Venezuela bajo predicciones

Publicado el 4 octubre, 2015
Publicidad:

Cada vez estamos mas cerca del ultimo mes del año, donde se efectuaran las esperadas parlamentarias, a las que todo el mundo hace responsable por la mejora del país. Cada persona en Venezuela sabe a donde vamos a finales de año y principios del que viene; entre esotéricos, economistas, políticos y lo mismos ciudadano vaticinan una “tormenta perfecta” llena de irregularidades, errores internos y demás. En resumen vamos cuesta bajo y luego de diciembre puede que no mejore de manera rápida.

Venezuela bajo predicciones

Te puede interesar: Predicciones de Mister Popo 20 Julio #20JL

Cuando entramos en el último trimestre del año, se activan las predicciones de lo que está por venir en el lapso de 365 días que está cercano a comenzar. Desde los esotéricos hasta los económicos, los vaticinios son tema de titulares y de conversaciones en la recta final que expira el último día de diciembre. Y nos anotamos entre quienes observan con inquietud la economía, que para muchos ha entrado en una “tormenta perfecta” alimentada de errores internos de administración gubernamental, junto a la nunca suficientemente analizada caída de los precios petroleros.

Eso de “predecir” se le da mejor a quienes poseen una bola de cristal o implementos similares; pero sin duda, se pueden deducir los escenarios del futuro inmediato al observar situaciones actuales. Llevar la línea de inflación se convierte en algo difícil, porque el Banco Central de Venezuela no publica este indicador desde el pasado diciembre. Y sucede lo que siempre debe suceder cuando nos faltan elementos informativos: el vacío se llena de dudas, de suposiciones, de rumores. Algo que no es sano.

Incluso, en un episodio tragicómico, apareció en Twitter una cuenta denominada “Huevo Today“, suerte de sátira -mitad en serio, mitad en broma- del controversial Dólar Today. Y la intención es medir el aumento de los precios monitoreando el valor diario del cartón de huevos en distintas ciudades del país. Algo así como lo que hacen los economistas serios al comparar el precio de la hamburguesa Big Mac en distintos países, en lo que se ha dado en llamar el “Mac Dólar“. Monitorear el cartón de huevos es una opción bastante más rústica; pero a falta de pan, buenas son tortas.

¿Acertado?

Si nos vamos a otros cálculos extraoficiales -aunque más serios-, el Fondo Monetario Internacional estima en 95% el cierre de la inflación para 2015. ¿Es mucho, es poco, es acertado? En todo caso es un organismo que maneja el tema y que se aventura a hacer una proyección con base en su experiencia. Pero jamás podrá suplir las cifras ausentes del BCV, las únicas que pueden confirmarlo o desmentirlo. Volviendo otra vez a la llamada “tormenta perfecta“, hay que agregar el escenario de la sobreoferta de petróleo en el mercado internacional, que se cruza con la desaceleración del crecimiento en China, factores sobre los cuales los analistas tienen los ojos puestos.

En esta situación es cuando lamentamos seguir siendo un país “monoproductor y monoexportador“, como bien nos enseñaron de niños en las escuelas, porque esta situación tiene muchos años, aunque se haya agudizado en los últimos tiempos. Ya es tarde para saltar del barco de la dependencia petrolera, porque eso lleva tiempo y estamos contra reloj de cara a los urgentes problemas nacionales. Sin embargo, discrepamos de quienes aseveran que el gobierno no sabe lo que hace.

La ruta que seguimos es una decisión tomada conscientemente, y tiene que ver con evitar el costo político de sincerar la apretada situación que hoy angustia a los venezolanos. Lamentablemente, esto no es una solución, sino una corrida de arruga. Sin embargo, el satanizado FMI también asegura que la inflación bajará en 2016, algo que nos traería alivio a todos; pero que, de nuevo, constituye simplemente un pulso que solamente confrontaremos cuando hayamos navegado esas aguas.

Dependencia petrolera

Te puede interesar: Conatel y Cantv causantes del bloqueo de páginas de Internet

Distorsiones

Justamente es la misma institución la que advierte que sus proyecciones sobre Venezuela deben ser tomadas con cautela, pues existen distorsiones que son generadas por los cambios múltiples de la moneda y la creciente inflación. Esta última, por cierto, ya es de entrada la más elevada de la región y probablemente llegue a ser la más alta del planeta, aunque no tengamos la cifra exacta.

También se habla insistentemente del default o posible cesación de pagos de los compromisos económicos externos del gobierno. Respecto a esto, sí sería mejor tomar una bola de cristal, porque parecemos estar en un delicado equilibrio: la actual administración ha demostrado la voluntad de honrar dicho pagos; pero el embudo se hace cada vez más estrecho. Otra incógnita que no se dilucidará hasta que crucemos el río.

Parece cada vez más imperiosa la sinceración del precio de los combustibles que el mismo Ejecutivo puso en el tapete en meses pasados. Pero la vorágine noticiosa lo devoró sin que hubiera mayores intentos de reflotarlo. Eso para no hablar de la urgente y necesaria revisión del sistema cambiario y de los controles de precios que generan las distorsiones mencionadas, previamente. Y en general, no se ve ya a estas alturas, forma alguna de escapar a una contracción del PIB superior al 7% estimada para el año que termina. En definitiva, no vamos bien y el gobierno sin duda conoce las formas de salir de este remolino. Es su decisión aplicarlas o no para dar un golpe de timón en 2016.