Saltar al contenido

Venezuela rogará a la OPEP para incrementar el precio del crudo

Venezuela es un país netamente petrolero, y es quien más ha sufrido con la caída de los precios del crudo, aunque el precio del barril se mantuvo en 100$ por aproximadamente 5 años, una nueva caída causó un gran impacto en la economía del país. Sin embargo, el primer mandatario Nicolás Maduro, ha reiterado en muchas ocasiones que se debe establecer un piso justo para el precio del crudo. Pero la discrepancia y la falta de consenso entre los miembros de la OPEP, le ponen difícil cada vez más el camino.

Petróleo- Notilogía

Te puede interesar: Precio del barril de petróleo venezolano octubre 2015 (Actualizado)

La caída del crudo se produjo por causa de la OPEP, puesto que decidió mantener sin cambio su techo de producción. Afectando de esta manera a países como Venezuela, que a pesar de tener malas políticas económicas, esta decisión termino de hundir más al país. A pesar de que Maduro, intenta convencer al presidente de la organización y miembros que la conforman, bajar la producción y subir el precio del barril, todos le dan la espalda, haciendo caso omiso a lo que dice el mandatario, puesto que no se rigen por sus intereses, si no por todo el conglomerado.

Rafael Ramírez, quien ahora es embajador en las Naciones Unidas, durante una entrevista, comentó que Venezuela presentará una nueva estrategia este mes para el rescate de los precios del petróleo. Ramírez propone restaurar una banda de precios que fijará un piso automático de 70 dólares, lo que beneficiará al país y sus ingresos en divisas que han bajado considerablemente, según fuentes oficiales.

Será el 21 de octubre, donde se presentará la propuesta, en una reunión de asesores técnicos, para la cual Caracas se postula como sede del acto. La idea inicial es aplicar un mecanismo de recortes progresivos de producción para controlar los precios, con un “primer piso” de 70 dólares por barril y un objetivo posterior de 100 dólares.

Ramírez, quien fue por un largo tiempo presidente y cabeza de la estatal petrolera PDVSA, dijo que está de acuerdo con la idea de Arabia Saudita de que los productores fuera de la OPEP también participen en los recortes de producción. Sin embargo, reconoció que ha sido difícil conseguir acuerdos dentro de la organización.

Además dijo, “Nos ha faltado prontitud en reaccionar en base a consenso esta vez, sea recortar producción o acordar un precio base, como lo hicimos en 2008″. En medio del alza de precios del 2010, el valor de alrededor de 100$ fue visto como el ideal y la OPEP logró con éxito mantenerlo durante la mayor parte de los cinco años anteriores a la más reciente caída. Ramírez dijo que ese precio había sido “asimilado sin problemas por el mercado”. Los ministros de Petróleo de Irak, Venezuela y Angola, dijeron en junio que 75 u 80 dólares podría ser un buen precio, pero Arabia Saudita no ha dicho que es lo que considera justo.

Por otro lado estudios recientes calculan la disminución de la demanda petrolera para el año 2016. La organización, dependiente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), estimó que “las perspectivas son menos buenas para el año próximo”, cuando la demanda de petróleo crecerá 1,2 millones de barriles diarios, hasta situarse en los 95,7 millones de barriles, frente a las anteriores previsiones de subida de 1,4 millones.

Además,se cree que el bajo precio que sostuvo la demanda en Estados Unidos, China y en Europa en 2015 no seguirá siendo el motor el año próximo. A ello se suman países donde el crecimiento de sus economías son más débiles y muy dependientes del crudo, tales como Canadá, Brasil, Venezuela, Rusia y Arabia Saudí.

Entre los países miembros de la OPEP, la producción aumentó en 90.000 barriles diarios para situarse en los 31,7 millones de barriles, después de que Irak compensara la caída registrada en Arabia Saudí. Sin embargo, para el 2016 la organización prevé un incremento de la llegada de petróleo procedente de Irán, tras el levantamiento de las sanciones internacionales a ese país tras haber firmado un acuerdo sobre la energía nuclear, lo que mantendrá la oferta por encima de la demanda.