Saltar al contenido

Guerra anunciada– Charito Rojas

En esta ocasión la célebre Charito Rojas en su artículo de opinión nos relata sobre el actual problema del Esequibo, y lo que ha venido representando la temática los últimos años. Además la columnista nos explica como el gobierno de Guyana está actuando a la libre, dando concesiones a la Exxon en territorios en reclamación por lo que el gobierno nacional debe tomar acciones al respecto.

Esequibo

Tal vez te interese: ¿Qué es el Esequibo?

«Si se hubiesen reconquistado las Malvinas, posiblemente los militares se hubiesen perpetuado en el poder y tendríamos un régimen de aniversarios, de estatuas ecuestres, de falta de libertad total.» Jorge Luis Borges (1899-1986), escritor argentino.

A principios de 1982 la última dictadura argentina se tambaleaba. Entonces el presidente de facto, general Leopoldo F. Galtieri, inventó una guerra para concitar a su alrededor el apoyo unánime de los argentinos, apelando al nacionalismo patriótico: recuperar por la fuerza las islas Malvinas, en reclamación desde el siglo anterior y en su papel de héroe, salvar el gobierno militar.

Las tropas argentinas desembarcaron por sorpresa en las Malvinas el 2 de abril de 1982 y fue todo un éxito: los tres mil ingleses de esas islas que aparecen en todos los mapas del mundo como Falkland Islands, no esperaban tal invasión. El régimen argentino hizo fiesta del triunfo y los puntos de Galtieri subieron nuevamente. Pero Gran Bretaña no se quedaría de brazos cruzados. Su Primera Ministra, Margaret Thatcher, llamada la  Dama de Hierro enfrentaba una dura oposición a su política económica neoliberal, así que a su vez imitó la fórmula Galtieri para unir bajo su mando a los británicos, en defensa del orgullo herido. Y envió una flota de 100 buques, que incluía portaaviones, submarinos y hasta a un hijo de la Reina Isabel, a acabar con los molestos invasores. El gobierno de Galtieri apeló a la solidaridad continental y varios países enviaron tropas, apoyo logístico. El humor venezolano comentaba que el presidente Luis Herrera había enviado un barco cargado de torontos para la tropa sureña.

El asunto era tema en las organizaciones internacionales y hubo conflicto cuando EEUU decidió apoyar el derecho británico a las Malvinas o Falkland. Ya la guerra estaba saliendo cara a Gran Bretaña, manteniendo esa escuadra lejos de casa, mientras el gobierno argentino redituaba con creces su posición de David contra Goliat. Así que cuando un submarino británico se topó con el destructor argentino General Belgrano, Londres decidió dar por terminada esta guerra de humo y hundió el barco. Trescientos muertos y una gran lesión en el ego argentino. Después que Argentina se rindió, el 14 de junio de 1982, Galtieri renunció y la junta militar convocó a elecciones generales para el 30 de octubre de 1983, elecciones que fueron ganadas por Raúl Alfonsín, marcando así el retorno de Argentina a la democracia.

Al igual que Argentina, Venezuela tiene un más que justo reclamo territorial, con tradición en la época colonial española, cuando en todos los mapas de la provincia aparece el Esequibo como parte del territorio venezolano. Pero al igual que en Argentina, esos territorios solitarios y lejanos fueron abandonados por la política local, permitiendo la penetración en ellos del dominio británico. Pese a los reclamos venezolanos y a los arbitrajes internacionales, nada evitó que cuando Guyana se independizara del coloniaje inglés, incluyera como parte de su territorio el Esequibo, habitado fundamentalmente por esa raza de alta mixtura que son los guyaneses Después del mejor acuerdo logrado por Venezuela, que fue el de Ginebra en 1966, el diferendo vivió un período de  congelación con el Protocolo de Puerto España para luego caer en conversaciones de alto nivel con un facilitador nombrado por la ONU.

