Saltar al contenido

Fiscal del caso López huyó del país por presiones del Gobierno

El Fiscal 41 Nacional, Franklin Nieves, uno de los que llevó el juicio por el que fué condenado Leopoldo López, aseguró el día de ayer que salió del país por presiones del gobierno, para formular acusaciones “falsas” contra el político López. Se presume que el fiscal voló a Aruba el pasado lunes 19 de octubre a las 12 del mediodía en un vuelo de la aerolínea Laser con su familia. Así reseñó Diario La Verdad.

Franklin Nieves

No dejes de ver: Publicada la sentencia de Leopoldo López

Pero son “pruebas falsas“. Lo reconoció, fuera de Venezuela, donde dijo que se marchó debido al acoso del que era víctima. “Decidí salir en virtud de la presión que estaban ejerciendo el Ejecutivo nacional y mis superiores jerárquicos para que continuara defendiendo las pruebas falsas con que se había condenado al ciudadano Leopoldo López“.

El abogado habló en un video que circuló la noche de ayer a través de las redes sociales, una pieza de tres minutos y 52 segundos en las que afirmó que desde el Gobierno se buscaba que defendiera la versión ante la apelación que interpuso la defensa del dirigente de Voluntad Popular, quien cumple su condena en la cárcel militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas. Debía presentar nuevos argumentos “para defender la condena que había proferido la jueza que llevaba el caso“.

Fue “una farsa que se montó” durante el proceso judicial con el que se acusó al preso político de incitar a la violencia que se generó el 12 de febrero de 2014 en una protesta antigubernamental, tras la muerte de dos venezolanos a manos de funcionarios del Sebin.

El Fiscal 41, quien según portales de noticias, abandonó el país a inicios de esta semana junto con su familia; se manifestó seguro de que habrá acusaciones y “sembraran pruebas falsas” en su contra. Adelantó que en “una próxima oportunidad” presentará “toda la verdad de cuanto aconteció en el juicio contra Leopoldo López, antes y durante y después del juicio“.

No dejes de ver: Leopoldo López ¿Líder o martir?