagos al BNDES por Odebrecht y las deudas acumuladas se situaron en alrededor de 1 mil millones de dólares. En junio de ese año, la empresa constructora financió un viaje y contrató a Lula para que “diera un discurso” en el país.

En cuanto a las denuncias que la relacionan a funcionarios venezolanos fichados de corrupción, Alcalay señala que esos escándalos han debilitado al gobierno de Rousseff porque se atienden en el plano institucional de manera inadecuada y no se pueden esconder. “Pero, aquí (en Venezuela) no hay una repercusión a pesar de las denuncias tan evidentes”.

Por su parte, el internacionalista y exdirector de la escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Félix Gerardo Arellano, cree que tras estos escándalos y el peso de las pruebas “debería estar finalizando la carrera política de Lula da Silva”, aunque acota que si nos guiamos por la experiencia de Venezuela, el legendario exmandatario podría luego convertirse en la víctima. Por los momentos la tarde se percibe nublada para Lula y su amiga Dilma y parece difícil que se salven de la caída.

Fuente: El Estímulo