Maduro

También puedes leer: Venezuela toma vías diplomáticas mientras Guyana celebra hallazgos de petróleo en aguas del Esequibo

Sin embargo, los sucesivos gobiernos no dejaron de defender la reclamación, oponiéndose a explotaciones de hidrocarburos, vigilando la zona terrestre y patrullando la marítima. Hasta un incidente internacional hubo cuando la fuerza armada venezolana defendió su posición en la limítrofe isla de Anacoco.

El empeño por voltear a su favor los votos del CARICOM en la OEA y otros organismos llevaron al finado a decir que Venezuela no se oponía a ningún proyecto en el Esequibo, si eso favorecía al pueblo de Guyana. Como canciller, Maduro desestimó en 2009 el informe del entonces embajador de Venezuela en Guyana, Darío Morandi, quien advirtió que las líneas divisorias en los mapas de Guyana habían sido movidas, cerrando a Venezuela su salida al Atlántico.

A finales de octubre de 2013 hubo una señal positiva cuando el patrullero venezolano  Yekuana interceptó al buque explorador  Teknik Perdana , contratado por la transnacional Anadarko para realizar labores de exploración petrolera en la Fachada Atlántica venezolana al servicio de Guyana. Sin embargo, el gobierno no avanzó en esta intervención, más bien la silenció. Ahora el gobierno de Guyana está actuando a la libre, dando concesiones a la Exxon en territorios en reclamación y levantando sus mapas marítimos sin tomar en cuenta los derechos de Venezuela sobre su propio mar territorial. Después de que muchas voces alertaran sobre la situación, el gobierno tardíamente ha dado una respuesta, y mediante decreto levantó sus límites marítimos en forma unilateral.

Exxon

Tal vez buscas: Antillas del Caribe respalda a Guyana en disputa por el Esequibo con Venezuela

La revolución en materia diplomática, no ha sido especialmente acertada en escoger a sus cancilleres: han estado al frente de la Casa Amarilla el Cnel. Luis Alfonso Dávila, Alí Rodríguez Araque, Nicolás Maduro, Elías Jaua. Solo dos diplomáticos de carrera han sido cancilleres: el polémico Roy Chaderton y el gris Jesús Pérez. Actualmente la diplomacia venezolana es guiada por la inexperta Delcy Rodríguez, fanáticamente revolucionaria. Y con Nicolás Maduro marcando pautas en política internacional, terreno donde ha pisado los callos de países amigos sin decir ni perdón.

El que Maduro haya reaccionado súbitamente ante Guyana pudiera ser bueno si se tratase de un gobierno racional, ponderado, bien asesorado. Pero viniendo de éste, el fantasma de Galtieri aparece ante la sombra terrorífica de unas elecciones parlamentarias perdidas, de un concierto internacional de voces reclamando la existencia de presos políticos y la violación a los derechos humanos. Hay nuevo secretario en la OEA, muy interesado en el caso venezolano, la Unión Europea quiere explicaciones, la ONU está preocupada con el trato dado por una  democracia a sus opositores. Y la economía nacional en bancarrota, gracias a un gobierno fallido, esta revirtiendo dramáticamente el apoyo popular a la revolución.

Y en este escenario, aparece Diosdado Cabello buscando reforzar alianza con Lula en Brasil y sorpresivamente viajando a Haití a hablar con el representante del Departamento de Estado norteamericano Thomas Shannon, quien ha visitado tres veces Caracas en los últimos dos meses y por lo visto Cabello no había logrado hablar con él. La justificación del gobierno es que el presidente de la AN fue comisionado por Maduro para normalizar las relaciones con USA. ¿Por qué Maduro no pudo? ¿Por qué Delcy como canciller es incapaz de hacerlo? ¿Por qué buscar al funcionario venezolano cuestionado internacionalmente e investigado por la fiscalía norteamericana bajo sospecha de narcotráfico y lavado de capitales para que  restablezca las relaciones entre los dos países? ¿Por qué la reunión es en Haití y no en Caracas? ¿O en Washington?

Algo huele a quemado, algo huele a Galtieri. Ojalá ese cable a tierra de un gobierno desesperado no incluya una aventura bélica.

Entradas relacionadas