Saltar al contenido

Maduro y Santos se reunirán pero en el 2016

El primer mandatario venezolano, durante su programa En contacto con Maduro, lamentó que la reunión programada con su homólogo colombiano fuese pospuesta para el próximo año, puesto que Santos tiene un agenda muy ocupada y no le permitió reunirse con él, aseguró Maduro. La reunión tenía como fin hablar de los temas fronterizos que atañen a estos dos países; ya que el pasado mes de agosto el Gobierno Nacional ordenó el cierre fronterizo por el Táchira y días más tarde estas medidas se extendieron a los estados Zulia, Apure y Amazonas. Además Maduro comentó que tiene toda la disposición de reunirse con Santos para mejorar la situación actual, indicando que aspira se puede avanzar rápido y abrir la frontera en menos de dos años.

Primer mandatario Nicolás Maduro - Notilogia

Te puede interesar: Sudeban exige a todos los bancos datos personales de sus clientes

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, reveló hoy que por problemas de agenda de su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, la reunión que quería sostener con él esta semana para tratar sobre el cierre de la frontera ha quedado para el próximo año.

“Quedó para enero, febrero del próximo año. Yo quería que la reunión fuera esta semana, pero en la agenda él no puede (…) es lamentable”, manifestó en su programa semanal de radio y televisión En contacto con Maduro.

El gobernante venezolano agregó que tiene “fe” en que Santos “acelere su agenda de trabajo y atienda los temas de la frontera”.

“Yo estoy listo para reunirme con el presidente Santos cuando él pueda (…) Creo que si le pone empeño él puede ayudar a que se regularice la frontera colombiana y ayudar a que se regularice la frontera venezolana”, añadió.

<

Maduro ordenó el cierre de los linderos el 19 de agosto por el estado Táchira y luego extendió la medida a los estados Zulia, Apure y Amazonas, por donde pasa la línea divisoria, de poco más de 2.200 kilómetros en total, lo que hoy repitió que mantendrá por el tiempo que sea necesario hasta lograr “una frontera de paz”.

Maduro argumentó su orden de cierre fronterizo, y la adicional instauración del estado de excepción, en el combate al contrabando de alimentos, medicinas y combustible hacia Colombia, así como a la violencia de supuestos paramilitares, y luego a la existencia en el lado colombiano de una actividad cambiaria que “atenta” contra la moneda venezolana.

“Ojalá vayamos regularizando y en Colombia vayan eliminando todas esas normas permisivas con el ataque a la moneda venezolana, vayan eliminando las normas permisivas con el contrabando, vayan combatiendo en su frontera a los grupos paramilitares, a los secuestradores, a los narcotraficantes”, apuntó.

Consultado por periodistas invitados a su programa sobre estimaciones de que la frontera de paz a la que aspira tomará al menos dos años, Maduro dijo que no creía en ello, pero que si así resulta necesario, “así será”.

“Aspiro que no sea dos años, aspiro que podamos avanzar estructuralmente mejor y más rápido. Aspiro que sea menos, pero si hace falta tenerla cerrada dos años, dos años la mantengo cerrada. Yo no tengo problemas porque el objetivo es la frontera de paz”, insistió.

Se trata de proteger al pueblo que habita en la frontera y también al del resto del país y para ello hay que “acabar con el paramilitarismo y todas las amenazas que nos vienen desde Colombia” dijo.

Entre estas nombró al “narcotráfico, el paramilitarismo y el contrabando”, los que son responsables de “desaparecidos, torturados” en Venezuela, denunció.

“Si dos años necesitamos, dos años tendremos”, pero la población “tiene que saber que cuenta con un presidente al que no le tuercen el brazo desde Bogotá, nadie, ninguna mafia” y que por lo tanto es “un presidente confiable”, remarcó.

Maduro agregó que él no depende de mafias “ni del combustible ni de las mafias del contrabando”, y que por lo mismo “nadie ni me alza la voz ni me atemoriza”.

Información de El Nacional