Saltar al contenido

Charito Rojas – ¡Feliz Unidad!

Tras la derrota inminente del oficialismo, la oposición le queda mucho trabajo por delante. Luego de 16 años de gobierno y de un pueblo cansado de ser ignorado, ahora son lo políticos (en este caso los diputados) quienes se encuentran en la cuerda floja y con una gran responsabilidad de responder a los venezolanos, lo que han prometido durante tanto tiempo. Aunque el gobierno no reconozca del todo la victoria opositora, Venezuela escogió y fue muy clara con su decisión. Esto y más en Charito Rojas.

Charito Rojas - ¡Feliz Unidad!

Te puede interesar: Runrunes de Nelson Bocaranda 08 de Diciembre del 2015

“La victoria tiene un centenar de padres, pero la derrota es huérfana”. John F. Kennedy (1917-1963), 35° Presidente de los Estados Unidos.

Charito Rojas Lo que sucedió el 6D es que la mayoría de los venezolanos le quitó el mando de la AN al gobierno y sus seguidores. El voto fue adverso al presidente, al PSUV y a la reelección de quienes hasta ahora han sido diputados rojos. Incluyo al presidente, porque pese a que estas son elecciones parlamentarias, él fue la cabeza visible de la campaña, repartiendo tabletas, taxis y viviendas para comprar votos. Por eso ahora están indignados y no aceptan la pela monumental. Infelices son las expresiones del presidente, que ni siquiera reconociendo la derrota, tiene la humildad y prudencia de tratar de entender el por qué Venezuela votó en su contra y a favor de una opción de cambio. “Perdimos, pero fue por la guerra económica que nos hizo la burguesía parasitaria aconsejada por el imperio de esconderles las comida para que ustedes hicieran cola”. Dicho esto por un presidente que ha condenado todas las salidas y echado un cerrojo a las pocas libertades personales y económicas que le legó el difunto, es una tragedia a los ojos de quienes con su voto le dijeron que están claritos acerca de quién le hace la guerra económica al país.

Las amenazas de que la oposición les va a quitar beneficios como las canaimitas o las pensiones, son infames y no hacen sino echar más tierra a la tumba donde han sumergido al chavismo. La inescrupulosa utilización del finado en la campaña, ha tenido su cénit en este acto post electoral, donde con las manos sobre la tumba en el llamado Cuartel de la Montaña, el presidente ha lanzado un decreto para transferir el sitio a una fundación llamada por supuesto Hugo Chávez Frías, para impedir que los “escuálidos” (no se ha enterado todavía que ahora ellos son los escuálidos) “profanen los restos de nuestro amado comandante”. Estos ridículos inventos intentan distraer la atención sobre lo medular del asunto: el voto de la mayoría está pidiendo a gritos cambios en la política económica, en el respeto a los ciudadanos, en la gestión pública, castigo a la corrupción y el narcotráfico. Ese es el mensaje. No escucharlo los pone cada vez más cerca del fin de su fracasada revolución.

El oficialismo llega con 55 diputados a la Asamblea Nacional, casi la mitad de los que tenía en este período cuando valiéndose de su mayoría simple, aprobaron leyes habilitantes, créditos adicionales, atropellaron a los diputados de oposición (que por cierto eran más que ellos ahora), se negaron a discutir temas de interés nacional, ocultaron información, cundieron de Flores el parlamento, permitieron que los diputados opositores fueran vapuleados, golpeados y humillados dentro del hemiciclo por diputados y diputadas oficialistas, así como por las enfebrecidas e insultantes barras que convertían el parlamento en una vulgar gallera. Diosdado Cabello, que de chiripa fue reelecto ahora, promovió la ilegal destitución de María Corina Machado y de Richard Mardo. Cortó micrófonos, se burló, descontó días de sueldo, hizo lo que le dio la gana y ahora dice que no va a ceder su revolución. Jorge Rodríguez, el sinvergüenza que presidió el CNE para luego ocupar a perpetuidad la jefatura de las campañas rojas, no obtuvo ni un solo diputado en su municipio: los caraqueños le dijeron no a Jacqueline Faría, Ernesto Villegas y Freddy Bernal. Todos los circuitos del Distrito Capital fueron ganados por la Unidad.

Jacqueline Faría

Te puede interesar: Predicciones de Meredith Montero – 09 de diciembre 2015

Algo debería decirles el que en Barinas, estado natal del finado comandante, su hermano Argenis perdió y solo sacaron 2 diputados. En Anzoátegui apalearon a Maripily Hernández y a María Cristina Iglesias. En Táchira ni siquiera la esposa de Vielma Mora pudo salir por la lista, con el arrase de casi el 70% de los votos para la Unidad. Tampoco la esposa de García Carneiro fue electa en Vargas, donde el PSUV sacó un solo diputado. Aragua, territorio supuestamente chavista, desechó a Elvis Amoroso y dio el diputado 112 para que la Unidad tenga mayoría calificada en la AN. Miguel Pizarro en Petare revolcó al salta talanquera William Ojeda 65 a 33%, así como también la ola del cambio borró a los traidorcillos Ricardo Sánchez y Hernán Núñez. El Zulia le sacó la lengua al zurda konducta Madroñero y a Calixto Ortega y dio 13 de sus 15 diputados a la Unidad. También quedaron fuera de combate el Potro Álvarez, la mamá de Robert Serra y la viuda de Alí Primera, el ex ministro Haiman El Troudi y Nancy Asencio, la golpeadora de María Corina. También hay que dar gracias por la sensatez de los mirandinos que suprimieron la histeria del hemiciclo, al no votar por Blanca Eekout.

En Carabobo la perseverancia hizo justicia a un pueblo cansado de que le tuerzan el brazo y lo amenacen: de los 10 diputados 8 son de la Unidad, un gran y merecido triunfo de un eficiente equipo encabezado por Rubén Pérez Silva, Enzo Scarano, Alejandro Feo La Cruz y Diego Borges. Las primeras acciones de esta nueva Asamblea serán un decreto de Amnistía que no necesita firma del Presidente, quien ya dijo que se opondrá. Y la reforma de leyes nefastas que le hacen la guerra a la producción y el comercio, como la Ley del Trabajo, la Ley de Precios Justos. El país quiere la reapertura de RCTV, información equilibrada y veraz en los medios del estado, interpelación de PDVSA, Banco Central, Cencoex, empresas de Guayana y otras cajas negras para saber dónde están los recursos de Venezuela; revisión de las ayudas internacionales y convenios que perjudican al pueblo venezolano; apertura de investigaciones sobre delitos de corrupción y narcotráfico.

Mucho trabajo por hacer, que solamente se logrará si la nueva mayoría parlamentaria actúa unida, respondiendo al mandato popular de unidad y cambio. Si no, la historia y los venezolanos se los cobrará, igual que está cobrando hoy 16 años de incapacidad y ofensas. La Voz del pueblo es la voz de Dios. Y habló alto y claro.

Hasta el próximo miércoles.

Entradas relacionadas