Saltar al contenido

Nuevo Ministro de Economía critica el sueldo de los magistrados del TSJ

El recién designado Ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública, Luis Salas, criticó recientemente el salario de los actuales magistrados de Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Salas expresa que no existe un tabulador que regule y mecanice el descontrol que existe en cuanto al sueldo de los juezes, por lo que se buscará definir de una vez por todas la ganancia justa de estos. Se espera que el funcionario realice próximamente el anuncio de la regulación.

Ministro Luis Salas

Le puede interesar: Luis Salas: los venezolanos nos comportamos como en Los Juegos del Hambre

Salas habla sobre un trato de estructura salarial que lamentablemente no ha tenido ningún tipo de control desde hace muchos años, asimismo los tabuladores salariales se encuentran muy por encima de lo que realmente debe ganar un magistrado del TSJ, donde muchas personas especulan que podrían ganar hasta 50 sueldos mínimos y eso sin incluir bonos y aguinaldos exentos de declaración de impuestos.

También se hace referencia de las medidas económicas que impuso el fallecido Hugo Chávez en 2010, específicamente en el apartado “Estricta ejecución del gasto” la cual se entiende por eliminación de lo lujosos gastos en regalías, agasajos, renovación de plataformas tecnológicas y viajes al exterior, que hasta el día de hoy los magistrados pasan por alto.

Hugo Chávez Anuncio económico Del mismo modo, el 21 de marzo de 2010, Chávez presenta también los topes en las remuneraciones del personal de alto nivel del Gobierno central y empresas del Estado así como el ajuste en los niveles superiores de la nómina de contratados, lo cuales, como dijo el ministro Salas no se están tomando en cuenta por parte del TSJ. Es decir, no quedó claro cómo iba a ejecutar y ni siquiera si el impacto de las mismas sería significativo para lo que se quiera lograr.

En este caso, el problema estructural tiene que ver más bien con la discrecionalidad de las instituciones del estado para aplicar sus políticas salariales gracias a lo cual, por ejemplo, la norma constitucional (LOTTT) según la cual expresa que a igual trabajo igual salario, es decir, cuando se mide el ingreso de un trabajador de un ministerio con otro de igual cargo y función en otro ministerio se deben tomar en cuenta muchos factores que solo el gobierno considera.

Por la parte salarial estaríamos hablando en la mayoría de los casos de derechos ya adquiridos, a los cuales no se puede renunciar. Y de hecho, en instituciones de altas remuneraciones como el SENIAT, Educación Superior, la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM) o la propia Procuraduría, los salarios del alto nivel forman parte de las convenciones plenamente legales y legítimas.

Tribunal Suprermo de Justicia En la administración pública, los sueldo del personal administrativo están estipulados en base a escalas de manera tal que, al aumentar los sueldos de la base, se aumentan los de la cima. Cuando se decretan aumentos del salario mínimo éste se cumple automáticamente en el caso de los obreros (que por lo general ganan el mínimo o están muy cerca) y en el caso del personal administrativo que habitualmente está por encima del mínimo. Entonces el problema estaría en que si no se hace, habrán trabajadores administrativos que quedarían por debajo del mínimo, pero incluso aunque esto no pase lo más seguro es que puedan ir apareciendo los famosos solapamientos, haciendo que los obreros ganen más que un trabajador ordinario.

Desde el 2010 no se discute la contratación colectiva del sector público, donde los únicos registros que quedaron estipulan salarios «justos» para estas divisiones y que con toda probabilidad condujo a situaciones poco favorables.

Así que se deberá evitar cualquier tipo de exceso salarial para estos funcionarios, para que de esta forma se avance en la homologación de la administración pública estableciendo los mecanismos estructurales respectivos y no medidas coyunturales que poco logran.

Entradas relacionadas