Oposición pide que el salario mínimo sea de 50 mil bolívares

Publicado el 15 octubre, 2015
Publicidad:

José Gregorio García, secretario general del partido Unidad Democrática Renovadora, exigió al gobierno nacional un aumento del salario mínimo de lo venezolanos, el alto costo de la vida, la inflación galopante, sin contar la escasez y la reventa de productos básicos, es necesario que el ejecutivo junto al sector privado, establezcan un sueldo justo y que dignifique al pueblo, comentó el dirigente opositor que a su criterio el sueldo debería ser de 50 mil bolívares.

José Gregorio Garcia Urquiola- Notilogia

Te puede interesar: AN recibió cifras del presupuesto de 2016 sin índices de inflación

Para el dirigente opositor, fijar este monto no incidirá en los índices de inflación. Aseguró que el Ejecutivo recibe recursos provenientes de la comercialización del petróleo, que le permitirá honrar el compromiso con los trabajadores. Pero hay que tener en consideración que los precios del crudo han bajado considerablemente y que las reservas internacionales están por el piso, a esto se le añade la compra de miles de toneladas de alimento a los países de la región con un precio superior al que está estipulado en el mercado internacional.

Es necesario pasar de un sueldo base de 7420 bolívares a uno de 50 mil bolívares para poder adquirir al menos la canasta alimentaria, que está en 79 mil bolívares, dijo el opositor.

“Debe darse un aumento salarial significativo por el costo de la Cesta Alimentaria, que está alrededor de 79 mil bolívares, lo que significa 112 dólares con 85 centavos, a tasa de dólar libre. El salario mínimo actual equivale a 10,5 dólares, eso significa que hace falta diez salarios mínimos para poder comer”, comentó.

La crisis por la que pasa el país, es un añadido de las malas políticas que se han venido implementando en los últimos años, el desabastecimiento por causa de la “guerra económica” es solo una cortina de humo del gobierno nacional para tapar la grave situación en la que se encuentra Venezuela. Economistas han señalado que el gobierno debe sincerarse con el pueblo.