Saltar al contenido

Ramos Allup: TSJ trata de anular la Ley de Amnistía

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, realizó algunos anuncios a través de su cuenta en la red social Twitter, en los cuales hizo referencia a que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) está buscando anular la Ley de Amnistía y la reforma de la ley del Banco Central de Venezuela, dichas leyes fueron derogadas por el parlamento venezolano con mayoría absoluta. El TSJ ha tratado de buscar la manera de desatribuirle competencias a la actual AN, demostrando esto una falta de ética y mostrándose como un apéndice del gobierno de Maduro.

ramos_allup

También te puede interesar: TSJ ha arremetido 7 veces contra la Asamblea Nacional

Este martes la bancada opositora aprobó la Ley de Amnistía, mientras que el Gran Polo Patriótico gritaba e insultaba cuando se aprobaban todos y cada uno de los artículos de esta Ley, que tiene como finalidad la reconciliación nacional. Sucesos como estos, en los cuales el oficialismo agrede y sabotea las sesiones de la Asamblea Nacional, se vienen ejecutando sin cordura alguna ya que anteriormente un diputado fue agredido en el cráneo con un objeto contundente, a las afueras del Palacio Federal Legislativo.

Nuestro país quiere hoy reconciliación, nuestro país anhela hoy saber que amnistía es reconciliación”, dijo la diputada opositora Delsa Solórzano.

Como todos sabemos, esta no sería la primera vez que el Poder Judicial, trata de enfrentarse al Poder Legislativo, ya que semanas atrás el TSJ aprobó el Decreto de Emergencia Económica, mientras que en sesión de la AN fue negado rotundamente y como lo establece el marco jurídico venezolano, esta atribución es única y exclusivamente del Parlamento.

Luego, el presidente Nicolás Maduro envió dicho decreto para ser renovado y extendido por otros 60 días al despacho del Parlamento, pero de igual manera los diputados opositores que conforman la mayoría absoluta dentro de la AN, lo rechazaron sin dilación alguna.

<

También te puede interesar: Riña entre AN y TSJ desata guerra de poderes