Saltar al contenido

Charito rojas – Hasta en la sopa

Este miércoles y como todos los miércoles Charito Rojas, nos tiene acostumbrados a sus opiniones peculiares y jocosas acerca del gobierno actual y sus líderes, esta semana el tema principal es la manera religiosa en la que han convertido a el líder y ex presidente Hugo Chávez desde que murió. Una clara representación del vació que dejo el «corazón de la patria«, «sin Chávez no hay chavismo» se dijo por ahí; y cuando el rió suena piedras trae, la carga publicitaria trabajada por el gobierno para que sus seguidores no olviden al futuro sustituto del libertador es deprimente e innecesaria, las estatuas, las autopistas y los liceos que llevan su nombre están de más, jamas se podrá olvidar una presencia tan marcada en nuestra historia y que por opinión general ha hecho tanto daño. Ya veremos hasta donde llega esta obsesión porque «el comandante mismo» nunca sea olvidado.

Charito Rojas - Hasta en la sopa

Te puede interesar: Ganar sin votar – Charito Rojas

Del fanatismo a la barbarie sólo media un paso.” Denis Diderot (1713-1784), filósofo y matemático francés, novelista, crítico literario y figura destacada de la Ilustración francesa.

El chavismo quedó huérfano cuando el finado les dijo adiós, dejándolos sólitos con el rancho ardiendo, dicen que en marzo de 2013. Todos sabían que el heredero no tenía el carisma ni la ascendencia del comandante, así que había de suplir carencias a las que luego se sumó una estulticia a prueba de aptitudes.

Allí fue cuando el analista encuestador Oscar Schemel le dio la clave a José Vicente Rangel en el transcurso de la entrevista dominical: “No ha habido líder político en la historia venezolana que haya despertado tantas pasiones, que haya convocado a tantos seguidores, con un liderazgo casi religioso”. Y su recomendación fue: “Hay que convertir a Chávez en el eje conductor del gobierno de Maduro y para eso él debe designar un equipo para no dejar morir a Chávez ni convertirlo en un simple símbolo”.

Así se puso en marcha el aparato publicitario del Gobierno, capaz de una imaginación tan cursi como ilimitada. Y comenzamos a tener al finado hasta en la sopa: En radios y televisoras oficiales cantando Patria querida, cantando el Himno Nacional, hablando con los jóvenes, jugando béisbol, abrazando viejitas, arengando las multitudes. La imagen del finado desplazó la del Libertador en el puesto principal de la imagenología oficial. En las cadenas de mando de las oficinas públicas, el tope de la pirámide es Chávez, por encima del Presidente en ejercicio.

Las redes sociales del Gobierno se activaron con las consignas. Ahora era el corazón de la patria, el comandante eterno, el gigante, el nuevo libertador. Hasta un herético padre nuestro le rezaban y Diosdado se atrevió a afrentar al Cardenal Urosa afirmando que “el pueblo quiere a Chávez tanto como a José Gregorio”. La adoración ya tenía hasta un altar: el Museo Histórico Militar, convertido en el Cuartel de la Montaña, donde el arquitecto Fruto Vivas, suegro de Jorge Rodríguez, realizó un paisajismo digno del nuevo prócer.

Los ojos del finado fueron reproducidos en viviendas, puentes y muros, como un recordatorio de la vigilante presencia. Luego se le sumó la rabo’e cochino, que no solo está en las obras, atribuyéndole la autoría, sino también en la piel de los fanáticos seguidores (as) que accedieron a tatuarse la firma en alguno de los operativos gratuitos del Gobierno. En los sitios de mercadeo en Internet, los aprovechados de la furia chavista tienen en venta dijes con la firma, bustos y pisapapeles con la imagen del finado, ropa marca “Reevolución” con el rostro y el Cuartel de la Montaña impresos. En los discursos oficiales la continua mención del muerto pero afirmando que ¡Chávez Vive!, es el tóxico diario para los fervorosos.

Ojos de Chávez por todas partes de Venezuela

Fundaron un “Instituto de Altos Estudios del Pensamiento del Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías”, para enseñar su ideario en las universidades. Recién fallecido, le otorgaron el Premio Nacional de Periodismo, a quien persiguió a medios y periodistas.

Después el Gobierno decidió que el país completo debía ser un monumento en honor al que los tiene parapetados en el poder. Así la Faja Petrolífera del Orinoco ahora se llama Faja Hugo Chávez Frías; la estación Parque del Este de la Línea 5 del Metro llevará su nombre. También tiene un buque patrullero, el “Comandante Eterno Hugo Chávez GC-24”. El 8 de diciembre, fecha de su última aparición pública, fue decretado por Maduro como “Día de la Lealtad y el Amor al Comandante Supremo”.

Y por supuesto que tendrá un museo en Caracas “para que el pueblo lo sienta vivo”. Pero mientras lo hacen, hay por ahora un mini-museo en los almacenes militares (Ipsfa), presidido por una escalofriante estatua de cera del finado. Al reinaugurado Hospital Materno Infantil de Coche lo rebautizaron Hugo Chávez, así como a la maternidad remodelada del Hospital Enrique Tejera de Valencia. Tal vez el bautizo que no tiene discusión es el de la Morgue de Bello Monte, que ahora lleva su nombre.

La capital tiene al rehabilitado Polideportivo Hugo Chávez, en Catia; el parque Hugo Chávez, junto a la torre este del Parque Central y Jorge Rodríguez contrató a un arquitecto inglés para proyectar un gigantesco parque en los terrenos de La Rinconada, cuya pista se convertirá en un estadio de fútbol. Por supuesto, se llamará como “el gigante”.

En Valencia se ejecutará el proyecto de Ciudad Chávez: Miles de viviendas, estadios, la autopista del Sur, un boulevard llamado de la Revolución, con una estatua gigantesca, dicen que de 40 metros, del comandante eterno. Se espera que tenga un mirador en los ojos. Y hablando de autopistas, el gobernador de Aragua, Tareck El Aissami, informó que invertirá 50 millones de bolívares en la autopista “Comandante Eterno Hugo Chávez Frías”, entre San Sebastián de Los Reyes y La Victoria. Para no quedarse atrás el tachirense Vielma Mora anunció la autopista La Fría-San Cristóbal “Comandante Hugo Rafael Chávez”.

Y claro que hay que filmar la épica del prócer. Oliver Stone hizo el documental “Mi amigo Hugo” y ya la Villa del Cine convocó guionistas para producir la película sobre el Comandante.

Documental de Oliver Stone -

Te puede interesar: Decisiones de gobierno son propias de una economía de guerra

Liceos con el nombre del finado están en Turén, Uverito, Barcelona, Playa Grande, Valles del Tuy, Coro. También plazas con estatuas de Chávez por todo el país. En Vargas construyen una plaza Bolívar donde la estatua de Chávez dobla en tamaño a la de El Libertador. En Fuerte Tiuna está el Complejo Deportivo Chávez, con una estatua de Chávez beisbolero, mientras que en el patio de la Academia Militar, delante del monumento a Chávez, condecoran con la Orden Chávez en su única clase.

La casa natal de Sabaneta fue declarada Patrimonio Histórico-Cultural de la Nación. Y ya poco falta para que desplace a Simón Bolívar como Libertador de Venezuela. Tal vez hasta lo canonicen antes que José Gregorio… si el tiempo les alcanza y si les dejamos seguir adelante con esta orgía adoradora.

Plazas Chávez con su correspondiente estatua inundan el país, mientras en Internet venden su firma enchapada en oro por Bs. 180.000.

Entradas relacionadas