Saltar al contenido

El oficialismo quiere acabar con la universidades autónomas

El ex rector de la Universidad Central de Venezuela, Luis Fuenmayor, aclaró que si la Asamblea Nacional sigue en manos del oficialismo, para los próximos años no existirán universidades autónomas en el país. Todo esto viene a raíz del conflicto que asumieron la universidades, dado al poco sueldo que reciben. EL gremio de profesores universitarios aseguraron que reciben el pago más bajo de la región, siendo 50 dólares mensuales.

UCV- Notilogia

Te puede interesar: Ministro de Educación “Quizás escuelas tengan problemas pero los niños tienen canaimitas”

Por otra parte, el candidato a diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS) en Caracas lamentó la decisión del parlamento de denunciar ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a las universidades que asumieron una situación de conflicto y calificó la acción como “inaudita y grosera” y “una copia de lo que se convirtió el poder legislativo venezolano”.

“Es inaudito que profesores universitarios propusieran esto, que lo que busca es judicializar un conflicto que es económico. La Asamblea va a denunciar a las universidades ante un Tribunal Supremo de Justicia que ha demostrado que toma decisiones a solicitud del presidente Maduro”, afirmó.

Además agrego que las acciones tienen como meta que se produzcan decisiones judiciales contra autoridades universitarias, dirigentes o sindicatos “para tratar de doblegar la lucha que ha mantenido la universidad venezolana”. Señaló que la Asamblea Nacional es la responsable de las universidades no tengan presupuesto para pagar a los trabajadores o mantener las instalaciones que cada vez están más deterioradas.

“Este ministro de Educación Superior les prometió a las universidades satisfacer requerimientos de laboratorios, aulas, docentes y hasta ahora no ha dado nada, no le ha cumplido a las universidades se ha burlado, así como el gobierno nacional se mofa de las universidades desde hace una década”, aseveró.

<

Advirtió que la meta del gobierno es que las casas de estudios superiores disminuyan su calidad educativa y que se tomen las universidades ubicadas en países que son aliados políticos, con el fin de formar a sus investigadores, de acuerdo a los requerimientos del Estado venezolano. Estas declaraciones coinciden con diversas personalidades del ámbito político nacional y la Federación de Estudiantes.

Venezuela ha sufrido en los últimos años de un éxodo de profesores universitarios por el alto costo de la vida, dado que el poder adquisitivo de los venezolanos es cada vez menor. Un docente con el máximo grado y más de 10 años de experiencia apenas gana 200 dólares al mes, siendo una miseria con la situación actual del país, afirman personas del gremio.