Raúl Castro: “los derechos humanos son una utopía”

Publicado el 18 octubre, 2015
Publicidad:

Durante la sesión de la ONU celebrada este año, Raúl Castro, presidente de Cuba, hizo algunos comentarios descarados y ofensivos cuando tomó la palabra en el pódium de la Naciones Unidas, al afirmar la insólita frase “los derechos humanos son una utopía” a estas alturas y después de 6 décadas de dictadura su predecesor Fidel Castro y este señor; tiene la desfachatez de decir condenado pensamiento en voz alta ante una organización de paz. Su unión con EEUU, es una evidente declaración de fracaso ante pensamientos igualitarios que llevaron a ese país a un total declive.

Raúl Castro

Te puede interesar: Tercera Guerra Mundial por etapas

El presidente Raúl Castro, estribado en su hado militar como General en Jefe de su país, afirmó (28-09-15) ante la Asamblea General de la ONU, que el disfrute de los derechos humanos es “una utopía“. Pero su descaro fue más allá. Aseveró: “esa noción se utiliza de forma selectiva y discriminatoria para imponer decisiones políticas“. También bruñó su discurso señalando “la falta de libertad en algunos países para escoger su propio sistema político, económico, social y cultural“. ¿No se estaba refiriendo a su país?.

Ciertamente el cinismo no tiene límites cuando es memorado por tenedores del poder desprovistos de pudor pero con acceso a foros internacionales como la ONU para discernir sus mentiras. ¿Se refería Raúl al utópico derecho humano no de los mimados por su régimen sino del cubano que deambula por las calles sin oficio determinado? ¿Se respeta en Cuba el derecho a la información universalmente reconocido por países representados en el recinto desde donde explayó su discurso? Veamos qué sucede en la isla. El gobierno comunista bajo estricto control se confiere el control de tres áreas básicas de la información. Como propagandista en el ámbito internacional; como agente de “relaciones públicas” dentro y fuera del país y en último término de enumeración, pero primero por su grado de importancia, como agente controlador y manipulador del cúmulo de “fichas” bajo su poder. ¡Claro que para Raúl Castro los derechos humanos referidos a su país son una utopía!.

La revolución cubana estaba centrada hasta ahora, casi con exclusividad, en frustrar cualquier cambio proclive de progreso y seguir exportando “su triunfal modelo” a naciones institucionalmente débiles como Venezuela. El encantamiento igualitario difundido por Fidel que “cazara” a Chávez entre otros incautos, como alternativa “libertadora del dominio capitalista“, hoy se declara fracasada. Transcurridas 6 décadas, Cuba implora ahora por el capitalismo, de mucha “burguesía“, para salir del ostracismo en la que está sumida. Los países que se engancharon con aquella oferta de equidad, son justamente los más atrasados y donde se vulneran los derechos humanos utópicos referidos por Raúl.

Así pues, bajo eufemismo tóxico, los dirigentes venezolanos surgidos en 1999 decidieron voltear la mirada hacia Cuba y no a naciones con desarrollos constatables en los que sí se honestan esos derechos. Ahora de la esfera oficial surgen reveladores voceros “revolucionarios” como Alí Rodríguez, entre otros, aunque con escrúpulo tardío, pidiendo cambio de rumbo de este anodino proceso para impedir que el país se arruine aún más. De la sede donde está ubicado el pódium en el que se acodó el general Castro para discernir su discurso, surgieron los índices universales que rigen los derechos humanos que Raúl no profesa porque ni los conoce. Ese sumario que promulga, entre otros, el derecho a la disidencia es un ítem ignominioso para los conductores de esa férrea dictadura que lleva 56 años.

Alí Rodríguez

Te puede interesar: El socialismo del siglo XXI no funciona en un mundo en desarrollo

Citemos ciertos índices universales que amparan lo que Raúl juzga de utópicos. Derecho a la vida, integridad personal, igualdad, libertad (libertades públicas), honor personal y familiar, información; al asilo, nacionalidad, migración, justicia, etc. Como ninguno de ellos se respeta en Cuba; ¡claro que son una utopía para Raúl!. Venezuela también dimitió de buena parte de ellos. Si el índice de impunidad ronda el 96%; si la criminalidad se apodera de zonas rurales y urbanas sin control alguno; si se han creado Zonas de Exclusión para la protesta pública, si el 70% de los jueces son de carácter provisorio, para no citar otras vulneraciones, significa que el prisma bolivariano se inclina hacia modelos en los que los principios cívicos son una utopía y no hacia el mundo libre claramente evidenciable en cualquier noticiero de cobertura abierta.

El rescate de un estándar democrático acorde con las pautas de derechos humanos universalmente reconocidos sólo puede ocurrir por voluntad mayoritaria expresada a través del voto. Sería una tontería perder la ocasión del 6-D para patentizarlo.