Saltar al contenido

Precio justo en el cartón de huevos causará su desaparición

El día de ayer el Vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, decretó que el precio máximo de venta del cartón de huevos será de 420 bolívares, mientras que el precio de la docena no deberá exceder los 268 bolívares. Sin embargo, las reacciones de los venezolanos en las redes sociales no han sido positivas, al afirmar que esta reforma ocasionará la desaparición de este rubro en los anaqueles de los supermercados.

Nuevo precio en el cartón de huevos

No dejes de ver: Sanciones de Ley de Precios Justos alcanzan las 50 mil Unidades Tributarias

Desde el Puesto de Comando Presidencial del Palacio de Miraflores, Arreza anunció el nuevo precio del cartón de huevos, que deberán respetar los comerciantes al momento de su venta, ya que éste se ubicaba entre los 1.000 y los 1.200 bolívares, “ahora con precios justos nadie en este país puede vender el cartón de huevos de 30 unidades a más de Bs. 420, lo pueden vender a menos de Bs. 420 haciendo las respectivas ofertas sobre el precio justo que es el precio final, inalterable, nadie lo puede modificar, tiene que cumplirse, en ningún mercado mayorista, en ningún supermercado, en ningún tarantín, en ninguna parte se puede vender el cartón de huevos de 30 unidades a más de Bs. 420, es una disminución promedio de 65% con respecto al precio especulativo“, expresó.

No obstante, los venezolanos han publicado sus críticas en las redes sociales, mostrándose escépticos y afirmando que esta nueva orden solo ocasionará que este producto escasee, como ha sucedido con la harina pan, el café, el papel sanitario y muchos más. He aquí algunos comentarios en la red social Twitter:


El Gobierno venezolano, escudándose tras una “guerra económica“, se ha encargado de desaparecer muchos productos de la canasta alimentaria, decretando estos precios que lamentablemente muchos comerciantes no pueden acatar debido a la fuerte crisis que atraviesa el país y que al parecer el gobierno desconoce. Solo nos queda esperar y ver cuántos productos más desaparecerán de los anaqueles en los supermercados.